Prueba de la Benelli BN 302

La centenaria marca italiana presenta una pequeña bicilíndrica con mucha personalidad, indicada para iniciarse en la conducción y con su imbatible precio como uno de sus mayores argumentos.
Marcos Blanco. Fotos: Lluís Llurba -
Prueba de la Benelli BN 302
Prueba de la Benelli BN 302

Benelli prosigue con su firme paso de estar presente en todos los posibles segmentos del mercado. Si el año pasado sorprendía con una naked tetracilíndrica de media cilindrada -BN 600 R-, para este ejercicio lo hace con una bicilíndrica del mismo estilo y que utiliza la mitad del propulsor de 600 centímetros cúbicos de aquélla.

La BN 302 está provista de un vistoso bastidor multitubular junto a un basculante de diseño, formado por un doble tubo y ambos unidos por un amortiguador que va anclado en posición lateral, y que le dan un cuidado toque técnico al conjunto. También el tubo de escape, con el silenciador central y su salida lateral inferior. El doble disco delantero es toda una declaración de intenciones del modelo, con el perímetro de éstos del tipo contorneado. El cuadro de relojes está presidido por un tacómetro analógico y con el resto de la información del tipo digital, más los habituales testigos luminosos.

El bronco sonido de su propulsor es otra de sus señas de identidad que, junto con la llave de contacto, idéntica a las de sus deportivas hermanas de la saga -TNT-, no pueden ocultar su inspiración en aquellas al diseñar el nuevo modelo. Así como sus firmes aspiraciones para el pleno disfrute de su conducción. En el tacómetro la zona roja empieza a 11.000 rpm y la verdad es que su motor requiere vueltas, muchas vueltas, para disfrutarlo. Aunque también se mueve con total solvencia en la zona más baja del cuentarevoluciones, incluso yendo acompañados. Pero se muestra perezoso hasta alcanzar el medio régimen, donde una vez alcanzado se dispara hacia la zona "prohibida".

El asiento es cómodo así como las suspensiones, aunque éstas excesivamente; hundiéndose al soportar nuestro peso y, sobre todo, el del pasajero. Aunque cuentan con la posibilidad de reglaje en ambos ejes. La posición es muy natural salvo la ubicación de los estribos, que están algo más retrasados de lo que suele ser habitual, otro guiño a la deportividad, sin llegar a ser ésto un inconveniente. El bastidor ofrece firmeza y precisión al atacar los virajes aunque los frenos requieren dedicación a la hora de utilizarlos.

Su contenido precio de 3.699€ la sitúan como la más económica entre su más directa competencia, teniendo en cuenta que estamos hablando de toda una novedad y propulsada por un moderno bicilíndrico. Aunque no hay contemplado, de momento, una versión provista con ABS.

Te recomendamos

Spidi pone en el mercado un guante de piel de entretiempo. Ideal por su diseño para c...

Accesorio universal para tu moto, muy fácil de instalar y realmente funcional. Válido...

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...