¡Llamativa! Restauración Factory Bike YR 250. Nueva vida a la clásica

Tras un buen trabajo de restauración una mítica clásica como esta Factory Bike YR 250, de las que no hay muchas unidades, ha recobrado vida, y se muestra como recién salida de fábrica. Buen momento para descubrir, la marca, este modelo como el proceso de restauración realizado.

Marc Serra. Fotos: Daria Tulusha TULUSHA

¡Llamativa! Restauración Factory Bike YR 250. Nueva vida a la clásica
¡Llamativa! Restauración Factory Bike YR 250. Nueva vida a la clásica

Me llamo Marc Serra Pereira, tengo 24 años y llevo desde los 4 montando en moto (motocross y enduro). Ya hace unos cuantos años que cada vez me gustan más y más las míticas motos de 2 tiempos de los años 90 y principios de los 2000, aquellas con decoraciones tan agresivas y chillonas a diferencia de las motos actuales.

Todo viene de recuerdos de cuando era muy pequeño me pasaba los veranos mirando cintas VHS de carreras del mundial de motocross que me gravaba mi padre. Aquellas en las que corrían las Yamaha Chesterfield del equipo Rinaldi, Pit Beirer con los colores de Winfield en la Kawasaki o Skittles en la Yamaha, Pichon con la Suzuki Corona, Vico con los colores de Movistar y un sinfín de motos realmente bonitas.

 DSC0026
¡Llamativa! Restauración Factory Bike YR 250. Nueva vida a la clásica

¿POR QUÉ LA FACTORY?

Como he dicho en esta presentación llevo 20 años montando en moto y aunque soy un don nadie por decirlo de alguna manera he tenido unas cuantas: Gas Gas EC 50 Boy, KTM SX 65, Suzuki RM 85, la mítica Honda CR 125, Gas Gas EC 125, KTM EXC 250 y la Beta RR 300 que tengo actualmente.

Toda esta pasión me viene de mi padre, Josep Serra, que no le queda mucho para cumplir los 60 y des de que tenía 16 años monta en moto de enduro.

 DSC0104
¡Llamativa! Restauración Factory Bike YR 250. Nueva vida a la clásica

Juntos hemos vivido muchas carreras, salidas por el monte e infinitos momentos en el garaje "trasteando" con las motos. En esos momentos des de que era pequeño hasta ahora siempre le he escuchado decir una frase: “cuando yo tenía la Alfer” y me contaba anécdotas y detalles de esa moto. Entre todas las motos que él ha tenido hay que destacar 2: la Alfer VR 250 del 94 y la Factory Bike YR 250 del 1998.

La Factory la compro en el 1998 cuándo yo apenas tenía meses y la vendió en el año 2008. Un buen día de mayo de 2020, en plena pandemia, encontré recambios de Alfer en una página de venta de segunda mano y le solté el comentario a mi padre que sería bonito volver a recuperar aquella moto algún día. Si solté este comentario por la mañana, por la tarde veo que la misma persona a la que mi padre vendió la moto, la pone en venta.

Ni lo pensé, ni una semana y ya tenía la moto en casa.

UN POCO DE HISTORIA

Factory Bike fue una marca de motos catalana que nació en 1998 y se dedicó a comercializar motos y quads infantiles, ciclomotores de 50 cc off road y la 250 de enduro de la que hubieron muy pocas unidades.

Para fabricar las primeras 250, Factory llegó a un acuerdo con Alfer, aquella otra marca catalana con fábrica en Sant Cugat del Vallés y que obtuvo muy buenos resultados dentro del mundo de la competición del enduro nacional e internacional de la mano de Pedrito Pérez, Stanislav Spacek, Agustí Vall, Jaume Colom o Alex Llobet entre otros.

 DSC0017
¡Llamativa! Restauración Factory Bike YR 250. Nueva vida a la clásica

La base de la Factory es la Alfer VR. La diferencia entre ellas es la decoración, funda de asiento, guardabarros delantero, aletines de radiador y el amortiguador trasero que es un Öhlins.

El motor es un Rotax 2T con válvula de escape neumática. Monta frenos Brembo y la horquilla es una Marzocchi Magnum de 50 mm.

RESTAURACIÓN

Cabe destacar que la moto cuándo la compré aún llevaba la plástica con los colores lila de Alfer que mi padre tuvo que poner en su día por que no encontraba los adhesivos de Factory y en fábrica ya no quedaban. Hace unos años atrás no había las facilidades de encontrar empresas que se dediquen a la fabricación de adhesivos como ahora.

