Scooter rueda alta 125

Una nueva generación de scooter de 125 y rueda alta ha conformado un frente común, para hacer frente a la supremacía del Honda Scoopy. El último en aparecer es el Yamaha X-Enter ¿conseguirán bajarle del trono?

Andres G. Dorado Fotos: Juan Sanz -
Scooter rueda alta 125
Scooter rueda alta 125

El Scoopy hace tiempo que no camina en solitario por su segmento, de hecho cada vez tiene más rivales, muchos de ellos bastante dignos. La competencia en la actualidad no solo está en igualdad de condiciones, alguno le supera en algunos aspectos importantes como, por ejemplo, la capacidad de carga bajo el asiento. Y lo que es más importante: todos son más baratos -el precio de tarifa del Scoopy es 3.769 € pero tomamos el de oferta, 3.199 €, ya que en los últimos meses siempre se encuentra en promoción.

Pero destronar al líder de ventas no es una tarea fácil. Deben hacer frente, además de con un scooter muy logrado lo mires por donde lo mires, a una larga tradición de varias décadas que le ha hecho convertirse en todo un símbolo en ciudades de tanta tradición de moto como Barcelona. El último «ataque» ha sido por parte de Yamaha con el nuevo X-Enter, un rueda alta pequeño y vistoso en el que se han aplicado una serie de soluciones técnicas interesantes que redundan en un buen comportamiento dinámico. Otro de reciente lanzamiento ha sido el SYM HD2 que ha sido sometido a un severo restyling. Cierran la lista el también taiwanés Kymco People GTI y el Suzuki Sixteen, el más directo rival del Scoopy por razones que saltan a la vista.

Como su propio nombre indica, los rueda alta montan llantas de 16’’, lo que les aporta estabilidad y un excelente paso por curva, por contra les resta espacio al hueco de debajo del asiento, raro es el que acepta un casco en su interior, aunque como puedes comprobar hay excepciones. Hay varios tipos de rueda alta, en esta comparativa hemos seleccionado a los urbanitas, ligeros y con suelo plano, los únicos capaces de hacer frente al todopoderoso Scoopy.

El Scoopy lleva ocupando el número uno del ranking de ventas desde hace varios años y es que pocos modelos cuentan con semejante aceptación y con tantos años de vigencia en el mercado. Un tiempo en el que lógicamente ha habido muchas evoluciones. En la última adoptó el ansiado freno de disco trasero, con lo que el reparto de frenada paso de ser mecánico a hidráulico. Un sistema que funciona a la perfección. Es dosificable y además permite utilizar solo una maneta, la izquierda.

El Scoopy 125 tiene el tamaño y el peso perfecto, es decir, ni pequeño ni grande. Es ágil, manejable y cuenta con un generoso radio de giro. Por otro lado, ofrece espacio  suficiente en el asiento para que viajen dos personas cómodamente. A esto ayudan los reposapiés abatibles y las asas integradas en la parrilla trasera, que por cierto viene de serie. El motor es una de sus mayores virtudes. No destaca por potencia pero sí por su excelente tacto y baja rumorosidad. La entrega de potencia es limpia y exenta de vibraciones. Además es capaz de llanear a 100 km/h de marcador sin demasiados esfuerzos.

La postura que se adopta en marcha es cómoda, hay mucho espacio para las piernas y el asiento tiene una estudiada ergonomía, eso sí, los conductores de baja estatura quizá lo encuentren demasiado alto. El acertado tarado es otro de los factores clave de su agradable funcionamiento en marcha. Este modelo en concreto es el bitono o «First class» con los plásticos en dos colores, lo que hace que suba algo de precio: 3.399 €.

Kymco decidió dar a su People un lavado de cara en 2010. A su restyling le añadió el sobrenombre GTI y no al azar. Se trata de un scooter grande, voluminoso y con una sólida estructura, como si estuviese desarrollado para un motor de mayor cilindrada y prestaciones. Esto supone una desventaja en ciudad, ya que es menos ágil que su competencia en marcha y cuesta más moverlo en parado.

A favor tiene una habitabilidad considerable tanto para el conductor como para el pasajero con un enorme asiento. El espacio para las piernas hace que sea cómodo incluso para conductores altos, el suelo plano contribuye además a poder llevar algo colgado del gancho y a subir y bajar con comodidad del scooter. Otra ventaja es que la protección aerodinámica del escudo, incluso se deja notar la pequeña pantalla de la parte superior. La frenada es independiente, cada maneta actúa sobre una rueda. A destacar la pinza delantera, sus tres pistones permiten una frenada contundente y con buen tacto.

