Prueba Energica Eva Ribelle, capacidad y potencia hasta ahora inalcanzables

Nunca una naked eléctrica había tenido tantos vatios, 107 kilovatios (kW) para ser exactos. La marca Energica con su modelo Eva Ribelle lleva la capacidad de las baterías y la potencia hasta cotas hasta ahora inalcanzables. Pensamos que ha llegado el momento de hacer la primera prueba.

R.C./I.G.

Energica Eva Ribelle
Energica Eva Ribelle

Las motos actuales son una maravilla tecnológica y a menudo la comparación entre ellas queda reducida a la siguiente pregunta: ¿quién la tiene más grande? Por supuesto, nos referimos a la potencia. ¿Son las cosas diferentes cuando hablamos de motos eléctricas? La realidad es que los modelos “a pilas" cada día hay que tomarlos más en serio y poco a poco van dejando de ser un simple exotismo.

Energica Eva Ribelle

Exprimiéndola al máximo en el modo Sport la autonomía no llega a 90 km. En el modo Eco podemos superar los 200 km.

La Harley LiveWire declara 105 CV, la Zero SR/F 110 CV y la Energica Eva Ribelle de estas páginas se lleva la palma con 145 CV, una cifra muy elevada. Las prestaciones de estos modelos son palabras mayores, por lo que habría sido ideal poder haber realizado una comparativa. Por desgracia, la legendaria compañía afincada en Milwaukee no nos pudo proporcionar ningún ejemplar para realizar una prueba exhaustiva entre los distintos modelos.

Energica Eva Ribelle, la mejor, en teoría

Así que la coronación de la reina de las motos eléctricas tendrá que esperar, aunque ya podemos hablar de quién podría ser la ganadora teórica atendiendo a las cifras declaradas en la ficha técnica de esta italiana. Los valores de la Energica Eva Ribelle son superlativos: más potencia, más par motor (215 Nm), más capacidad de almacenamiento de la batería (21,5 kilovatios hora -kW-). Además de más peso (274 kg) y en el caso del de nuestra “alicatada" unidad de pruebas, más precio (más de 30.000 euros).

De las supernaked eléctricas disponibles en España, la Ribelle es por ahora la más potente

¿Demasiado cara? No te preocupes, sin extras la Energica “solo" cuesta 21.943 euros en España, lo que la coloca justo en medio de sus rivales estadounidenses. Quizá significa que para alcanzar el futuro de la movilidad es necesario hacer sacrificios en el presente. A cada cambio de paradigma, cada mutación lleva aparejada ganadores y perdedores.

Las leyes de Darwin nos lo recuerdan cada día, aquel que no se adapte a los nuevos tiempos acabará pereciendo. Echando un vistazo a los componentes y a los acabados vemos que tampoco podemos decir que sea oro todo lo que reluce. Claro que lo mismo podemos decir de sus rivales estadounidenses. Las producciones italianas en pequeñas series tienen su carácter particular, sus ventajas y sus inconvenientes, aunque por lo general la experiencia es positiva.

Energica Eva Ribelle

Al inclinar en las curvas no inspira una gran confianza al piloto. Hay que acostumbrarse a su peso elevado.

La Energica Eva Ribelle le queda al piloto como un guante y enseguida se nota que es una moto en la que el tren delantero tiene un claro protagonismo. Rodando con ella transmite confianza y buenas sensaciones. ¿Será posible que nos encontremos ante una moto normal? Quizá solo en parado porque entre las supernaked más deportivas hace mucho tiempo que no vemos motos que pesen 274 kg.

No es extraño oír que la colocación de las baterías en este tipo de motos hace que el peso esté demasiado bajo y echado hacia delante. Por otro lado, este modelo no solo tiene un modo para moverse silenciosamente hacia delante, sino que además cuenta con marcha atrás. A la hora de maniobrar se agradece tener la capacidad de contar con apoyo eléctrico tanto hacia delante como hacia atrás.

Energica Eva Ribelle

El amortiguador trasero es un Öhlins, aunque es un poco seco al tener que lidiar con mucho peso y carecer de sistema progresivo.

En el apartado del “debe" hay que destacar la ausencia de freno de estacionamiento, así que el dueño de esta “rebelde" (Ribelle) deberá tener cuidado y decidir bien dónde dejar aparcada su montura. Hay que recordar que su motor es monomarcha y al dejarla parada es como si estuviera en punto muerto.

