75º Aniversario de Montesa. Los antecedentes de la marca (1)

Montesa, la histórica marca española, alcanza su 75º Aniversario este año. Iniciamos una serie de diez entregas con todos los detalles y pormenores ligados la trayectoria de la marca hasta nuestros días.

Montesa-Honda / Francesc Montero

Logotipo del 75º Aniversario de Montesa.
Logotipo del 75º Aniversario de Montesa.

Los albores en la historia de Montesa se situan en el año 1944, cuando Pere Permanyer, un joven industrial barcelonés de 33 años, se inicia en el desarrollo y la elaboración de gasógenos para la automoción, abriendo una nueva rama de sus actividades hacia el sector de las motocicletas.

75º Aniversario de Montesa, el germen del gasógeno

La industria del gasógeno fue una estampa característica de la vida española de la postguerra. Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y en plena reconstrucción española después de la devastadora Guerra Civil (1936-1939), la escasez de carburantes había paralizado el transporte en España, de tal manera que la aplicación del sistema gasógeno (un habilidoso procedimiento para la obtención de combustible quemando cáscaras de almendra) fue en aquella época un recurso prácticamente mágico, para la propulsión de automóviles, camiones y generadores de corriente eléctrica.

75º Aniversario de Montesa. Los antecedentes de la marca

75º Aniversario de Montesa, Pere Permanyer fue el fundador de la marca.

Pere Permanyer había conocido el rendimiento de los combustibles vegetales a través del negocio que había fundado su abuelo, dedicado a la importación y distribución de carbón. Los Carbones Permanyer obtenían la materia prima de las islas de Córcega y Sicilia y la transportaban hasta Barcelona por medio dos goletas propias. A continuación, una flota de camiones distribuía el producto por España.

Pere Permanyer muy pronto evidenció una inclinación por la industria y pasión por la mecánica.

Pere Permanyer Puigjaner nació en Barcelona el 21 de julio de 1911. A la edad de un año se instaló, con sus padres, en un nuevo domicilio familiar en el distrito de Sant Martí, de Barcelona, donde se ubicaba la empresa. Su integración en el territorio y su cooperación en el progreso de la juventud y el desarrollo del barrio, durante sus años de residencia en el mismo, le hizo merecedor, en 1975, del premio "San Martín de Oro con trascendencia internacional", por parte de la Junta Municipal del Distrito. Aunque durante algún tiempo colaboró en la industria familiar a las órdenes de su padre, muy pronto evidenció una inclinación natural por la industria y una pasión por la mecánica.

De niño, el juego del "Mecano" contribuyó a desarrollar su vocación por la innovación industrial. Cuando acabó sus estudios de Peritaje Industrial y Mercantil en 1931, su inquietud le invitó a desarrollar una de sus primeras ideas juveniles: en previsión de posibles restricciones energéticas, estudió el sistema de propulsión mediante gasógenos aplicados a los motores de combustión interna. Viajó a Madrid, y después a Londres y a París, donde el sistema se había estudiado de forma académica, al objeto de recabar toda la información posible. En la capital francesa, llegó a conducir un camión de basura movido por el sistema de gasógeno, para comprobar en la práctica su funcionamiento.

75º Aniversario de Montesa, enseñanzas durante la Guerra

Durante la Guerra Civil Española, Pere Permanyer asumió, en Zaragoza, la dirección de un taller de reparación y reconstrucción de vehículos pertenecientes al ejército del aire. En aquel periodo, entabló gran amistad con Josep Antoni Soler i Urgell "Jasu" con quien compartió los duros años de la guerra. Permanyer era el responsable de aquel taller, que contaba con más de 50 soldados, mecánicos, ajustadores, torneros, carpinteros, chapistas y montadores. El motor de dos tiempos de las furgonetas alemanas DKW interesó especialmente al joven director, que entonces tenía 26 años, y fue el origen de sus siguientes proyectos.

75º Aniversario de Montesa. Los antecedentes de la marca

75º Aniversario de Montesa, el autogasógeno Permanyer fue el germen de la dutura marca de motos.

En 1939, finalizada la Guerra Civil y, con ella, la actividad militar, el activo espíritu de Pere Permanyer lo lleva a fundar un taller de construcciones mecánicas. Primero se instala en un local de la calle Rómulo Bosch, de Barcelona (donde se habían ubicado anteriormente unos almacenes del negocio familiar) y la oficina fue alojada en un edificio de la calle París, número 193. Aprovechando los conocimientos afianzados anteriormente, Permanyer se decide a fabricar y comercializar gasógenos, negocio con el que consigue brillantes resultados. Sus modelos tienen tanto éxito que la demanda sobrepasa su capacidad de fabricación y, consecuentemente, en 1941 trasladó sus instalaciones a un local más amplio, sito en la calle Córcega, nº 408, de Barcelona.

Sin embargo, hacia 1944, con el previsible final de la Segunda Guerra Mundial, Permanyer dedujo que pronto se recobraría la normalidad en el suministro de carburantes y, por tanto, debería reorientar su industria hacia otra actividad distinta del gasógeno, que era en realidad un recurso de emergencia, fruto de las circunstancias. Su primera idea fue el estudio de un motor de dos tiempos para motocicletas, dado que en aquellos tiempos había una demanda extraordinaria para este tipo de vehículos ligeros, y una falta total de fabricación propia y de importaciones, debido al mismo motivo de las dos guerras encadenadas, la Civil Española de 1936-39 y la Mundial de 1939-45.

50º Aniversario de Montesa Cota

Relacionado

50º Aniversario de la Montesa Cota

La Montesada alcanza su 19ª edición

Relacionado

La Montesada alcanza su 19ª edición

Los mejores vídeos