Arch KRGT-1, prueba de la moto de la factoría de Keanu Reeves

La Arch KRGT-1 recibe 20 cambios importantes con 150 componentes de nuevo diseño. Viajamos a Los Ángeles, California, para probar la nueva máquina hecha a medida y a mano de 2.032 cc ¿Cuáles son las prestaciones de una cruiser de 85.000 dólares? ¿Han acertado los fundadores de ARCH, Gard Hollinger y Keanu Reeves?

Adam Child "Chad”. Fotos: Alessio Barbanto, Arnaud Puig, Arch Motorcycles.

Arch KRGT-1
Arch KRGT-1

Normalmente no me pongo nervioso antes de una prueba, pero hoy es muy diferente. Esto no es como cualquier otra moto de producción; se trata de una máquina hecha a mano que toma 90 días para ensamblar y cuesta más de 77.000 euros.

Soy uno de los primeros probadores en ponerme a los mandos de la nueva KRGT-1, que se ha actualizado significativamente para 2020. Y para aumentar la presión, el cofundador y diseñador Gard Hollinger y Keanu Reeves están observando. Por si fuera poco, Gard y Keanu se unirán a nosotros en la ruta de prueba.

Arch KRGT-1, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

La ARCH KRGT-1 sorprende por su comportamiento. Es una cruiser con claro carácter deportivo.

Esta no es una moto normal para un día ordinario. ARCH fue creada por Keanu y Gard, y la KRGT-1 es la última creación en salir de su pequeña fábrica en Los Ángeles. Para 2020 hay 20 actualizaciones importantes y 150 componentes recién diseñados y fabricados.

Algunos de los cambios, como el guardabarros trasero rediseñado o la defensa, como dicen en California, han sido obligados para cumplir con la homologación Euro4. Otros componentes se han cambiado o ajustado para mejorar el manejo y el rendimiento o simplemente para añadir valor estético. Algunos hacen las tres cosas...

Un vistazo a la ARCH KRGT-1

Arch KRGT-1, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

Arch KRGT-1

Echa un vistazo a las hermosas llantas de carbono de cinco radios y al nuevo basculante de aluminio mecanizado inspirado en las carreras, que aumenta la rigidez y reduce el peso en comparación con el anterior.

Hay cambios notables en toda la moto. Nueva instrumentación digital con más información, carrocería actualizada, depósito de combustible de aluminio mecanizado de nueva factura, sí, dije de aluminio mecanizado, algo realmente especial. La sección del colín, que también se fabrica con la misma técnica de aluminio, es completamente nueva, al igual que el asiento, la suspensión y el ABS, entre otros detalles. Cuanto más miras la ARCH, más notaras los cambios y apreciaras la artesanía que hay detrás de ella.

Arch KRGT-1, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

Los frenos tienen unas caras pinzas ISR monobloque de seis pistones radiales con discos flotantes de 320 mm y ABS. Las llantas son BST de carbono de 19 pulgadas la delantera y 18 la trasera.

Hay aluminio mecanizado en todas partes, de hecho se usan 600 kg de este material para producir una sola moto. Las placas laterales del chasis, mecanizadas en ARCH, son preciosas, al igual que las patas de la horquilla que alojan las pinzas monobloque ISR de seis pistones (1.500 $ cada una). Desde el asiento a medida hasta las manetas Magura, que cuestan 1.000 $ por pieza, cada detalle se ha pensado en un nivel de precisión propio de Rolex. Y todo está mecanizado con CNC propio, con algunos elementos que requieren más de 15 horas trabajo en máquina.

Arch KRGT-1, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

El depósito de gasolina, de aluminio mecanizado, tiene 15 horas de trabajo en la fabricación de cada lado, a lo que hay que añadir las soldaduras a mano, el acabado y la pintura.

Arch KRGT-1, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

El escape es Yoshimura, con una estructura dos en uno. El basculante es entero nuevo, con menos peso y más rigidez, mientras que la horquilla y el amortiguador son Öhlins.