En marcha con la Energica Eva Ribelle

Ya está bien de teoría, ha llegado el momento de salir a la carretera. Desde los primeros metros se desvanece una de las mayores críticas que los más apegados a los motores de explosión achacan a los vehículos eléctricos: nos referimos al silencio a la hora de rodar. La posibilidad de tener un percance porque no nos oigan con la Energica es casi cero. La mezcla de ruido mecánico y el sonido que hace a lo “Star Trek Enterprise" es tan presente que el piloto verá multitud de cabezas que se girarán con cara de sorpresa hacia él y su montura.

Energica Eva Ribelle

Una de las novedades que este año Energica propone en sus modelos es el control de velocidad automático.

Basta un toque al puño de acelerador (perdón, mando de electricidad) y enseguida dejaremos atrás al sorprendido público. Todo esto ocurrirá siempre que no hayamos seleccionado el modo “Rain", en ese caso el motor entregará 70 CV al inexistente cigüeñal. Con esa potencia no parece que vayamos a vivir grandes emociones pero como suele ocurrir en los vehículos eléctricos bastará para empujarnos hacia delante sin el más mínimo esfuerzo, de forma suave y constante, como si fuésemos subidos en la alfombra mágica de Aladino.

Energica Eva Ribelle

Para reducir el consumo de energía, el alumbrado es "full led".

En este caso la aceleración es más bien moderada pero el par motor continúa siendo impresionante. Entre 60 y 140 km/h las prestaciones son comparables a las de una potente naked. El comportamiento es sorprendente debido a la untuosa manera en la que entrega la potencia y al más que especial "zumbido" que acompaña al movimiento de la Energica Eva Ribelle.

Continuando con la analogía de Start Trek, si queremos rodar a “la velocidad de la luz", basta con pulsar el modo sport. La diferencia entre los modos Rain y Sport es inconmensurable. Algo así como comparar el sueldo de un repartidor de Amazon con el de Jeff Bezos, dueño de la compañia. El piloto tiene en todo momento a su disposición más de 200 Nm.

Estas cifras sublimes se pueden experimentar en el mundo de las motos “a pilas". Estamos hablando de unas prestaciones al nivel de la Ducati Panigale V4. Unos valores para quitar el hipo que están al alcance tanto de los más expertos como de aquellos que cuenten con poco recorrido en el mundo del motociclismo. El rendimiento de la Energica es simplemente espectacular y no se trata de ninguna exageración pues las cifras que hemos logrado en las distintas mediciones son a todas luces impresionantes.

La aceleración desde salida en parado es el punto fuerte de la Ribelle

¿Qué podemos decir de las cualidades dinámicas de la Eva Ribelle? Digamos que para lo que pesa esta moto se muestra muy estable, aunque hay que tener en cuenta los kilos, sobre todo al seguir la línea ideal que nos hemos trazado en la cabeza. Tanto peso tiene como consecuencia una querencia hacia fuera, a mostrarse algo subviradora. La dirección gira con rapidez, siempre que la inclinación no sea excesiva, por lo que la italiana se muestra manejable.

Llega un momento al tumbar en el que se alcanza una especie de punto de no retorno en el que la moto se sacude un poco y no transmite una gran confianza. Algo que no se le pueden achacar a los pegajosos Pirelli Diablo Rosso III, aunque es fácil echarle la culpa a los neumáticos en estas circunstancias. La sensación es parecida a trazar una curva en una moto con motor de explosión mientras mantenemos la maneta del embrague cogida.

La Eva Ribelle no cuenta con el efecto giroscópico propio de un propulsor atmosférico, algo que se nota de forma inmediata. No podemos decir que la moto transmita mucho al piloto y en bajada el comportamiento es todavía peor que cuando se va cuesta arriba. Algo que poco se puede compensar con el freno motor. Cuando vamos cuesta bajo con esta moto eléctrica, la combinación del elevado peso y su distribución no ayudan a tener la mejor de las reacciones. En esas condiciones el que va encima se lo tiene que currar.

Energica Eva Ribelle

La toma de corriente se localiza bajo la tapa del falso depósito.

La dureza de las suspensiones son otro punto a mejorar, por muy Öhlins que sean. Si se utiliza menos extensión en el amortiguador buscando un comportamiento más suave, la parte trasera comienza a rebotar un poco en los virajes. En este aspecto vendría bien realizar algunos cambios con el objetivo de conseguir un comportamiento más neutro a la hora de negociar los virajes y también en las bajadas.