PARTE CICLO

- Chasis y bujes pintados en polvo.

- Revisión y mantenimiento (cambio aceite, retenes y casquillos) de la horquilla.

- Amortiguador reparado por Nani Racing.

- Pistón nuevo.

- Nicasilado cilindro.

- Kit transmisión nuevo.

- Guardapolvos, cojinetes y retenes nuevos-

- Llantas y basculante pulido.

- Manillar Renthal nuevo.

- Estriberas S3 nuevas.

- Discos y pastillas nuevos.

- Latiguillos de freno nuevos.

- Funda des asiento Tecnosel original nueva.

- Plástica nueva.

- Reparación sistema eléctrico.

- Gráfica nueva de la mano de Gas'n Roll.

 DSC0110 1
¡Llamativa! Restauración Factory Bike YR 250. Nueva vida a la clásica

MOTOR

- Bufanda de escape reparada por "Reparatuescabeabollado"

- Silencioso pulido con fibra nueva.

- Limpieza válvula de escape.

- Pulido total del motor.

- Tapa embrague i encendido nuevas.

- Juntas de motor nuevas.

PRUEBA

Una vez la moto ha estado al 100% acabada, he dedicado 2 calurosas tardes a rodar con ella.

Solo de arrancarla, su sonido a 2 tiempos puro enamora. Un sonido metálico que en pocas motos se encuentra.

No hace falta mucho rato rodando con ella para darse cuenta que el chasis que lleva es espectacular. Ágil, manejable y con un aplomo increíble que ayuda a entrar en curvas y a trialear. No tiene nada que envidiarle a un chasis de una moto medianamente moderna.

Respecto al motor, un Rotax 257, hay que destacar que es muy explosivo. Al llevar esa válvula de escape neumática hay que ir con cuidado con el tacto del gas porque puedes llevarte algún susto fácilmente. Hay que destacar que si eres des los que les gusta apretar en caminos y cronos resulta muy divertido, ya que este motor es sinónimo de energía pura.

 DSC0165
¡Llamativa! Restauración Factory Bike YR 250. Nueva vida a la clásica

Por el contrario va un poco faltado en bajos y al hacer trialeras se nota. Para ese problema en su día se diseñó un amortiguador hidráulico derivado de los coches de radio control que va insertado en la válvula para suavizar un poco esa respuesta tan brusca y ganar en bajos. Esto se puede regular apretando o aflojando un tornillo que la misma pieza lleva. Otro punto a favor que hay de destacar son las casi nulas vibraciones gracias al eje de balance.

En las suspensiones, la Marzocchi Magnum de 50 mm resulta un poco sencilla pero perfectamente válida para el enduro. Quizá se echan en falta un poco más de reglajes y un poco más de firmeza.

Hay que decir que esta moto de por si es alta y los mas bajitos no se sentirán muy cómodos. En el amortiguador se le tuvo que cambiar el muelle por uno de más corto, pues yo mido 1'70 y llegaba con las puntillas de los pies en el suelo. El comportamiento de ese amortiguador es excelente, suave al inicio y duro cuando se comprime. Permite rodar rápido sin rebotes y con mucha tracción y confianza.

LO MÁS & LO MENOS

+

- Agilidad del chasis.

- Estética bonita y chillona.

- Amortiguador

- Asiento cómodo.

_

- Posición de conducción

- Altura de la moto.

- Respuesta del motor algo brusca.

 DSC0078
¡Llamativa! Restauración Factory Bike YR 250. Nueva vida a la clásica

CONCLUSIÓN

En mi humilde opinión creo que esta moto es perfectamente válida para hacer enduro, incluso hoy en día podrías salir a rodar por el monte con un grupo de gente que vaya con motos más modernas y podrías seguir tranquilamente, incluso seria la moto que llamaría más la atención. Me cuesta entender cómo en su día no se vendieron más Alfer y Factory.

Agradezco a esas dos marcas el gran trabajo que realizaron para el enduro de este país y como no des de aquí agradecer a mi padre por colaborar y creer en este proyecto des de el minuto 1.

 

Restauración Suzuki RGV500 1989 Kevin Schwantz

Galería relacionada

Restauración Suzuki RGV500 1989 Kevin Schwantz

Suzuki GSX-R1100, restauración extrema

Galería relacionada

Suzuki GSX-R1100, restauración extrema

Archivado en: