Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones en Santa Mónica

Inspirada en la Scout FTR 750 campeona de Flat Track, Indian revoluciona sus filas con una FTR 1200 totalmente diferente al resto de sus modelos. Una moto pasional y con mucha personalidad, de marcado espíritu deportivo y que hace su aparición en dos versiones, la estándar y la S.

Roberto Ruíz

Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones en Santa Mónica
Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones en Santa Mónica

“The flat tracker for the street is here" (la Flat Track para la carretera ya está aquí). Así presentan en Indian su nueva Indian FTR 1200 (14.690 €), una moto por cuyas venas corre sin duda el ADN de las carreras en óvalo. Tras conocerla en persona en el pasado Salón de Colonia por fin ha llegado el momento de convertirse en una realidad lista para llegar a las tiendas. Pero eso sí, no sin que antes pudiéramos tener esta primera toma de contacto para experimentar de primera mano cómo es la moto más especial y atrevida de la que presume ser la marca de motos más antigua de la historia de Estados Unidos.

Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones

Indian FTR 1200, presentada en Santa Mónica.

Desde que el Grupo Polaris tomó las riendas de la marca en 2013 la gama de Indian no ha hecho más que crecer. En 2014 empezaron con 3 modelos, pasó a 7, luego 9, 17, después 20, y así hasta llegar a los 23 que ofrece ahora 2019. Está presente en un total de 44 países y se encuentra en pleno proceso de expansión, un crecimiento que unido a una mejora de la distribución y a nuevos modelos que pronto llegarán espera multiplicarse por tres en los próximos cinco años.

Con un concepto totalmente distinto a lo que nos tiene acostumbrados, con una moto como la FTR 1200 la firma del indio busca llegar a un abanico de público mucho más amplio que el fijado hasta ahora, despertar el interés de una clientela más joven, con otros gustos e inquietudes, y a la vez mantenerse firme y auténtica, fiel a sus principios y convicciones.

Pero ¿qué es lo que hace a la FTR 1200 ser una moto tan especial? Para esta primera toma de contacto Indian nos convocó en territorio americano, junto a las playas de Santa Mónica, un lugar perfecto para aprovechar una buena variedad de carreteras donde conocer las habilidades de este nuevo modelo, poner a prueba su concepto y descubrir de primera mano por qué esta Indian no tiene nada que ver con cualquier otra que hayamos probado hasta ahora.

Nacida en la tierra, creada para el asfalto

Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones

Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones

Los orígenes de esta FTR hay que buscarlos en los óvalos de tierra, donde Indian está arrasando con su Scout FTR 750 de Flat Track. Como puedes ver en el recuadro que le dedicamos a la moto de competición Indian ha querido aproximar el diseño se ésta 1200 lo máximo posible al de la 750, y no se le puede negar su rotundo acierto estético, porque desde luego estamos ante una moto que cautiva desde el primer golpe de vista.

Olvida lo que hayas visto de Indian hasta ahora, porque esta FTR 1200 tiene poco que ver. Una moto en la que no sobra nada, minimalista y realmente compacta. Para darle vida la marca habla de un nuevo motor que mantiene la misma configuración que el de Scout de 1.133 cc, un V2 a 60º, pero al que se ha incrementado el diámetro de los pistones en 3 mm hasta alcanzar unos nuevos 1.203 cc. La compresión se eleva hasta ser de 12,5:1, así como el par, que es de 12,2 kgm a 5.900 vueltas, y la potencia, que alcanza los 123 CV a 8.250. Se ha querido aligerar su funcionamiento por lo que montan varias tapas en magnesio, así como un cigüeñal más ligero y con menos inercias para conseguir una respuesta más alegre del acelerador, algo que se nota y mucho. Por otro lado, el embrague es antibloqueo y la transmisión secundaria mediante cadena, no por correa dentada.

Todo se monta en un chasis multitubular de acero que abraza los cilindros y al que se le une un basculante del mismo tipo. La horquilla es robusta, con barras de 43 mm y un recorrido de 150 mm, la misma distancia que permite el tren trasero. Los frenos los firma Brembo, con discos delanteros de 320 mm, pinzas radiales monobloque y bomba igualmente radial. En definitiva, un conjunto mucho más deportivo que lo que solemos ver en Indian.

Las ruedas merecen una especial atención. Emulan por completo las de Flat Track, con una llanta delantera de 19" y una trasera de 18", calzadas con neumáticos Dunlop DT3-R de dibujo mixto, como las de competición. Además, la trasera es de solo 150 mm, llamando la atención por su estrechez en una moto de su estilo.

Indian FTR 1200: Una moto, dos versiones

Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones

Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones

Para que haya opciones para todos los gusto, han preparado dos versiones de su nueva Indian FTR 1200. Aunque, en realidad, para ser exactos deberíamos hablar de tres. Todo nace sobre una misma base que comparte chasis, motor y equipo de frenos, a la que se le van añadiendo mejoras.

