Kawasaki Z900 2020, prueba de la nueva generación de la exitosa máquina de Akashi

La Kawasaki Z900 2020 se ha puesto al día dando la bienvenida al control de tracción y a los modos de conducción, aprovechando para refrescar su diseño y afinar su comportamiento.
Roberto Ruíz -
Kawasaki Z900 2020, prueba de la nueva generación de la exitosa máquina de Akashi
Kawasaki Z900 2020, prueba

La prueba de la nueva Kawasaki Z900 2020 no se ha hecho esperar. La firma de Akashi la mostró por primera vez en el EICMA del pasado mes de noviembre y ya la tenemos aquí. Estamos ante la más reciente evolución de una saga que lleva años dominando el mercado desde que en 2004 hizo su aparición la exitosa Kawasaki Z750. Esta japonesa se convirtió en un éxito de ventas, desde 2013 la Kawasaki Z800 hizo lo propio y desde 2017 fue el turno de la Z900. De hecho, en los últimos cuatro años se han vendido 32.000 unidades en Europa, de las que casi 13.000 fueron en 2018, que se dice pronto.

Ahora la Z900 se ha puesto al día para mantenerse en el trono de las listas de matriculaciones, ofreciendo a sus seguidores una moto mucho más completa y equipada, y para cumplir además con las exigencias de la normativa Euro5. Seguirá siendo esa pieza clave intermedia en una familia numerosa que va desde la Z125 hasta la nueva Z H2 turboalimentada, pero ofreciendo importantes mejoras que pueden servir para convencer a esos clientes que antes tenían sus dudas al considerar que la Z900 se había quedado un paso atrás respecto a sus más directas rivales.

En los últimos 4 años se han vendido 32.000 unidades en Europa.

Cuando la ves de lejos reconoces claramente que se trata de una Z900, esta naked de corte deportivo sigue manteniendo sus más marcadas señas de identidad con sus líneas sugomi, y es que hablamos de una evolución, y no de un modelo nuevo. Su electrónica es la que cobra el protagonismo, pero hay otros pequeños detalles que ponen al día a esta japonesa. Uno de ellos es el rediseño estético, sutil pero ahora algo más compacto y afilado, y que se deja notar sobre todo en la óptica delantera, rediseñada y con más carácter, en la que las luces de posición dibujan nuevas formas. Toda la iluminación de la Z900 es, por cierto, totalmente LED.

Prueba Kawasaki Z900 2020, electrónica, pero no solo electrónica

Kawasaki Z900 2020, prueba

Kawasaki Z900 2020

Con la próxima llegada de la Euro5, Kawasaki ha hecho lo necesario para reducir las emisiones de su Z900 y así pasar las homologaciones pertinentes. Para ello se han rediseñado elementos internos del escape, se ha aumentado el tamaño del catalizador, y todo sin que las prestaciones se vean afectadas. De paso, se ha trabajado también sobre su propio sonido, para que emita mayor emoción.

También el chasis recibe modificaciones, aunque se mantiene la misma estructura tubular que ya conocíamos, se ha reforzado el punto de anclaje del basculante con segmentos planos, y no solo redondos, para aumentar su rigidez. A su vez, las suspensiones delantera y trasera, donde se mantiene una horquilla invertida regulable en precarga y rebote y un amortiguador colocado horizontalmente mediante bieletas, reciben nuevos reglajes para adaptarse al nuevo bastidor.

Pero vamos a lo que vamos. Es imposible pasar por alto que la gran novedad en esta nueva Z900 es la llegada de las ayudas electrónicas. Cuando la primera 900 hizo su aparición y dejó atrás la generación 800 cabía pensar que Kawasaki entraría en la tendencia de equipar su nueva moto con alguna asistencia electrónica, tal y como hacían sus rivales más directas, pero no fue así. La marca verde se mantuvo fiel y apostó por la sencillez en su naked de referencia, algo que los más puristas le supieron agradecer aunque por ello se quedase un poco desfasada ante la competencia más voraz.

Pero los tiempos cambian, el mercado avanza y la incorporación de ciertas ayudas electrónicas no podía esperar más. La nueva Kawasaki Z900 cuenta ahora con control de tracción KTRC (Kawasaki Traction Control) y modos de motor. Desde la piña izquierda podemos seleccionar un modo Sport, donde la potencia es máxima y el control se ajusta en el nivel 1, el de menor intervención; un modo Road, con la misma potencia y el control en nivel 2, más intrusivo; un modo Rain, con la potencia reducida entorno al 55% (dependerá de las revoluciones y la posición del acelerador) y el control en nivel 3, de máxima intervención; o un modo Rider, configurable por completo y donde el usuario combina a su antojo potencia y control de tracción, pudiendo incluso desconectarlo si lo deseas.

Publicidad

Excitante y bajo control

Kawasaki Z900 2020, prueba

Kawasaki Z900 2020, en acción

Y por fin llegó el momento de probar la nueva Kawasaki Z900 2020. Para ello Kawasaki nos citó en las montañas de Girona, donde sabíamos que nos esperaba una buena dosis de preciosas carreteras llenas de curvas. No podemos olvidar que el motor de nuestra protagonista proviene de la Z1000, y que sus 948 cc la dejan lejos de ser una moto de media cilindrada. También el cambio es heredado de su hermana mayor, que va perfecto junto a un comodísimo embrague antirrebote.

