Los nuevos radares de ruido llegan a España: cuándo y dónde

Si a comienzos de año ya te informamos de la instalación de los primeros radares de ruido en Francia, con multas de hasta 135 €, hoy conocemos que España se suma este verano al proyecto, instalando nuevos sonómetros.

Los nuevos radares de ruido llegan ya a España este mismo verano, así controlarán a los coches
Los nuevos radares de ruido llegan ya a España este mismo verano, así controlarán a los coches

Llevamos años anunciándolo: los radares de ruido han venido para quedarse. Tras los de velocidad y los nuevos también de emisiones contaminantes, el siguiente paso en la vigilancia y el control de los vehículos en las ciudades afecta, directamente, a su contaminación acústica. Todos los informes ambientales y de salud alertan de sus consecuencias: el último, en Barcelona, advierte de que el ruido del tráfico es responsable solo en la ciudad de hasta 300 casos nuevos de cardiopatía isquémica del corazón y del 3% de los muertos por esta causa al año, lo que se traduce en hasta 30 fallecimientos anuales en la Ciudad Condal.

Para hacer frente a este problema, la propia Barcelona acaba de anunciar que, en el marco de su Plan 2022-2030 de reducción de la contaminación, comenzará este mismo verano a probar un sistema piloto de radares de ruido para detectar a los vehículos más ruidosos, con especial vigilancia a las motos y motocicletas. Según sus informes, estos vehículos de 2 ruedas pueden llegar a añadir picos de entre 5 y 10 db al sonido de fondo de la ciudad.

En Francia las multas se anuncian en 135 euros

A comienzos de año ya te contamos el programa que ponía ya en práctica Francia en algunas ciudades, como París, instalando radares de ruido en zonas de circulación máxima de 50 km/h, para comprobar qué vehículos exceden el sonido máximo permitido y notificando multas por importe de 135 euros. Ahora, es Barcelona la ciudad que en España ha decidido ya abiertamente apostar por esta misma estrategia.

Los radares de ruido controlan la fuente y su volumen
Los radares de ruido controlan la fuente y su volumen

Eloy Badia, concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, ha asegurado que “son radares experimentales que incorporan nuevas tecnologías para detectar el ruido e identificar el vehículo”. El programa se desplegará por la ciudad en los próximos años y, además de vigilar el ruido causado por el tráfico, también controlará el que afecta a la ciudad y al ocio nocturno, mediante la instalación aquí de hasta 11 sonómetros en zonas especialmente comprometidas.

Las primeras zonas anunciadas que tendrán una monitorización del ruido serán las calles Almirall Churruca, Allada Vermell, Enric Granados, Joaquim Costa, Rogent, Osca, Nou de la Rambla, la plaza Geroge Orwell, otras del barrio de Gracia, el Triangle Lúdic y la Rambla del Poblenou. Las fases de implantación de la medida son tres, según anuncia el propio Ayuntamiento: de prevención del ruido con campañas e instalación de sonómetros; de mitigación y de protección mediante, por ejemplo, obras de mejora de aislamiento en las zonas más tensionadas.

El Ayuntamiento de Barcelona confirma que seguirá apostando por la reducción del uso del vehículo privado en la ciudad, hasta alcanzar un objetivo del 25% menos en el año 2024. Reducir la velocidad real a 30 km/h en las calles y la implantación de las conocidas como “supermanzanas” serán otras actuaciones que se completarán con los mencionados radares experimentales de ruido.

 

Los mejores vídeos