Podríamos discutir el diseño y la construcción todo el día, pero no he volado hasta California solo para admirar esta obra de arte. Es hora de dar un paseo. El nuevo tablero digital, ligeramente retro, se ilumina con un giro de la llave central bastante grande. Una sola pulsación del botón de arranque y ese enorme V-twin refrigerado por aire de 2.032 cc cobra vida, junto con un escape a medida diseñado en colaboración con Yoshimura.

Las vibraciones son tan evidentes como la peluca de Donald Trump, y los nuevos relojes tiemblan carismáticamente mientras abro el acelerador. Con el culo encajado en el cómodo asiento, y los espejos del extremo del manillar colocados correctamente, meto una primera marcha sorprendentemente suave y arrancamos. Al salir del aparcamiento del hotel, me doy cuenta inmediatamente de que el chasis, combinado con suspensiones Öhlins, es firme y deportivo para una cruiser.

El equipo de Öhlins ha estado muy involucrado en el desarrollo de la KRGT-1, y tanto el amortiguador trasero como la horquilla están pensados para funcionar con esta moto. Sin embargo, el viaje no es demasiado duro y el asiento es cómodo, pero la falta de hundimiento trasero ciertamente me sorprende. Incluso en Los Ángeles, donde las celebridades y los súper coches están a la vuelta de cada esquina, la ARCH llama la atención en cada intersección.

El escape dos en uno de Yoshimura tiene un rugido carismático, mientras que en las amplias aberturas del acelerador se puede escuchar el jadeo del filtro de aire K&N. Mientras viajo por la ciudad, noto que la caja de cambios S&S es mucho más suave de lo esperado, muy lejos de las cajas de cambios agrícolas estadounidenses de antaño.

El embrague es más ligero y fácil de usar. Mientras que el cuadro de mandos es más claro que antes, aunque no es la pantalla a todo color que se podría esperar en una moto de alta gama. Los dos protectores térmicos del escape también reducen la cantidad de calor que llega al conductor.

Vías rápidas con Arch KRGT-1

Arch KRGT-1, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

Arch KRGT-1

Es entrar en la autopista y la KRGT-1 está en su elemento, rugiendo a toda velocidad sin problemas. La aceleración desde 1.500 rpm en cualquier marcha es como una marea de par. Sin pasar 3.000 rpm, ya estoy a 135 km/h rompiendo el límite de velocidad. Lejos de los ojos de la ley, había alcanzado 160 km/h con solo un cosquilleo del acelerador y seguía subiendo, pero como la policía aquí está armada, no tengo ganas de probar la ARCH a tope.

Navegando tranquilamente por la autopista la ergonomía se siente natural, soy relativamente bajo, sin embargo, el manillar y los estribos adelantados no son un problema. Esa suspensión firme no me sacó del asiento en baches y ondulaciones como esperaba, de hecho, la calidad de rodadura es impresionante.

A 120 km/h el motor avanza suavemente por debajo de 3.000 rpm, trasmitiendo una sensación de vibración a través del manillar que es perceptible pero no molesta. Gracias a su depósito de gasolina de 19 litros la nueva ARCH puede hacer turismo, no hay problema: el único detalle que falta a este respecto es un indicador de autonomía.

A medida que salimos de Los Ángeles y nos dirigimos a las colinas y al famoso Angeles Crest, una serie de curvas interminables que se extiende por 80 km, empiezo a salivar, esperando sacar el potencial deportivo de esta montura. Como se podría imaginar con un neumático trasero ancho, una distancia entre ejes larga y una parte delantera con mucho avance, la estabilidad nunca se ve comprometida.

llama la atención el motor “V-Twin" S&S de 2.032 cc que trasmite una gran potencia.