La posición de conducción se mantiene invariable, no es forzada ni incómoda, aunque al cabo de los kilómetros no podamos decir lo mismo de su asiento, y mucho menos nuestro pasajero, que viaja en las alturas. Este espacio entre depósito y asiento del pasajero se te puede hacer un poco corto si eres de tala XL y buscas recorrido para tomar una posición agresiva al manillar, pero no en conducción normal, donde encuentras tu sitio fácil y cómodamente. Nos ha llamado la atención que no es difícil acabar con el talón de la bota derecha apoyado sobre el escape, y eso se debe a la ubicación del anclaje del silenciador, demasiado próximo al pie derecho.

Kawasaki Z900 2020, prueba

Kawasaki Z900 2020, en acción

Nada más emprender la marcha con la Z900 se nota, y mucho, que se ha suavizado todo su comportamiento y que el gesto de cortar/abrir gas ya no es tan seco como antes, y que todo fluye agradablemente, vayas al ritmo que vayas. Para ello Kawasaki ha revisado los muelles del embrague y el sistema de inyección, y la diferencia se deja notar al instante. El motor sigue siendo todo finura, con sus cuatro cilindros ronroneando con carácter abajo y subiendo sin pensarlo al abrir gas, emitiendo un excitante y ronco sonido de admisión que nos pone en guardia.

Se nota que se ha suavizado su comportamiento.

En los modos Sport y Road disponemos sin restricciones de los 125 CV que entrega su motor, pero el control de tracción sí se deja notar mucho antes en la configuración de carretera que en la deportiva, sobre todo si los Dunlop Sportmax Roadsport 2 que monta de serie no han alcanzado la temperatura óptima. Cuando el KTRC entra en acción no podemos decir que sea algo inapreciable, pero pronto aprendes a seguir dando gas para que haga su trabajo como es debido. En el modo Rain la reducción de potencia es importante, la entrega mucho más suave y el control hace su aparición en cuanto el asfalto deja de ofrecer el mejor agarre. Y sí, lo hemos probado y comprobado, pues en esta presentación también tuvimos lluvia y carreteras mojadas.

En los modos Sport y Road disponemos sin restricciones de los 125 CV.

Si la Z900 era una moto fácil de disfrutar, ahora lo es más todavía. Entre curvas parece que va sola, el tren delantero te transmite toda la información que necesitas para que todo el conjunto siga fielmente cada uno de tus gestos, y al ser tan compacta la giras de lado a lado con suma facilidad y sus 212 Kg pasan desapercibidos. Como ves los frenos son sencillos, no se monta nada sofisticado, pero eso no quita que frenen tanto como lo necesitas, e incluso más. La potencia es mucha y el tacto preciso a cualquier ritmo. Las suspensiones cumplen con el mismo resultado, bien equilibradas con los reglajes de serie, aunque siempre puedes aumentar un poco la precarga trasera si quieres que en conducción deportiva aguante mejor cada golpe de gas.

Kawasaki Z900 2020, prueba

Kawasaki Z900 2020, dos motos en una.

Lo bueno de la Z900 es que tienes dos motos en una. La Z900 agradable y dulce para el día a día, y la Z900 agresiva y deportiva que saca los dientes encantada de la vida en cuanto se lo pides. Además, Kawasaki ha puesto en el mercado una versión de 95 CV para que pueda ser limitada para el carnet A2, por lo que mira tú por donde se puede convertir en la primera gran moto de muchos principiantes.

Kawasaki Z900 2020, pros, contras y conclusión

Kawasaki Z900 2020, prueba

Kawasaki Z900 2020

Hemos de reconocer que la Kawasaki Z900 2020 no es una moto a la que se le encuentren pegas fácilmente. Sigue siendo la moto equilibrada y acertada de siempre, pero más equipada y completa que nunca. Haber llegado hasta aquí sin prácticamente nada de electrónica, y mantener además sus enormes cifras de ventas, tiene un mérito tremendo, y es que la Z900 incluso en su versión anterior ya era una moto fácil de disfrutar. Y eso se nota en cuanto te pones a sus mandos.

Ahora es más fina y agradable, pero te sigue acelerando el corazón cuando enroscas con ganas el acelerador. Teniendo en cuenta que puede ser la primera gran moto para muchos, gracias a su versión A2, está claro que quienes opten por ella tiene por delante un buen número de años de satisfacciones, tanto en el día a día como en sus carreteras de curvas preferidas.

Lo mejor:
  •  

    Agilidad general y comportamiento deportivo

  •  

    Respuesta del motor

Mejorable:
  •  

    Mullido del asiento

  •  

    Confort del pasajero

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La marca de accesorios para motocicletas lanza una campaña especial durante esta sema...

Si eres uno de los motoristas más exigentes, a los que el frío y la lluvia no les ale...

A la hora de escoger vuestro equipamiento off road es importante tener en cuenta las ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...