En lo que se refiere a los frenos, estos podrían morder con más fuerza, pero en lo que respecta a la presión que hay que ejercer sobre la maneta o el comportamiento del ABS, el fabricante ha buscado sobre todo ofrecer un resultado en el que prime la seguridad en cualquier circunstancia. Encima de la Energica da la sensación de que la potencia de frenado podría haber sido mayor pero que se ha afinado el sistema pensando en todo tipo de utilización y en los distintos niveles de capacidad a los mandos.

Energica Eva Ribelle: Autonomía

Una moto eléctrica es bien diferente de una convencional en multitud de aspectos y quizá la vertiente más importante de un vehículo eléctrico es lo que los sajones llaman “range anxiety" (la ansiedad por no tener la autonomía suficiente). No es ningún secreto que los vehículos eléctricos en su mayoría todavía tienen una autonomía muy reducida en comparación con uno movido por un motor de explosión. En este vital apartado la Energica Eva Ribelle muestra un comportamiento suficiente, al ofrecer entre 90 y 200 km de autonomía. Tanta variación depende de la forma de conducción y del modo utilizado en ese momento (Sport, Urban, Rain o Eco).

Energica Eva Ribelle

Energica Eva Ribelle

La italiana “a pilas" es capaz de ofrecer un rendimiento comparable al de una MT-10, Tuono o Panigale. Como es obvio, y ya te lo dijo tu madre, en la vida no se puede tener todo. Si optamos por unas prestaciones de escándalo tendremos que aceptar una autonomía también de escándalo (por lo poco). En una moto eléctrica no se puede estar jugando con los modos de motor con la misma “alegría" que en un modelo animado por un motor de explosión. La tecnología eléctrica obliga a pensar la jugada, como si estuviésemos delante de un tablero de ajedrez.

A fondo por autopista la autonomía no alcanza los 90 km en modo Sport. En modo Eco supera los 200 km en uso combinado

Dependerá en gran medida del piloto, y de su muñeca derecha, la autonomía de la que se disfrute. Pensamos que quien se gaste el dinero que hace falta para adquirir este modelo tendrá otras prioridades por encima de la autonomía, pues si ese es el objetivo número uno quizá sea mejor decantarse por una trail con un depósito de 20 litros…

Con esta moto tendremos que cambiar las gasolineras por electrolineras, lo que no tiene por qué ser un problema pero deberemos olvidarnos de la época en la que repostábamos en cinco minutos. Si cuentas con enchufes utilizables en casa y en el trabajo te habrá tocado la lotería, de lo contrario habrá que tener clara la logística. A la hora de recargar la batería en la calle tómatelo con calma disfrutando de un buen café o té. Basta con cargarla al 98 %. El 2% restante sirve para “equilibrar las células".

Energica Eva Ribelle

Energica Eva Ribelle

La Energica no solo se puede recargar en una electrolinera sino también, y de forma mucho más cómoda, en casa y para ello viene provista con el cable correspondiente. Con enchufes caseros o un poste del “Tipo 2" es posible recargar un máximo de 3,5 kW, por lo que para llenar la batería a 18,9 kWh (kilovatios por hora) son necesarias 5,5 horas. Con un poste tipo CCS (Combined Charging System) es posible alcanzar un máximo de 25 kWh, por lo que las baterías estarán al ochenta por ciento de su capacidad en unos 30 minutos.

Energica Eva Ribelle

Energica Eva Ribelle

Para pasar de una batería descargada a totalmente llena es necesario una hora aproximadamente. Es fatal descargarla completamente por lo que el sistema tiene un modo de defensa para evitar esto. Se podría decir que es una especie de reserva, así que cuando la capacidad ya está a cero en realidad todavía queda energía para recorrer 15 km, aunque a una velocidad muy reducida.

Estos 15 km de reserva no los hemos tenido en cuenta en nuestras mediciones. En España el precio del kWh varía mucho pues depende de la discriminación horaria (horas valle y horas punta), las tarifas van desde 0.0730 €/kWh hasta 0.1701 €/kWh, aproximadamente).

Conclusión

Misión cumplida, pues no hay moto “a pilas" que tenga tanta potencia como esta. Aunque no todo es oro lo que reluce, esta receta tiene algunos efectos secundarios que habría que superar. Hay que trabajar un poco para mejorar el producto final. El precio es alto y el dueño de la Energica deberá renunciar a ciertas cosas a la hora de disfrutar de esta moto. ¿Qué mejor manera de promover la movilidad eléctrica en el mundo de las dos ruedas que fabricar una supernaked electrificada?