Pecco Bagnaia sueña con el test que hará con la Ducati de MotoGP

El italiano del Aspar Team probará la Ducati Desmosedici GP14.2 como premio por haber ganado dos carreras en Moto3
Nacho González -
Pecco Bagnaia sueña con el test que hará con la Ducati de MotoGP
Pecco Bagnaia sueña con el test que hará con la Ducati de MotoGP

En una entrevista compartida por el Team Aspar, Francesco ‘Pecco’ Bagnaia hace balance de la temporada 2016, su mejor año en el mundial y, sobre todo, se muestra entusiasmado con el premio de subirse a la Ducati Desmosedici GP14.2 de MotoGP en los test posteriores al Gran Premio de la Comunidad Valenciana, debido a una apuesta ganada al imponerse en Sepang.

El italiano ha comenzado hablando sobre la celebración de su victoria en Malasia: “Muy bien, cuando llegué a casa ya era lunes y mi llegada coincidió con la noche de Halloween.  Junto con mis amigos hicimos una fiesta, aprovechando la coincidencia, pero sobre todo festejábamos mi victoria”.

Lo siguiente ha sido puntuar el global de la temporada, en la que se otorga un notable alto: “Me pondría un ocho. Es cierto que empezamos muy bien, con un podio en Qatar, pero a lo largo de la temporada hemos tenido problemas en algunas carreras, o en otras me he equivocado yo, como en Austria, y no siempre hemos podido conseguir los resultados que queríamos. A pesar de ello, está siendo un buen año, en general”

También ha valorado la evolución de la Mahindra MGP3O a lo largo del año, haciendo hincapié en el chasis: “Hemos trabajado muy duro en las carreras para conseguir una buena puesta a punto, y creo que hemos hecho una gran labor porque ahora va muy bien.  Al inicio fue un poco complicado, porque cuando llegó la nueva moto en noviembre no tuvimos tiempo de probar cosas, y eso nos penalizó al principio del año.  Ahora estamos ahí delante, peleando con la Honda y la KTM.

Está claro que los puntos fuertes están sobre todo en el chasis. A mí me ayuda mucho con el estilo de pilotaje que tengo, me permite frenar muy fuerte porque la moto gira bien. Sin embargo, considero que le todavía le falta un poco de aceleración, y en el apartado del cambio de marchas todavía hay que seguir trabajando”.

El triunfo en Sepang le ha situado tercero en la general, todo un éxito en este 2016: “Ese es mi objetivo, lo ha sido toda la temporada, y estaríamos mucho más cerca de asegurarlo si en Australia no me hubieran tirado, porque la diferencia de puntos con Bastianini sería mucho menor. En Valencia tendremos la posibilidad de luchar por el subcampeonato, está lejos, pero haremos todo lo posible por conseguirlo”.

EL PREMIO DE MOTOGP

Una vez valorada la temporada, toca ir más allá. La ocasión de probar la MotoGP del Aspar Team en Cheste ha sido el tema más comentado de la semana, y Pecco ha explicado cómo surgió la ocasión: “La apuesta nació a principios de temporada, en Argentina o Texas. Estábamos en el box de MotoGP Jorge Martín y yo. Yo me senté sobre la moto de Eugene Laverty y le dije a Martín que quería probarla. Gino Borsoi, que estaba por el box y me escuchó, se acercó y me retó a que, si ganaba dos carreras este año, como premio, podría probar la Ducati en el test después del gran premio de Valencia”.

Un premio que incrementó su nerviosismo durante la carrera de Malasia: “Está claro que, si no se llegan a caer Binder, Mir y Dalla Porta en las primeras vueltas cuando íbamos los cuatro en cabeza, habría sido un reto más complicado. Pero habíamos sido fuertes durante todo el fin de semana, y la siguiente vuelta que hice ya en solitario, cuando vi que la diferencia con el resto iba aumentando, empecé a pensar que ya estaba más cerca de mi objetivo, que se podía conseguir”.

Bagnaia reconoce que, desde que cruzó la bandera a cuadros, no se ha quitado de la cabeza el premio: “Para mí es algo muy importante, no todos los pilotos tienen esa oportunidad, así que poder lograrlo es algo increíble. Pero no quería pensarlo, no le dedicaba mucho tiempo porque es algo que, si luego no sucede, te deja mucho peor. Ahora que lo he conseguido… sí, ahora, sueño despierto todos los días. El plan es hacer cinco o seis vueltas el martes, pero ¡creo que hasta que no se me termine la gasolina no voy a parar!”

Para concluir, el italiano ha analizado sus dos temporadas en el Aspar Team, del que se despedirá para saltar a Moto2 con el Sky Racing Team VR46: “Han sido dos años muy grandes para mí, desde el principio el equipo me ha apoyado mucho. Jorge, Gino, mi equipo técnico y la gran relación que guardo con mi compañero de equipo… estar en el Aspar Team es sinónimo de estar en familia. Todas las sugerencias que aportaba las escuchaban, y eso es algo muy necesario dentro de un equipo. Hay una relación muy fuerte con todo el grupo y eso siempre quedará ahí.  Además, contar con la experiencia de “Aspar” nos ha dado la fuerza y la energía para seguir adelante en los momentos más duros”.

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...