El giro inicial es un poco lento, pero una vez que ha pasado cinco grados de inclinación, la KRGT-1 se mete en las curvas de manera predecible y elegante. Entonces puedes seguir inclinándote y a diferencia de la mayoría de las cruiser deportivas, no estoy arrastrando los estribos y el escape en plena inclinación. Empujo un poco más fuerte, me inclino un poco más y es el mismo resultado. Esta ARCH ofrece niveles de inclinación casi de una deportiva, las cosas con las que los usuarios de Harley-Davidson solo pueden soñar. Pon unos estribos más retrasados y el manillar más bajo y tendrás una cruiser con la que tocar rodilla en las curvas. La suspensión Öhlins de calidad mantiene el pesado chasis extremadamente bien.

Hay muy poco juego muerto en el amortiguador trasero y debido a que la parte trasera no se hunde tanto como se esperaba nada toca la carretera, incluso sobre baches inesperados. A pesar de la falta de hundimiento, puedes utilizar su enrome par motor para sentir el agarre del neumático trasero. Eventualmente, sin ningún tipo de ayuda para el conductor, como el control de tracción, ese gran Michelin trasero deslizará, pero tienes que ser diabólico con el acelerador o tener ruedas frías para hacerlo.

La horquilla Öhlins totalmente ajustable de 48 mm también funciona en el aspecto deportivo, mientras que las pinzas ISR de seis pistones son resistentes como las de una moto deportiva y no se desvanecen, lo que es impresionante dado que tienen que detener más de 244 kg y al piloto. Además, el sistema de frenos en sí se ha actualizado para el nuevo modelo, con un nuevo depósito y ABS de doble canal desarrollado en colaboración con Bosch.

En las carreteras de curvas lo que más me impresiona, aparte de su distancia al suelo sin rival, es la capacidad de la moto para cambiar de una curva a otra sin ningún efecto en la dirección. Una vez más, el funcionamiento de la suspensión Öhlins ayuda: no necesitas tirar de la moto para levantarla y forzarla a inclinar, de modo que la conducción es mucho más fluida de lo que yo hubiera anticipado.

Con Keanu

Arch KRGT-1, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

Gard y Keanu, fundadores de ARCH.

A mitad de camino nos unimos con los fundadores de ARCH: el legendario constructor de motos Gard Hollinger y la estrella de Hollywood Keanu Reeves. Es gratificante escucharlos hablar sobre la moto, la configuración, y explicar los cambios que han realizado. Gard es el consumado constructor, pero Keanu no solo está ahí por la publicidad, es un verdadero motorista y a menudo se le utiliza como piloto de pruebas. Ha hecho más de 80.000 km de prueba, y algunos de los cambios en el chasis, la dirección deportiva y una mayor rigidez desde la parte trasera fueron bajo su pedido.

Durante el resto del viaje, tanto Keanu como Gard viajan con nosotros por las montañas de regreso a Pasadena, en Los Ángeles. Montar en una valiosa moto hecha a medida te intimida bastante, hacerlo bajo la atenta mirada de los hombres que la fabricaron lleva las cosas a otro nivel. Keanu sigue las huellas de mis ruedas y mientras aceleramos, él no desaparece de los espejos retrovisores del manillar, siguiendo cada uno de mis movimientos. El ritmo es rápido y se está divirtiendo mientras empujamos la legalidad en nuestra conducción.

De vez en cuando nos saludamos con pulgares hacia arriba, todos disfrutamos de la carretera, la moto y la compañía del otro. A lo lejos puedo ver “LA" saliendo de la niebla en la distancia y pienso que si ARCH ha diseñado la KRGT-1 para hacerte sentir bien, entonces han tenido éxito. En California, no hay nada mejor que esto.

Arch KRGT-1, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

Gard Hollinger.
Keanu Reeves: “Si no voy en moto… no es bueno para mi salud”

Relacionado

Keanu Reeves: “Si no voy en moto… no es bueno para mi salud”

Nuestros destacados