Jim Redman, el gran héroe de la clase media y el primer mito de Honda

Un piloto histórico que pudo haberse inmiscuido entre Giacomo Agostini y Mike Hailwood.
Nacho González -
Jim Redman, el gran héroe de la clase media y el primer mito de Honda
Jim Redman, el gran héroe de la clase media y el primer mito de Honda

Jim Redman tenía 34 años cuando una lesión en el Gran Premio de Bélgica de 500cc certificó su retirada. Estaba en el punto álgido de su carrera: tras haber dominado las categorías intermedias, Honda y él habían decidido ir en busca del asalto al medio litro.

Con seis títulos mundiales ya a sus espaldas, el rhodesiano nacido en Londres estaba preparado para conquistar la categoría reina. Honda quería cortar la tiranía de MV Agusta y, para ello, junto a la RC181 de cuatro cilindros, habían formado un equipo de ensueño con el ascenso de Redman, su mejor baza en las otras categorías; y el fichaje de Mike ‘The Bike’ Hailwood, ganador de las cuatro temporadas anteriores con la firma italiana.

Era el año 1966 y Mike Hailwood encadenaba una victoria detrás de otra en el cuarto de litro, pero a la vez había empezado con dos ceros la defensa de su corona en la categoría reina. Sin embargo, Redman había comenzado de forma imparable, postulándose como favorito al título tras ganar las dos primeras de la temporada en Hockenheim y Assen, ambas con Giacomo Agostini segundo.

No sólo fueron las primeras victorias de Honda en la categoría reina, también fue la primera para una moto no europea. Y, evidentemente, el inicio de la relación más exitosa de la historia del motociclismo: Honda y la clase reina. Una relación que Redman no pudo extender tras la lesión en Spa-Francorchamps que acabó con su carrera.

Publicidad

Aquel 3 de julio, el circuito belga recibía a los mejores pilotos del mundo con una intensa lluvia. Redman iba tercero en la primera vuelta cuando cayó y se rompió el brazo, dejando la victoria entre Hailwood y Agostini. El británico rompió la caja de cambios cuando lideraba. El resto de la historia es conocida: ‘Ago’ se llevó la victoria y, a final de temporada, el título. El primero de los 15 que le convertirían en el más laureado de la historia.

Fue el día que separó los caminos de los tres pilotos: Agostini se disparó hacia la historia, Redman no volvió a correr y Hailwood tuvo que trasladar su dominio a 350cc y 250cc, precisamente las categorías en las que Jim había cincelado su historia… y la de Honda.

Suyos fueron seis de los once primeros títulos de la marca del ala dorada, a la que brindó los dos primeros dobletes de su incipiente historia, al dominar tanto 350cc como 250cc en 1962 y 1963. Logró expandir esa superioridad dos años más en 350cc para lograr hasta cuatro seguidos en dicha categoría, pero en el cuarto de litro los títulos serían para Yamaha de la mano de otro talento en ciernes: Phil Read.

En total, Redman sumó 45 victorias: 21 en 350cc, 18 en 250cc, 4 en 125cc y 2 en 500cc, las dos mencionadas justo antes de su precipitado adiós. Todavía está entre los diez pilotos con más triunfos de todos los tiempos, puesto que comparte con Casey Stoner.

Publicidad

Todas ellas fueron con Honda, siendo durante décadas el piloto más laureado de su historia (hasta ser superado por Mick Doohan y después por Dani Pedrosa). En lo que se refiere a las dos clases en las que dominó, sólo Agostini le supera en títulos y victorias en 350cc, estando también entre los más exitosos del cuarto de litro.

De entre los héroes de la clase media –aquellos pilotos históricos que no llegaron a conquistar la máxima categoría-, Redman es el más grande. A su estela, se recuerdan a otros como Toni Mang, Walter Villa, Kork Ballington o Max Biaggi.

Hay dos formas de ver a Jim Redman. El vaso medio vacío siempre dirá que aquella lesión le impidió suceder a Mike Hailwood y posponer el inicio de la leyenda de Giacomo Agostini. Recordarle por lo que pudo haber sido y no fue tras aquel 3 de julio de 1966.

La otra opción es recordarle por lo que muchísimo sí fue e hizo. Por ejemplo, el 27 de junio de 1964, cuando se convirtió en el primer piloto de la historia en ganar tres carreras el mismo día, venciendo en Assen en 125cc, 250cc y 350cc. Antes, Mike Hailwood había logrado tres victorias en el TT de la Isla de Man de 1961 y en Sachsenring 1963, pero no fueron las tres el mismo día.

Por ese y por tantos otros días de gloria, el vaso medio lleno muestra a James Albert Redman como el gran héroe de la clase media, un hexacampeón del mundo que subió hasta en 98 ocasiones al podio y cuyos sólidos cimientos en Honda acabarían sirviendo para edificar la historia más grande jamás contada en el motociclismo.

Publicidad
Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...