Adrián Bonastre y La Moto2 finalizan 22º y 23º en Navarra

Positivo fin de semana para el equipo de La Moto2, que ha logrado finalizar sin ningún incidente las dos carreras del FIM CEV Repsol disputadas en el circuito de Navarra. Adrián Bonastre ha concluido 22º en la primera manga y 23º en la segunda.
Prensa equipo La Moto2 / Fotos: Photoclick Agencia -
Adrián Bonastre y La Moto2 finalizan 22º y 23º en Navarra
Adrián Bonastre y La Moto2 finalizan 22º y 23º en Navarra

El circuito de Navarra ha acogido la quinta carrera del FIM CEV Repsol en la categoría de Moto2-Superstock 600. Esta prueba llegaba después de dos meses de parón tras la última cita de Albacete y durante este periodo el equipo apenas ha parado un día en el desarrollo de La Moto2. Primero reparando el motor que ha corrido a cargo de Josep Oliva, de Davol, y gracias también a los recambios que suministró Honda; y más tarde con la fabricación de un nuevo radiador y bieletas.

Había mucha ilusión por afrontar esta nueva prueba, aunque desde el viernes, el equipo fue consciente de que había una barrera infranqueable que parecía imposible de bajar. Pese a que Adrián Bonastre mejoraba los tiempos, en ningún momento pudo acercarse a menos de 5 segundos de los tiempos de la cabeza y, de esta forma, se clasificó 27º en parrilla.

Ya el domingo, en el warm up, se dio un paso adelante significativo con el mejor tiempo del fin de semana (1:46.316), lo que significaba una desventaja de tan solo 3.704 segundos con respecto al mejor tiempo marcado por el líder del campeonato Jesko Raffin.

Así, cargados de moral, el equipo de La Moto2 afrontó la primera de las carreras de la mañana. Alguno de los problemas congénitos de La Moto2, propios de un concepto diferente de moto, se mantienen, lo que impide a Bonastre batallar más delante. El frenadas fuertes la moto vibra mucho y le saca de trazada; aunque el principal problema sigue siendo el sistema de refrigeración del motor, que no acaba de enfriar suficientemente y hace que el motor suba demasiado de temperatura, con la consiguiente pérdida de potencia. Si a esto le unimos el peso extra por la propia configuración de la moto, esto hace que en la recta La Moto2 sea hasta 30 km/h más lenta que las más rápidas de su categoría.

En la primera manga Adrián Bonastre acabó 22º, sin ningún problema. De cara a la segunda, en las horas centrales del día, el calor fue aún más determinante y durante toda la carrera saltaron las alarmas de temperatura del motor alta (por encima de 110º). A pesar de todo, Adrián se las apañó para concluir la carrera en 23º posición y cerrar por tanto un fin de semana positivo, sin problemas mecánicos y en la que La Moto2 se ha mostrado más fiable que nunca.

Adrián Bonastre: “El warm up fue muy positivo porque hacía más fresco en la pista y he conseguido rodar en 1’46, lo que significa estar por debajo de 4 segundos de la cabeza. La primera manga ha ido bien porque hacía menos calor y La Moto2 ha aguantado a una temperatura normal las primeras cuatro o cinco vueltas. La segunda ha sido mucho más complicada porque desde el principio la moto estaba a 110º y no podía bajar prácticamente de 1’48. El problema es que ahora mismo tenemos un límite y aunque hemos probado muchas cosas, no conseguimos mejorar. En el paso por curva rebota mucho y no consigo seguir la trayectoria porque se me cierra la dirección. Esperemos que para las dos últimas pruebas, el equipo traiga algo nuevo y mejoremos”.

Pepe Burgaleta: “Esta es la cuarta carrera a la que venimos y, aunque nos ha costado mucho, por fin ha sido una carrera sin ningún incidente. Así es como yo pensaba que sería desde el principio, llegar, salir y probar distintas cosas en La Moto2. Hemos visto cuál es nuestro techo ahora mismo y con eso vamos a trabajar para que en Portimao podamos estar más cerca de los primeros y rebajemos esa simbólica diferencia de 5 segundos que ahora tenemos con respecto a los más rápidos de la categoría”.

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...