Triumph Tiger Explorer 1200

Cuando Triumph comenzó el desarrollo de su nueva trail de gran cilindrada ya tenía muy claro cuál era su objetivo, el buque insignia de la escuadra alemana, la BMW R 1200 GS, y contra ella ha lanzado toda su artillería.

Pepe Burgaleta -
Triumph Tiger Explorer 1200
Triumph Tiger Explorer 1200

El mercado es muy voluble, los gustos de los usuarios cambian por temporadas, y quien tiene la suerte de dar con la clave de lo que el público va a demandar, se convierte en la referencia. Está claro que en el último lustro, si ha habido una moto que se ha convertido en la que cualquier marca quería tener en su catálogo, ésta ha sido la gran GS de BMW. Y por eso todos se han revuelto en los últimos años contra ella, intentando que sus nuevas motos desbancasen al éxito bávaro. Unas lo han hecho dando un rodeo, mejorando las aptitudes en aspectos concretos, el uso en campo, el aspecto turístico, o el deportivo, otras atacando directamente al corazón del segmento de las grandes trail, el reino de la alemana. Este es el caso de la nueva Triumph Tiger Explorer 1200, una moto en la que cada apartado se ha diseñado con un fin concreto, mejorar lo que ofrecía su gran rival.

La receta que Triumph ha aplicado en la Tiger 800 no le ha salido mal, y no es otra que buscar similitudes con el modelo más aventajado del segmento, en este caso la BMW F 800 GS, ofrecer un producto más barato, con un buen equipamiento, y con algunas variaciones en su utilización. Está claro que los tricilíndricos en línea británicos tienen otro pulso que los bicilíndricos calados a 360 alemanes, pero el parecido salta a la vista. Para su nueva maxitrail, la receta ha sido parecida, pero con algunas salvedades. Por una parte se trata de un segmento más potente económicamente, de unas motos más equipadas y a las que sus usuarios les gusta complementar con accesorios. Por otra el aporte tecnológico de la GS con su suspensión delantera Telelever y su potente implementación electrónica es una de sus peculiaridades. Y tampoco hay que olvidar que unas motos tan grandes tienen que ser capaces de amoldarse al tamaño de la mayoría de los usuarios, ajustando todo lo posible la posición de conducción.

Una vez que el objetivo está fijado, el paso a seguir es conseguir un torpedo que tenga la suficiente carga para que pueda hacer daño, y en este sentido hay que reconocer que a la nueva Tiger Explorer no le falta nada. Triumph ha seguido su línea habitual al diseñar el nuevo motor de 1.215 cc, pero añadiendo detalles concretos como un alternador enorme de casi un kilowatio de potencia, o un sistema de alimentación accionado electrónicamente. El primer accesorio, que además genera tan sólo la carga que la moto demanda para provocar las pérdidas justas, pero no más, permite bregar con los accesorios habituales y además con piezas y ropa calefactables, que son los elementos que más energía gastan. La entrada de la electrónica permite que además de ajustar la respuesta, se puedan incluir ciertos sistemas de ayuda a la conducción como, el ya habitual control de tracción o un sistema 'control cruise' para que la moto mantenga la velocidad elegida de manera constante. Otra 'pata' imprescindible para sujetar una trail como Dios manda a estas alturas es el cardan, y tampoco falta en este modelo.

Sin embargo, puedes lograr un conjunto que sobre el papel tenga todo lo que tienen las demás motos y aún más, pero en una época como esta, si te pasas con el precio, también estás fuera de mercado. Si comparas el precio de la Explorer con su competencia verás que salvo la KTM 990 Adventure, todas están en valores similares, y aunque el precio de tarifa de la GS es unos 750 euros menor, si sumas toda la electrónica que la Triumph ya trae de serie (ABS, control de tracción, control cruise…), el balance cambia. En este sentido estamos ante una moto con un gran precio si tenemos en cuenta su equipamiento, porque realmente todo los extras que quieras poner ya se tratará de accesorios de 'quita y pon'.

Un aspecto a tener en cuenta es que la Triumph es una moto absolutamente convencional. Al contrario que alguna de sus rivales no ha buscado ninguna peculiaridad técnica, ni tiene suspensiones alternativas como la BMW, ni un cambio de accionamiento automático como la Honda, ni tan siquiera la peculiaridad del engrase por cárter seco de la KTM que permite bajar la altura a la que se sitúa el motor. Es una moto como las de toda la vida, sí, con un motor de tres cilindros en vez de dos o cuatro, pero nada más.

Si el terreno en el que mejor se tienen que defender estas grandes trail son los largos desplazamientos, la Tiger encaja plenamente en el concepto. Lo cierto es que al principio parece muy grande, pero eso le pasa a todas las de su clase. Sin embargo, una vez que te montas todo cambia, y en este caso puedes adaptar la moto a tus preferencias. Aunque seas alto puedes colocar el asiento abajo para tener un mayor control en parado, y además como la moto es muy estrecha en el centro, los pies siempre te llegarán bien al suelo. El tricilíndrico funciona muy bien abajo, es casi un motor de carretera en sus sensaciones iniciales, sin ninguna vibración, con un arranque suave y constante, sin titubeos ni toses. Además los mandos son suaves y todo parece estar en su sitio. Si crees que un motor de más de un 'litro' tiene que ser intimidante, no tendrás más que arrancar este para cambiar de opinión. Quizás la única ocasión en que la moto no es tanto como esperas es al acelerar de golpe a muy bajas vueltas, porque responde con mucha rapidez, quizás simplemente una consecuencia de la programación del acelerador electrónico en esas condiciones.