Así, si la FTR 1200 estándar monta suspensiones más convencionales sin regulación delantera, un cuadro de instrumentos analógico y una electrónica que se limita al ABS. La FTR 1200 S sustituye las suspensiones por unas Sachs con reglajes totalmente ajustables, además de acabar la horquilla en dorado, que siempre da mucha más presencia, y añade al amortiguador trasero una botella de gas. A eso hay que sumarle una IMU que permite acelerador electrónico, tres modos de conducción (Rain, Standard y Sport), control de tracción, control de estabilidad, y la posibilidad de desconectar ABS y control de tracción si se selecciona la opción Track. El cuadro de instrumentos es totalmente digital, configurable y conectable con el móvil, además de táctil.

Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones

Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones

Y un paso más allá, sobre la FTR 1200 S, se ha creado un acabado Race Replica, con los colores de guerra de Indian, el chasis en rojo y dos silenciosos firmados por Akrapovic. Hablando en euros el cálculo es fácil, la FTR 1200 S aumenta su precio en 1.300 respecto a la estándar, y la Race Replica en otros 1.300 respecto a la FTR 1200 S. ¿Merecen la pena? Definitivamente sí, al menos para acceder a la versión S, ya que en el caso de la Race Replica ya es cuestión de gustos, más que de prestaciones. Todas, por cierto, cuentan con iluminación full led y control de crucero de serie.

Indian FTR 1200: Músculo, carácter y personalidad

Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones

Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones

Pero hablemos de sensaciones. Para esta primera toma de contacto Indian nos ha llevado por carreteras muy diversas, con tramos rectos en los que comprobar la estirada del motor, curvas rápidas donde sacar a relucir su estabilidad y reviradas carreteras de montaña donde retar a su agilidad. Y para ello hemos contado con una FTR 1200 S.

La primera impresión en cuanto pones el motor en marcha y comienzas a recorrer los primeros metros es, además del sonido que emanan sus escapes, la dulzura de funcionamiento de todo el junto. El tacto del embrague es una delicia, la caja de cambios es silenciosa y precisa. Todo se desarrolla con suavidad. En cuanto empiezas a pedirle vueltas al motor y aumentas la velocidad su carácter sale a reducir. La FTR 1200 es una moto que se hace sentir y que la notas en todo tu cuerpo, que transmite sensaciones y te permite disfrutar de ellas.

La respuesta al gas es inmediata y el par aparece desde muy abajo, empujando con mucha fuerza desde apenas 2.000 vueltas. Puedes dejarlo caer desde una marcha larga y siempre te saca sin apuros. La aceleración es excitante, se agradece que la curva del asiento te haga de tope y moviéndote en medios es donde encuentras la verdadera diversión, llegando a cortar a unas 9.000 rpm. Los modos de conducción gestionan diferentes grados de entrega, limitando la potencia a 95 CV al seleccionar Rain, y variando la sensibilidad de intervención del control de tracción en cada uno de ellos. Para conducción en seco tanto los modos Standard como Sport se adaptan bien a tus necesidades, aunque el último mantendrá mejor a raya la intrusión del sistema anti deslizamiento del tren trasero.

La FTR 1200 es una moto que se hace sentir.

Frenos y suspensiones permiten ir rápido, bastante rápido, y los 222 Kg que pesa la versión S en seco no parecen gran problema para moverse con agilidad entre curvas y mantenerse estable en virajes bacheados, donde la moto no pierde la compostura.

Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones

Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones

Los Dunlop DT3-R permiten más concesiones de las que podríamos pensar en un primer momento, aunque hay que acostumbrarse al comportamiento de su dibujo mixto y son los que marcan las reglas del juego. Y aunque es parte de la estética y el encanto de la FTR 1200, Indian ha buscado unas medidas bastante estándar para que puedas optar por unos más asfálticos y deportivos si eso es lo que buscas.

Para los que quieren aún más Indian ha preparado cuatro paquetes de accesorios con los que completar tu FTR 1200. El Tracker, más Flat Track; el Rally, más scrambler; el Sport, más deportivo; y el Tour, más viajero. Todo, motos y accesorios, llegará al mercado español a mediados de mayo.

Conclusión

Indian FTR 1200, prueba y primeras impresiones

Conclusiones: Indian FTR 1200

Esta Indian FTR 1200 es la apuesta más importante que ha presentado Indian desde que el Grupo Polaris relanzó la marca en 2013. Lo pensamos la primera vez que la vimos y lo confirmamos ahora que la hemos probado. Con ella Indian se abre a un abanico de clientes mucho más variado, lejos de las custom y las cruiser en las que lleva centrada toda su vida como eterna rival de Harley-Davidson. Una moto atrevida, que cautiva a todos con su diseño y con la que es imposible pasar desapercibido, ni siquiera en la variopinta ciudad de Los Ángeles.

En esta primera toma de contacto nos hemos encontrado con una moto capaz de acelerar el corazón, tanto al mirarla como al abrir gas, y que puede ser una singular fuente de diversión para quienes buscan algo realmente diferente y personal.

Lo mejor:
  •  

    Motor con carácter

  •  

    Suavidad de cambio y embrague

  •  

    Potencia del sistema de frenos

Lo peor:
  •  

    Confort Pasajero

  •  

    Neumáticos

Indian FTR 1200, el experimento Flat Track para la calle

Relacionado

Indian FTR 1200, el experimento Flat Track para la calle

Indian Scout FTR 750, la encargada de devolver Indian a la gloria del flat track

Relacionado

Indian Scout FTR 750, la encargada de devolver Indian a la gloria del flat track

Nuestros destacados