Permisos para conducir un ciclomotor

La DGT cada vez pone más trabas y el sector industrial del ciclomotor lo paga. La táctica del Gobierno para acabar con la siniestralidad de las motos obtiene un éxito total: menos licencias de ciclomotor hoy representarán menos motos en el futuro.
Pere Casas. Estudio realizado por Autoescola Masana -
Permisos para conducir un ciclomotor
Permisos para conducir un ciclomotor

En este estudio muestra cómo los efectos de la política de la DGT, encarecer y dificultar a los aspirantes la obtención de permisos, ha conseguido un tremendo descenso en el número de nuevas autorizaciones. La política de nuestro ministro de Interior está consiguiendo acabar con el futuro, también el industrial, de la moto. Rubalcaba, quien no tiene reparos en afirmar públicamente que «las motos me molestan, y hablar de los motoristas no me interesa».

El ministro está consiguiendo a través de la táctica «muerto el perro, muerta la rabia» dirigida por Pere Navarro, su virrey al mando de la DGT, que los de las motos dejemos de molestarle, tras encarecer y bloquear la obtención de nuevos permisos en vistas a conseguir que no haya apenas motos en el futuro que rompan las buenas cifras conseguidas por él en los coches a base de ir cada día más despacio. El descenso de alumnos aspirantes al permiso de ciclomotor agudiza inevitablemente la crisis de los fabricantes de vehículos de dos ruedas. Honda, Yamaha, Derbi… ¿Cuál será la siguiente?

¡Caída del 80%!
Este estudio, realizado y puesto a disposición del sector por la «Autoscola Masana» de la localidad barcelonesa de Vilanova i la Geltrú, indica claramente que de un estudio estadístico basado en los datos del número de permisos para conducir un ciclomotor (antigua licencia LCC o nuevo permiso AM), expedidos en los últimos nueve años, facilitados por la Dirección General de Tráfico, pueden concluirse que los cambios en las pruebas del examen, la obligatoriedad de pasar las pruebas en un centro de la DGT y la imposición de una elevada tasa por los servicios de las jefaturas de tráfi co, son la causa del descenso del 78,53% en los últimos dos años

  1. Entre enero de 2001 hasta agosto de 2008, antes de la aplicación de los mencionados cambios, se observaba una media muy estable de 12.187 nuevos permisos expedidos por mes.
  2. En el periodo de septiembre a diciembre de 2008, justo después del inicio de la aplicación de dichos cambios  01/09/2008, se observa un brutal descenso a 617 permisos/mes.
  3. En el período del año 2009, se produce una ligera recuperación que se estabiliza y asienta en 2.617 permisos/mes, cifra muy lejana respecto a los ocho años anteriores, y que supone un descenso consolidado del 78,53 %.
  4. No existen datos facilitados por la DGT respecto a 2010, pero mediante una prospección local de datos de escuelas de conductores, se ha observado una muy ligera recuperación del 4,8% respecto a 2009 que, al menos, confirma que la aplicación del aumento de la edad mínima a los 15 años en septiembre de 2010 no ha producido un nuevo descenso.

¿Cambios bien aceptados?
El estudio añade la reacción de los aspirantes ante los cambios al nuevo sistema. Por un lado (en el caso de menores, sobretodo por parte de sus padres,) consideran necesario y beneficioso el curso de conocimientos de teoría y el examen de teórica. Sin embargo, se rechaza la necesidad de que para realizar un test para el que ¡se precisan sólo unos 15 minutos! sea necesario desplazarse a un centro de la jefatura de trafico.

Dado que en el anterior sistema no se exigía preparación de habilidad práctica, las clases prácticas se acogen bien. El aumento de la edad a los 15 años no es una medida rechazada por los progenitores, sino más bien preferida: entienden que se incrementa mucho su madurez.

Sí se considera totalmente abusivo y desproporcionado la tasa cobrada por la jefatura de tráfico por los servicios prestados al alumno en los exámenes. Es idéntica cifra que para un permiso de camión con trailer o autobús de pasajeros, para la que hay dos exámenes de práctica, con maniobras en pista cerrada 20 min. y circulación abierta 45 min. y que requiere el servicio en exclusiva de un funcionario examinador de más de una hora.

Injusticia
La Autoescuela Masana propone las siguientes soluciones. Por un lado, la exención completa de la tasa de tráfico. En segundo lugar, instar a las asociaciones de escuelas de conductores con instalaciones propias para la realización de los exámenes a que adapten sus tarifas (actualmente abusivas) a dichos permisos en función de la utilización de sus instalaciones. En tercer lugar, realizar el examen de teoría y de práctica el mismo día. Tampoco está justifi cada la necesidad de haber demostrado unos conocimientos previos de teoría para presentarse a la prueba de habilidad práctica.

Te recomendamos

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...

Spidi pone en el mercado un guante de piel de entretiempo. Ideal por su diseño para c...

Accesorio universal para tu moto, muy fácil de instalar y realmente funcional. Válido...