Carreras urbanas: la tradición continúa

Las carreras urbanas son y serán siempre una tradición en la Comunidad Valenciana. La lucha entre balas de paja y bordillos es un entretenido espectáculo. Los pilotos pelean con auténtica pasión por las calles de los pueblos. En el pasado 2014 cuatro carreras se celebraron en esta tierra de campeones.
Texto y Fotos: PedroJ. Vallespí Porres -
Carreras urbanas: la tradición continúa
Carreras urbanas: la tradición continúa

Hablar de carreras urbanas es hablar de pasión y un punto de locura por la moto y es que el sentimiento con que se viven estas pruebas no lo puedes sentir en un trazado permanente. La cercanía de los pilotos donde el aficionado puede verlos de cerca, hablar con ellos, ver sus monturas, el ambiente de los boxes en las calles de los pueblos, eso no tiene precio. Eso se lleva en la sangre y los pilotos lo saben. Saben perfectamente el riesgo que estas carreras tienen pero ello no es impedimento para demostrar su enorme valentía y tenacidad. La lucha por la victoria es tremenda en cada curva y cada palmo de asfalto del trazado urbano.

Publicidad

Quizás no sea un Mundial pero para muchos de ellos significa casi tanto como eso. El que lo ha visto y vivido sabe cómo se siente esta bendita locura de pasión por la moto y ese puño de gas a tope para ser el mejor en estos trazados urbanos donde las balas de paja son la protección y los pasos de cebra un ingrediente más de este mundo. Que es, y repito una vez más, un gran espectáculo digno de ver y disfrutar.

Publicidad

El esplendor

Las carreras urbanas tuvieron su máximo esplendor entre los años 60 y 90, fueron un vivero de grandes pilotos forjados entre las balas de paja (cuando las había). Los circuitos permanentes brillaban por su ausencia y los pilotos luchaban en las calles de los pueblos o las ciudades por conseguir el triunfo.

De aquella época dorada del motociclismo valenciano salieron grandes pilotos como Ricardo Tormo, Cesar Gracia, Paco González, Manuel «Champi» Herreros, Pepe Medrano, Jorge Martínez «Aspar», Julián Miralles, entre otros. Una época donde ya a principios de año Guadassuar abría el fuego del recital que luego seguirían Alginet, Almussafes, el Trofeo de la Magdalena en Castellón, el Bahía de los Naranjos en Cullera que organizaba el Moto Club Cullera con Salvador Gascón al frente, sin olvidar el emblemático Trofeo Vistahermosa en Alicante, o incluso en Valencia capital en el paseo de la Alameda. Carreras estas algunas de ellas de carácter internacional y nacional pues venían pilotos de talla mundial como Giacomo Agostini, Phil Read, Ángel Nieto, Benjamín Grau, Sito Pons, Joan Garriga o Carlos Cardús, entre otros.

Publicidad

Además de la carrera de la Fira d´Agost de Xàtiva, Torrent, Alcoy, Alberic, Benidorm o Alzira y donde los pilotos valencianos luchaban de poder a poder con los que venían de otros lugares de España a disputar estas pruebas del Valenciano de Velocidad. Alguno piques de aquella época fueron históricos como los de Pedro Cegarra y Enrique Escuder con las Bultaco Pursang 250 plantando cara a las Derbi oficiales y otras monturas.

También los premios eran otro atractivo pues el piloto cobraba una buena cantidad de dinero, incluso los salidos y no clasificados, todo lo contrario que ahora que tristemente se tiene que pagar por correr y las inscripciones cuestan mucho dinero, además del mantenimiento de la moto en sí y más cosas.

Luego en los años 90 algunas de las carreras cambiaron de lugar, pruebas como las que se disputaron organizadas por el Motoclub San Vicente en el recinto de la Universidad de Alicante, Almoradí, Alicante de nuevo (pero estas carreras que organizaba el Motoclub Alicante se celebraron en el polígono de Las Atalayas), Aielo de Malferit, Vinaròs, Moncada, Alberic, Torrevieja, La Pobla de Vallbona, Sueca, Gandía y un largo etcétera de lugares donde se disputaba el Campeonato Territorial Valenciano de Velocidad.

