Santi Hernández sobre Marc Márquez: “¿Por qué hay que frenarlo?”

El jefe de mecánicos de Marc Márquez plantea un fin de semana “normal” para su piloto, con el objetivo de hacer kilómetros más que el resultado, pero avisa: “su ADN siempre estará ahí”.

santi hernandez hrc jefe tecnico marc marquez
santi hernandez hrc jefe tecnico marc marquez

Antes del Gran Premio de Aragónm, Honda convocó una rueda de pensa excepcional con el jefe de mecánicos de Marc Márquez, Santi Hernández, donde habló de cómo había visto a su piloto en Misano, qué esperan de él y cómo plantean este fin de semana, entre otras muchas cosas.

¿Cómo se plantea el fin de semana de Gran Premio?

En principio, como él me ha dicho: es un fin de semana normal. A partir de ahí, después del primer entrenamiento veremos cómo ha ido, cómo se encuentra él y, si hay que cambiar algo para el segundo entrenamiento, se cambiará. Pero de entrada, el plan es pensar como un fin de semana normal. Tendrá que ser él quien vea cómo se encuentra y si tenemos que cambiar más o menos vueltas para poder ayudarle en su recuperación. Pero de salida no tenemos en mente hacer menos vueltas el primer día, simplemente empezar como un fin de semana normal y después ver.

¿Puede Marc volver a estar al 100% en estas seis carreras o necesita más tiempo?

No lo sé. Al final, si él está aquí es porque cree que puede empezar a hacer un fin de semana de carreras normal, pero volver a ver a Marc como hace tres años, eso lo dirán los resultados y su estado de forma. Pero para mí lo más importante es que está encima de la moto y que le sirva para hacer kilómetros, y poder seguir con su recuperación. Como él ha comentado, los médicos le han dicho que parte de su recuperación ahora es ir en moto y así es como lo tenemos que tomar. Hacer kilómetros para su recuperación y si luego vienen los resultados, bienvenidos, pero al menos yo no enfoco que en estas seis carreras tenemos que hacer resultados. Creo que lo tiene que tomar como parte de su rehabilitación, para que vuelva a coger su forma física, sus sensaciones y su confianza. A partir de ahí, ojalá podamos ver al Marc de siempre, pero lo más importante es acabar el año con buenas sensaciones para que pueda hacer una pretemporada normal en invierno, porque durante muchos años no ha podido hacerlas por una serie de circunstancias. 

¿Cómo ha sido volver a verle dentro del box?

Lógicamente, cuando llevas trabajando con el mismo piloto 11 o 12 años, como llevo yo, la sensación es de alegría. Más que por la relación personal que tengo con él, sobre todo por lo que me gusta este deporte. Porque cuando ves a un deportista como Marc o cualquier otro que sufre con las caídas y con las lesiones, volver a verle encima de la moto, a quien le gusta este deporte seguro que se siente orgulloso y contento de volver a ver a Marc. Ya sea él, o cualquier otro deportista que sufre una lesión como la que él ha tenido. 

¿Vas a decirle 'Cuidado, no te pases de la raya'?

Creo que Marc en este aspecto lo tiene muy claro. El ADN suyo siempre estará ahí, pero también le sirve la experiencia y no creo que vuelva con la mentalidad de creer que aquí vamos a llegar y ganar. Él viene a recuperarse y a hacerlo lo mejor posible, pero no estamos obsesionados con el resultado. Lo más importante es trabajar para Honda, trabajar para él, y si a partir de ahí los resultados vienen, bienvenidos. El objetivo es trabajar para recuperarse él y para dar la mejor información a Honda de cara al año que viene. Si se lo tenemos que decir, se lo diremos. 

¿La ausencia de Marc ha desenmascarado los problemas de la Honda?

No tener a tu piloto número uno no ayuda a la evolución de la marca ni de la moto. Eso nos ha hecho ver algunas cosas de la moto que a lo mejor antes no las veíamos o nos las tapaba un poco Marc. ¿Si por una parte ha sido positivo? Para mí no, porque hemos perdido a Marc durante mucho tiempo y esto no nos ha ayudado en nada. Sí es verdad que ahora podemos entender áreas en las que antes no pensábamos y con la falta de Marc a lo mejor nos hemos dado cuenta de que hay que trabajar en otros aspectos que antes no le dábamos la importancia que se le tiene que dar.

¿Cuáles?

En la situación que estamos nosotros ahora, las cosas se hablan dentro del box y no soy yo el que tiene que hablarlo. La ropa se lava en casa, no fuera. Para intentar mejorar, se habla dentro, y de cara hacia fuera lo único que se puede hacer es pensar en positivo y en que esto se tiene que mejorar. Hay que hablarlo dentro si se quiere mejorar, en el camión con los ingenieros y con la gente que tiene que desarrollar la moto. Fuera a mí no me gusta hablar de esas cosas.

