Musquin gana un "electrizante" Red Bull Straight Rhythm

La tercera edición del Red Bull Straight Rhythm ha destacado por la impecable actuación de Marvin Musquin y, también, por la participación en carrera de una moto eléctrica, la Alta Redshift, frente a las 250 4T.
Marcos Abelenda. Fotos: Red Bull. -
Musquin gana un "electrizante" Red Bull Straight Rhythm
Musquin gana un "electrizante" Red Bull Straight Rhythm

El Red Bull Straight Rhythm de 2016 se ha celebrado en el mismo emplazamiento que las anteriores ediciones, en el circuito de velocidad de Pomona, en California. El formato de carrera ha mantenido el esquema original, que hace claro honor al nombre de la carrera: una recta de 800 metros de longitud, sin una sola curva, plagada de saltos dobles, triples, "whoops" y zonas de saltos enlazados -conocidos, en la jerga del supercross estadounidense, como "rhythm sections"-. En dicha pista, los pilotos se enfrentan de dos en dos, al más puro estilo "dragster", a lo largo de varias eliminatorias -cada duelo se decide al mejor de tres intentos-, hasta determinar el campeón. No lo podríamos asegurar a ciencia cierta, pero apostamos a que dicha competición fue inspirada por otra prueba de las Red Bull Signatures, el GiveMe5 disputado en Valdemorillo, Madrid, en el 2012, cuya salida en línea recuerda claramente al actual Straight Rhythm.

 

En esta edición, era novedad el comienzo de la carrera a media tarde, por lo que las finales se disputaban de noche, bajo luz artificial. Un factor que afectó a los pilotos, como también, igual que todos los años, el hecho de la un lado de la pista se mostrara más rápido que el otro debido al desgaste irregular. "Se nota bastante el competir primero a la luz del día y ahora por la noche -explicaba Musquin-, porque no se ve igual. También está claro que por la calle izquierda los whoops resbalan más y no se puede ir tan rápido".

En el Straight Rhythm de 2016 se veía un cartel de inscritos menos brillante que otros años, debido a que la proliferación de estas carreras de pretemporada -como la SMX Cup, la SX Cup Las Vegas, el Supercross 24MX, el Supercross de Lille y otras-, parece haber divido la presencia de las estrellas en cada una de ellas. En esta ocasión, destacaba la presencia de los pilotos oficiales de KTM, tanto en 450, con Ryan Dungey, Marvin Musquin y Trey Canard -en su primera aparición vestido de naranja-, como en 250, con los jóvenes del Team Troy Lee Desings, Shane McElrath, Jordon Smith y Mitchell Oldenburg, frente otros pilotos privados como Kyle Chisholm, Josh Hansen, Jeff Alessi, Kyle Cunningham, Nick Wey y otros.

Marvin Musquin se mostró como el más rápido y preciso durante toda la jornada, desmarcándose ya en entrenamientos al hacerse con el tiempo más rápido, con casi medio segundo de ventaja sobre Ryan Dungey, lo cual es una diferencia considerable en una pista de solo 40 segundos. El francés se impuso con autoridad en todos sus duelos, sin perder una sola tanda. Ni si quiera, en la final, en la que se enfrentó a Dungey, pero el norteamericano no pudo hacer nada frente al intocable estado de gracia de su compañero francés -claramente el más agresivo al marcar los scrubs y más preciso en los saltos enlazados-. La tercera plaza era para el talentoso Josh Hansen, capaz de ganar con su Kawasaki privada a Trey Canard, en quien se vio una clara progresión a lo largo de la jornada a los mandos de su nueva KTM.

En la categoría de 250, los pilotos de Troy Lee KTM coparon las tres posiciones de pódium, con un Shane McElrath que fue de menos a mas en la jornada, y obtuvo la victoria tras doblegar primero a Jordon Smith, y ya en la final, a Mitchel Oldenburg. No obstante, este Straight Rhythm también pasará a la historia por la participación del veterano Josh Hill, a los mandos de la Redshift de Alta Motors , la nueva moto eléctrica fabricada en Estados Unidos que anuncia un rendimiento sin igual -similar a una 250 4T-. Contra estas corrió Hill, logrando una gran alegría para sus diseñadores al ganar la primera de las rondas, frente a la Suzuki RMZ 250 de Kyle Cunningham.

Hill y la Alta, con el dorsal 75, terminaban finalmente en la cuarta posición -de ocho competidores en total-, lo cual es un resultado prometedor -aun sabiendo que en motocross mucho más importa el piloto que la moto-. Según lo visto en la actuación de Hill, la Alta parece capaz de plantar cara en aceleración a las motos de gasolina, perdiendo sólo un poco en los saltos de mayor velocidad, aunque destacando por su gran estabilidad y facilidad de movimientos. También llamó la atención la participación de Ronnie Mac, el conocido "personaje" de los videos virales en la red, especialista en el «goon riding» -y tras cuya máscara se esconde el piloto profesional Jimmy Albertson-, quien no pudo pasar de primera ronda con su Honda CR 250 de 1999.

Galería relacionada

Fotos Red Bull Straight Rhythm

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...