Publicidad

La decadencia

Pero tristemente, como a todo en esta vida, a estas carreras les llegó su hora. A mediados de los años 90 estas pruebas fueron dejándose de hacer poco a poco hasta llegar a dejar de existir el campeonato territorial. Quizás algunas de las principales razones fueran por un lado la peligrosidad de los circuitos, los cambios en la reglamentación, las motos cada día más rápidas y potentes, los nuevos campeonatos, los circuitos permanentes o los costes de organización de las pruebas cada vez más caras de hacer.

Publicidad

El resurgir

Tras varios años donde solo permanecieron activas y vivas las pruebas de La Algueña en Alicante o Xàtiva en Valencia, donde cabría destacar entre muchos pilotos en esas dos carreras a Javier «Barrina» Oltra que estuvo muchos años dominando estas e incluso parecía que su moto tenía un piloto automático ya que curiosamente en una ocasión en Xàtiva no pudo salir por lesión y lo hizo Sergio Fuertes con esa montura y se llevó la victoria o también otro piloto destacado como Bernat Martínez, que seguramente sea el que más carreras ha logrado vencer en este lugar.

Ahora parece resurgir ese certamen tradicional valenciano con gentes, organizadores y sobre todo con ilusiones renovadas para recuperar una tradición tan grande y una pasión tan fuerte como son las carreras urbanas.

Hace dos años Benifaió, el pueblo del gran piloto valenciano Paco González, recuperó con la voluntad y tesón de un buen puñado de amigos su tradicional carrera, y lo mismo hizo Almussafes, dos pueblos de la Ribera Alta de la provincia de Valencia que viven y vivieron con pasión esta tradición donde los aficionados disfrutan de las evoluciones de los pilotos entre las balas de paja, los pasos de cebra, bordillos y demás elementos de la prueba en sí.

Publicidad

Todo ello tiene su riesgo, pero también su miga y los participantes ponen todo su entusiasmo desde la misma salida hasta la bajada de la bandera. Quizás los pilotos que corran en estas carreras no sean excesivamente conocidos o con un gran nombre, pero puedo asegurar que algún mundialista las pasaría canutas luchando contra ellos en una de estas pruebas.

El año pasado fueron cuatro las carreras urbanas que se llevaron a cabo, empezó Benifaió en abril, luego en julio fue la vigésimo cuarta edición de la carrera de La Algueña, el Motoruta Xàtiva organizó la 63 edición de la carrera más antigua de cuantas se celebran en este país que es el Trofeo Fira d´Agost de Xàtiva que siempre se disputa el 15 de agosto, con su ambiente festivo tanto fuera como dentro del trazado y para cerrar la temporada a mitad de septiembre le llegó el turno a Almussafes.

Mención aparte en este apartado se merece la carrera urbana que en agosto se celebra en La Bañeza que aunque lejos de la Comunidad Valenciana en este pueblo leonés los pilotos de esta tierra valenciana han tenido muchos días de gloria. Las categorías de estas carreras ya no son como antiguamente eran donde había desde las pequeñas 50, pasando por las 125, las 250 o incluso aquellos pepinos 500 o 750 de la época más lejana.

Publicidad

Ahora las categorías se limitan a las 80 Pro y 80 Series, las Clásicas 250 donde las Bultaco, Montesa u OSSA se baten el cobre en cada curva y como complemento además de esto está el espectáculo del supermotard, que es un atractivo más de estas pruebas donde un buen número de aficionados viven la pasión de unas carreras con suma tradición. Todos sabemos que organizar este tipo de pruebas es sumamente costoso y para ello hacen falta muchos colaboradores para que los organizadores puedan sacar adelante la carrera sin arruinarse.

Para el 2015 se esperan novedades y sobre todo mucha ilusión de que estas carreras sigan vivas y activas, pues el aficionado disfruta de la velocidad en su más pura esencia. Así la tradición sigue viva pues alguien hace un tiempo dijo que «aquí en esta tierra pegas una patada al suelo y salen pilotos de debajo de la tierra» y a fe cierta que razón no lo faltaba

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El próximo 10 de octubre se celebra en Madrid la cita anual de empresas, administraci...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

Un neumático todo tiempo, como por ejemplo el Bridgestone Weather Control A005, está ...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...