Un doloroso adiós a Fede Asensio

Nos ha dejado Federico Asensio, antiguo compañero de redacción, subdirector de MOTOCICLISMO, y sobre todo un buen amigo.

MOTOCICLISMO

Federico Asensio
Federico Asensio

El año 2023 ha comenzado de la peor manera posible para la familia de Motorpress Ibérica. Nos ha dejado de una manera fulminante e inesperada nuestro amigo Federico Asensio, que durante varios años fue Subdirector de MOTOCICLISMO. A Fede le tocó lidiar con la tarea -nada fácil en la alocada redacción de nuestra revista- de planificar nuestro trabajo, soportar nuestros retrasos en la entrega, y corregir nuestras erratas. Cuando te relajabas después de haber concluido por fin tu artículo, Fede se quedaba revisando ferros y pruebas antes de mandar la revista a imprenta.

Fede se incorporó a MOTOCICLISMO a mediados de la década de los años 90, cuando la revista disfrutaba de un momento de expansión extraordinario y se hizo necesario fortalecer su redacción, incorporándolo como Redactor Jefe. Llevaba años trabajando en el sector. Su buen humor y su carácter abierto encajaron perfectamente con el ambiente del grupo. Su rigor y profesionalidad le permitieron promocionarse al puesto de Subdirector, y años después, en una de las reorganizaciones editoriales de la casa, acabó desempañando esa misma labor en el semanario Coche Actual, también del grupo MPIB, porque los coches eran su otra gran pasión. Tras dejar la empresa hace unos años, actualmente era director editorial en Cibermultimotor.

En la noche del 1 de enero nos reunimos un número incontable de amigos que disfrutamos de un periodo feliz y jovial en Áncora 40, para despedirnos de Fede, y para darle un abrazo a Sylvia Longás, su esposa. Ellos, como otros cuantos amigos de ese periodo, se conocieron allí e iniciaron juntos una vida plena y feliz. La pérdida de Fede es especialmente dolorosa porque él representaba ejemplarmente los valores de la amistad: lealtad, humanidad y cercanía. En la diáspora sobrevenida en MPIB desde 2009, Fede siempre fue para todos un puerto de acogida. Por más que pasara el tiempo sin cruzarte con él, siempre te recibía con calidez y con su honesta mirada de ojos claros. Te echaremos de menos todos los días, Fede.