El motor, que utiliza la base del famoso Super Dink, es algo perezoso en la arrancada pero una vez coge revoluciones desarrolla una velocidad punta aceptable. El tacto del embrague al abrir gas no es demasiado fino ya que produce algún «traqueteo». La capacidad de carga bajo el asiento es escasa, pero cuenta con gancho, guantera y la parrilla trasera -que viene de serie- para poder colocar un baúl. Es el más barato de la comparativa con la habitual buena relación calidad/precio que ofrece Kymco en sus productos.

El parecido estético del Suzuki Sixteen 125 con el Scoopy causó un gran revuelo en el momento que se lanzó al mercado. Ese parecido no solo se queda en la apariencia, en marcha también guardan similitudes al tener la misma estructura y prácticamente calcadas medidas.

El Sixteen es un rueda alta equilibrado y muy cómodo, con una ergonomía muy cuidada y un asiento con un mullido confortable. En marcha tiene buenas dotes dinámicas, representadas sobre todo por un paso por curva con aplomo y total estabilidad. La postura de conducción es relajada con la única pega que el asiento puede resultar demasiado alto para determinados conductores. En la zona de las piernas dispones de todo el espacio que necesites, siempre con la inestimable ayuda del suelo plano. La comodidad del pasajero está garantizada porque dispone de asas, reposapiés y espacio en el asiento.

Al igual que el Scoopy, tiene freno de disco en ambos ejes y frenada combinada con reparto hidráulico, de excelente funcionamiento y preciso tacto a la maneta. El propulsor del Sixteen ofrece buenas sensaciones y finura desde el primer momento, está exento de vibraciones, además las reacciones de la transmisión están en perfecta consonancia con los movimientos del puño del gas. Lo que le falla es que las prestaciones son algo discretas tanto en aceleración como en velocidad punta si lo comparamos con el resto. Está disponible en cuatro colores y Suzuki ofrece algunos accesorios para personalizarlo y hacerlo aún más útil en el día a día.

SYM sorprendió al mundo con su primer HD al ser el primer rueda alta de 125 en el que se podía guardar un casco integral bajo su asiento. Este HD2 es una evolución de aquel, en donde sobre la misma base mecánica y ciclística se ha montado una carrocería mucho más actual. Sigue cabiendo un casco integral en el hueco pero éste debe ser pequeño y no tener toberas o entradas de aire que sobresalgan demasiado.

El HD2 125 es un rueda alta de tamaño medio tirando a grande, del estilo del People, pero los retoques en el chasis hacen que en marcha muestre un buen compromiso entre agilidad y estabilidad. El triángulo ergonómico (manillar-asiento-plataforma) hace que se adopte una postuta muy natural y adecuada para hacer kilómetros sin acusar fatiga. Buena habitabilidad para llevar pasajero, cuenta además con reposapiés y asideras integradas en la parrilla trasera.

En su última actualización en lugar de utilizar la inyección electrónica se siguió apostando por la carburación, algo aceptable ya que como hemos comprobado se mueve en las mismas cifras que la competencia en cuanto a aceleración, velocidad punta e incluso en consumo. La transmisión es un aspecto mejorable, en las arrancadas su funcionamiento es algo irregular, además la salida desde parado es demasiado progresiva. En la parte ciclo destaca su buen equipo de frenos, en esquema independiente pero de gran efectividad. Su precio, por debajo de 3.000 euros, es uno de sus reclamos de cara a una posible compra.

Yamaha acaba de presentar el X-Enter 125 y con él cubre un segmento que tenía sin atender, el de los rueda alta económicos, ya que el X-City se encuadraría en un peldaño superior. Es un scooter totalmente nuevo, fabricado en Taiwán y con el que se ha querido contener al máximo el precio. No por ello se han descuidado aspectos básicos del scooter como un motor muy evolucionado o alguna solución técnica poco frecuente como utilizar un solo amortiguador detrás y en disposición horizontal -tipo monocross- o un cuadro totalmente digital con numerosas funciones.

El X-Enter es pequeño y muy ágil, por lo tanto muy fácil de llevar y muy manejable en parado. Apto para todos los públicos, tengan o no experiencia. Su pequeño motor está pensado para un uso casi en exclusiva urbano, es enérgico en la arrancada con un tacto fino, suave y progresivo, en cambio en autovía se queda algo escaso de punta. Su tamaño hace que la habitabilidad sea algo justa, pero aceptable, el asiento es bastante largo y acepta sin problemas llevar acompañante. La contención en los costes ha llevado a la marca a utilizar freno de tambor detrás en lugar de disco, a pesar de ello tiene frenada combinada -de accionamiento mecánico- y la verdad es que funciona correctamente.

En contra tiene el minúsculo hueco que hay bajo el asiento y ausencia de guantera, lo que prácticamente obliga a utilizar baúl en el día a día, de ahí que se haya lanzado una versión Urban (3.149 €) con éste y parabrisas.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La promoción es válida para toda la gama de Ducati y Ducati Scrambler 2019 antes del ...

A la hora de escoger vuestro equipamiento off road es importante tener en cuenta las ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...