Prueba de la Vespa Sprint 125

Tras el recién lanzamiento de la Primavera, Vespa se ha sacado de la chistera la Sprint, una pequeña deportiva enfocada a un público más masculino.
Lluís Llurba. Fotos: Piaggio -
Prueba de la Vespa Sprint 125
Prueba de la Vespa Sprint 125

Piaggio volvió a escoger el mejor de los escenarios para presentar, a bombo y platillo, la nueva Vespa Sprint. Lo cierto es que Roma fue, es y será la ciudad fetiche de la mítica marca italiana desde que esta saliera del cascarón en 1946. Así, la puesta en escena nos hizo entender la relevancia que tendrá esta «pequeña deportiva». A partir de ahora, la Sprint será la más dinámica de la gama 125, sustituyendo la versión S del cátalogo de la marca. Así pues, junto con la Vespa Primavera 125, que se presentó a principios de diciembre del pasado curso, Vespa ha renovado por completo la clase más exitosa su lista de ventas.

La verdad es que Piaggio no se ha desviado en absoluto de los parámetros marcados por la novedosa Primavera y ha aprovechado su chasis y motor para crear la Sprint. Solo añadiríamos como principal novedad, respecto a la Primavera, las llantas de aleación de 12 pulgadas en ambos trenes con un diseño inédito hasta la fecha. Esta novedad hace que, por primera vez, una Vespa de «cuerpo pequeño» monte llantas de ese diámetro y neumáticos de generosas dimensiones, semejantes a los que equipaba la serie GTS. Estos y otros elementos propios de la Vespa Sprint llevan a posicionarla entre la Primavera y la GTS, dirigiéndola a un público más masculino

Ágil y dinámica

Aunque posiblemente sea la ciudad no española que más veces he visitado, siempre es agradable deambular por la «città Eterna» solo deslucida por los centenares de miles de turistas que abarrotan sus calles. No obstante, ¡qué mejor que una Vespa para recorrerlas! Además, rodar con un scooter por Roma es toda una prueba de fuego. Y no solo por el tráfico, que es de locos, sino por la gran cantidad de calles adoquinadas. La «Vespita» se comportó y pasó el examen con nota. La gran responsable fue el propulsor: un suave, ecológico y económico monocilíndrico de tres válvulas (personalmente hubiera preferido un desarrollo más corto para hacer frente a los semáforos). Las suspensiones mantienen el sistema de suspensión monobrazo, típico de Vespa, pero completamente rediseñado. El motor apenas vibra gracias al nuevo sistema de fijación. Si juntamos todo esto, el resultado es un scooter al que no le recriminamos casi nada.

Respecto al chasis, no os voy a comer el coco. Es el monocasco en chapa de acero de toda la vida con el mismo diseño y rigidez del de la Vespa Primavera. La rigidez del tubo de dirección, respecto a las LX y S, aumenta un 36 %, por tanto mejora su cualidad dinámica y valores como la estabilidad y manejabilidad.

En una de esas apetecibles terracitas de Navona (esta que te traen la cuenta), presté atención a las líneas de la Sprint. Poca cosa podemos añadir respecto a las ya mencionadas en diciembre de la nueva Vespa Primavera dejando de lado las generosas llantas de 12". Empezaríamos por el característico faro rectangular, el asiento realizado con un revestimiento negro sobre el cual destaca una definida costura blanca, las asas para el pasajero de forma cuadrada y, los retrovisores, rompen su línea redondeada para dar paso a otra más moderna. Por otro lado, para los que necesitáis espacio, contaréis con una buena guantera, un gancho portabolsas y un hueco bajo el asiento con capacidad para 16,6 litros capaz de albergar un caso jet e incluso algunos integrales. Esto es gracias al espacio recuperado del emplazamiento de la batería, ahora en el túnel de la plataforma central donde se apoyan los pies. También hay detalles distintivos con el «spoiler» que protege la instrumentación donde la zona digital multifunción recibe una agresiva retroiluminación roja. Asimismo, el cuadro sigue el diseño marcado por la Primavera, recuperando las formas trapezoidales de los más clásicos instrumentos de Vespa. No obstante, para los que quieren más, la marca ofrece un largo abanico de accesorios para su personalización y para aumentar el confort. Baúl posterior, portapaquetes anterior y posterior cromados, bolsa interna para el baúl posterior, una manta térmica con el logo de Vespa, una accesible pata de cabra o un antirrobo electrónico son algunas de sus múltiples posibilidades.

PRECIO: Sprint 50 2T 2.770 €/ Sprint 50 4T 2.870 €/ Sprint 125 4T 3.799 €

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El próximo 10 de octubre se celebra en Madrid la cita anual de empresas, administraci...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

Un neumático todo tiempo, como por ejemplo el Bridgestone Weather Control A005, está ...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...