¿Tienes claro en lo que se ha fallado?

Hay cosas que sí se saben y que se están trabajando para el año que viene. Estamos haciendo el esfuerzo para cambiar algunas cosas y mejorar el año que viene. Se sabe lo que tenemos que cambiar. Tenemos que trabajar todos más que nunca en la misma dirección para poder darle la vuelta a la tortilla. Eso es lo más importante.

¿Cómo se explica que Mac fuera capaz de ganar tres carreras el año pasado con el brazo rotado un 33%?

Eso te hace ver que Marc es un fuera de serie, uno de los mejores pilotos de la historia. Si ha sido capaz de hacer eso así, imagina cuando recupere sus sensaciones y su confianza. Ojalá podamos verlo otra vez ganando.

¿Con qué moto parte de inicio Marc?

Básicamente, es la misma moto que la carrera de Mugello, con algunas modificaciones que hemos podido hacer en el test. No hay cambios estructurales grandes. A nivel de posición de la moto saldremos como cuando estaba después de la lesión, como el año pasado. ¿Por qué? Porque aún no tiene la suficiente fuerza para volver a la posición original, la anterior a la caída. Ya lo probamos en Misano, en el test, y no fue mal. Fue bien. Hemos decidido salir con la misma posición a partir de la lesión y poco a poco, según vaya cogiendo fuerza y forma, se replantearán los cambios que se hicieron.

¿Qué cambios son?

La posición del manillar. En la parte del depósito unos accesorios que nos pueden ayudar para las frenadas, posición de estriberas… Intentar colocarlo porque él todavía no tiene la suficiente fuerza en las frenadas, es un poco ayudarle de cara a la posición de la moto. Pero no es ningún cambio técnico, sólo son cambios para que él pueda pilotar de una mejor manera y más cómodo.

¿Cómo era el Marc que vieron en Misano comparado con el que han visto aquí?

Marc no cambia. Siempre lo he dicho, lo más importante de Marc es que es una persona súper positiva, y lo sigue demostrando a pesar de lo que está pasando. No lo he visto cambiado, pero sí que es verdad que en Misano vimos un Marc contento. Todos teníamos la duda de qué es lo que podía pasar después de esta cuarta operación. Teníamos esas dudas, pero que después de montarse en la moto y ver que se ha encontrado a gusto, la cara de felicidad es mayor. Pero no puedo decir que Marc haya cambiado. Es cierto que cuando pasas por dónde ha pasado él hay muchos momentos que los ánimos son diferentes. No tienes esa chispa, esa alegría. Es normal. Pero para mí lo más importante es que no ha perdido esa ilusión y como habéis visto, se ha sometido a una cuarta operación para volver a estar aquí y hacer lo que más le gusta.

¿Qué os ha dicho al entrar en el box?

Ha sido divertido. Ha entrado al box sonriente, pero no nos ha dicho nada especial. Ha empezado a hacer bromas. Nos ha dicho: “Chicos, empieza el trabajo. Vamos a divertirnos”. Simplemente con su sonrisa y los ánimos que nos ha dado es suficiente.

¿Habrá que frenarle durante el fin de semana?

Tendrá que frenar si se ve por encima de sus posibilidades, pero sí él se ve bien y le salen los tiempos, ¿por qué hay que frenarlo? Estamos hablando de un deportista que lo quiere hacer lo mejor posible. Lo más importante ahora es no sobrepasar el límite, ahí es donde te estás equivocando, pero si te encuentras bien y te sale, hay que disfrutarlo.

¿En algún momento perdiste la fe de que se recuperase?

Honestamente, no. Hemos confiado siempre. Es lo último que se tiene que pensar. Yo no soy de pensar que esto se iba a acabar. Lógicamente te quedan las dudas, porque una cuarta operación conlleva riesgos, pero cuando hablé con Marc y me explicó lo que se iba a hacer, no lo vi como que se iba a acabar todo, sino que era la solución a los problemas. Y como podemos ver está siendo la solución.

¿Tienes la sensación de que Marc aparece a tiempo para preparar la temporada que viene?

Yo creo que sí. Aún quedan seis carreras por delante, un test en Valencia y es súper importante. Hubiera sido diferente si la vuelta hubiera sido en Valencia, porque el tiempo de reacción sería menor. Marc nos va a dar comentarios y nos va a ayudar a evolucionar la moto de cara al año que viene. Siempre la vuelta de Marc es en el momento justo, pero ahora nos da esa ilusión de que podemos probar cosas y dar mucha información a los ingenieros para mejorar el proyecto del año que viene, que es en lo que nos vamos a centrar en estas seis carreras.

Archivado en:

Marc Márquez se reencontró con su MotoGP en el test de Misano

Relacionado

Marc Márquez vuelve a MotoGP: correrá el Gran Premio de Aragón en Motorland

Nuestros destacados