Nueva Nembo 32

Nembo Motociclette es un nuevo y pequeño fabricante italiano que está sorprendiendo al mundo con su particular y exclusiva 32. Se propulsa por un motor invertido de tres cilindros de 1.925 cc que declara 200 CV para 160 kg en seco.

Victor Gancedo -
Nueva Nembo 32
Nueva Nembo 32

Daniele Sabatini es un romano muy especial. Su pasión por las motos supera los límites de lo normal. Por este motivo, hace cerca de un lustro se decidió s crear su propia marca para fabricar motos muy especiales. La bautizó como Nembo, en referencia a los Cumulo Nimbo, esas nubes que descargan potentes, rápidas y electrizantes tormentas. Y la moto que ha desarrollado pretende ser así. La ha llamado 32, la primera cifra (el 3) en honor a su particular motor invertido de tres cilindros y la segunda (el 2) en referencia a los cerca de 2.000 cc de su cilindrada. Se trata de una superdeportiva muy potente y exclusiva. Y su precio lo corrobora, cuyo punto de partida va a estar en 320.000 euros.

Puede parecer una cifra elevada, pero no lo es tanto si tenemos en cuenta que el desarrollo y fabricación de esta moto ha tenido costes muy elevados y se va a producir a una muy pequeña escala. Es un proyecto totalmente nuevo y propio, tanto de chasis, como de motor. La Nembo 32 no se trata de una moto construida por un ensamblador que toma el motor prestado de otra marca o empresa. Salvo algunos componentes de la parte ciclo, en Nembo Motociclette todo se ha hecho de la nada. El motor combina cárteres y cilindros de fundición de aluminio, con tapas mecanizadas a partir de aluminio sólido.

Desde el principio, el objetivo de Sabatini ha sido el de crear una moto única y extraordinaria. Y después fabricarla en una serie limitada, de forma muy artesanal y dirigirla a unos pocos fanáticos que puedan pagar su elevadísimo precio.

Técnicamente se ha desarrollado una moto cuyo propulsor se aleja de las configuraciones convencionales. Otra de las ideas iniciales era la de fabricar una moto con una cilindrada superior a la de cualquier otra deportiva existente en el mercado. Tenía que ser capaz de rendir una potencia similar a la de las superbike actuales, pero sin la necesidad de girar a un régimen muy elevado, además de proporcionar mucho par en un amplio rango de utilización. Y esto parece que se ha logrado con un motor de tres cilindros en línea de 1.925 cc, que declara 200 CV a 8.300 rpm y un par brutal de 20 kgm a 5.500 rpm. Además de por estas cifras extraordinarias, el motor destaca por estar invertido, con las culata en su parte más baja y el cigüeñal arriba. Además se lubrica por cárter seco y se refrigera por aire, contando con un gran radiador para el aceite ubicado en el frontal, donde habitualmente se coloca el  faro delantero.

Los motores en línea con los cilindros invertidos se han utilizado mucho en aeronáutica en la primera mitad del siglo XX, alcanzando su mayor apogeo en la II Guerra Mundial. Incluso en aquella época hubo una moto francesa, la MGC de 600 cc, que se propulsaba por un motor de estas características. Pero desde entonces, este tipo de configuración había pasado a estar solo en los libros de Historia y Daniele Sabatini ha decidido recuperarla. Lógicamente, estos motores, siendo además de cárter seco, necesitan una bomba de aceite de gran caudal para mantener el cigüeñal bien lubricado siempre, pero también para que no se «encharquen» las culatas. Por otro lado, como los motores de tres cilindros en línea no están perfectamente equilibrados, la Nembo 32 incluye un eje  de equilibrado para restar vibraciones.

Con respecto a la alimentación, ésta se efectúa por la parte delantera, y los tres grandes conductos se unifican en uno para contar con una única y gran mariposa situada en la parte alta de la moto, con el cartucho del filtro del aire tras la pipa de la dirección. A continuación se localiza el depósito del aceite, y después el de gasolina. Ambos son de aluminio y se ocultan tras una carrocería de un sola pieza, que incluye un colín muy escueto con un «asiento» igualmente pequeño.

Al diseñar esta moto, Sabatini ha puesto mucho énfasis en la centralización de las masas. A pesar de su gran cilindrada, el motor es muy compacto y corto. El chasis multitubular de acero va por arriba y utiliza al propulsor como una parte vital. De hecho, el basculante, realizado en fibra de carbono, se ancla al propio cárter y así se ha conseguido que posea una gran longitud (680 mm entre su pivote y el eje trasero), para conseguir una gran tracción y poder domar con garantías el enorme potencial del motor. A pesar de montar un basculante tan largo, la distancia entre ejes declarada es de solo 1.450 mm, y el peso, sin líquidos también es muy bajo (160 kg).

Y no por ser tan ligera se ha recurrido a unos componentes poco dimensionados. La horquilla invertida cuenta con gruesas barras de 50 mm y su tija es triple. También destacan los grandes discos de frenos delanteros de 320 mm y las pinzas monobloque de anclaje radial. Además la llanta trasera es de 6,0“para poder calzar un ancho neumático de 200 mm. Está claro que esta moto necesita unos componentes así. El monoamortiguador neumático también llama la atención.

Hasta ahora, pocos afortunados ajenos a Nembo Motociclette han tenido ocasión de probar este «maquinón». Un colega de la revista italiana MOTOCICLISMO ha sido uno de ellos. Y ha dicho que pocas veces ha probado una deportiva que transmita tan pocas vibraciones y que funcione de una forma tan contundente y regular. Además, se siente muy ligera y se cambia de dirección con suma facilidad, sin ser especialmente complicado acelerar a la salida de las curvas, teniendo en cuenta la tremenda «pegada» del motor y que carece de ayudas electrónicas.

Galería relacionada

Galería Nembo 32

Te recomendamos

Una vez conocidas todas las novedades que las marcas tienen preparadas para 2019, lle...

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Participa en nuestro sorteo y gana una de estas dos magníficas chaquetas de cuero Ind...

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...