En general el adjetivo que más se adapta a esta moto es el de suavidad. No es una gran turismo, pero en ciertos aspectos lo parece. No tiene vibraciones apreciables, el motor cuenta con una respuesta constante, pero al mismo tiempo pausada, y los movimientos son siempre lineales, no parece haber espacio para la brusquedad en esta moto. En nuestra báscula la Explorer ha marcado 265 kg con el depósito lleno, y es una cifra alta, lo que no quita para que no la convierta en la moto más pesada de su categoría, las hay con más kilos, pero tienes que tenerlo presente cuando la mueves.

Si haces un balance inicial, sin duda es el motor lo que antes te llena. No tiene diferentes mapas, ni le hace falta, porque realmente tiene un funcionamiento redondo. La curva de par es totalmente plana y conforme abres el acelerador, la moto reacciona. Lo hace de manera lineal, constante, tanto que a veces echas de menos un poco de 'mala leche', porque el motor empuja casi de igual manera arriba que abajo, y llega un momento que el corte se presenta sin que te des cuenta. No es una moto de unas prestaciones máximas fulgurantes, pero seguro que dispone de las suficientes para lo que tienes pensado hacer con ella, y probablemente no encontrarás un motor con esta constancia en el resto de la categoría.

Una gran trail está diseñada para ir bien por cualquier terreno, y esta máxima también lo cumple a la perfección la Explorer. Es una moto confortable en asfalto en buen y en mal estado, y en lo que la hemos usado por tierra también. Cuando el suelo está liso notas las suspensiones un tanto blandas, pero en autopista no se mueve si no vas muy deprisa, ya cerca de sus límites. Probablemente con un reglaje más extremo tendrás una moto que va por raíles, pero supongo que no te vas a hacer con una trail para llevarla con la lengua fuera todo el tiempo. Como tienes bastante recorrido tanto en la horquilla como en el amortiguador, cuando aparecen los baches sigues encontrándote a gusto, no hay grandes cambios en la manejabilidad, sigues pudiendo elegir la relación de cambio entre varias alternativas sin una gran variación en la respuesta, e incluso se podría decir que mantienes un buen grado de comodidad. Ir con ella sin forzarla sigue siendo una placentera experiencia.

Si estas motos han ganado adeptos es principalmente por su absoluta polivalencia, pero también ha influido esa áurea de aventura que las envuelve. No tienes más que leer sus nombres o apellidos: Adventure, Adventurer, CrossTourer, o en este caso Explorer. Las hazañas de mayor o menor envergadura de un montón de aficionados que las han usado desde para hacerse una larga excursión por los países vecinos, a los que se han dedicado a dar vueltas alrededor del mundo, las han convertido en un símbolo de libertad. La Triumph es una moto básicamente para ir por carretera, así ha sido diseñada y para ese fin sus creadores sabían que iba a emplearse mayoritariamente, pero aún así, han pensado que algún día puedes querer salir del asfalto y meterte por un camino. No es el modelo más adecuado, pero lo cierto es que lo vas a poder hacer sin grandes problemas.

Con los neumáticos de serie huye de cualquier cosa que parezca húmeda o allí te emponzoñarás, pero si está seco y duro y no hay grandes desniveles que superar, seguro que llegas a tu meta. El depósito es bastante estrecho en su unión con el asiento, y la posición de los estribos y el manillar te permite ir de pie perfectamente, algo casi imprescindible, porque con el carenado y la pantalla no verás lo que tienes delante si te mantienes sentado. Puedes quitar el ABS para bloquear la rueda trasera y confiar en que las suspensiones hagan su trabajo, que lo harán. Realmente lo único que necesitas para transitar por el campo con ella es sentido común, elegir la ruta, la velocidad y no obligarla a convertirse en una enduro.

En cambio, sí que la puedes acabar convenciendo que es una moto de turismo de altos vuelos. Tienes que poner tú algo de tu parte con las maletas e incluso el baúl, y si vas a ir a lugares gélidos también tienes a tu disposición asientos y puños térmicos, así como toma de corriente o cúpulas más protectoras, pero más allá de los accesorios, la Tiger se desenvuelve como pez en el agua en carretera. Hasta puedes olvidarte del acelerador si vas por autopista porque el control de la velocidad se ajusta en un momento.
Tu pasajero va a viajar también cómodo. Al igual que el tuyo, su asiento se puede ajustar en altura para regular la distancia a los estribos, tiene una buena posición, un asiento suficientemente amplio y sitio para agarrarse si le apetece. Como el sillín doble tiene dos alturas, además cuenta con una buena panorámica de adónde se dirige. Para subir probablemente se tendrá que apoyar primero en sus estribos, pero hay cosas que no se pueden evitar.

Si preguntas a cualquiera que se haya subido a esta Tiger grande, aunque sólo haya sido un recorrido corto, la respuesta siempre será la misma "me ha gustado", y lo es porque esta Explorer no tiene vicios que puedas averiguar en primera instancia, ni tampoco cuando la conviertes en tu compañera. Es cierto que no es una moto que tenga un carácter explosivo, pero eso es en lo que se ha especializado Triumph en los últimos años y le va de maravilla. Quizás peque de ser una moto tranquila, pero ese es el rol de una gran trail, y además, como cualquiera de sus hermanas, es capaz de sacar las garras del felino que lleva dentro si la pones contra la pared.

Con la potencia que tiene en medios se defiende en curvas casi sin que lo notes, pero supongo que si quieres una moto dinámica y ágil para curvas tu elección en la firma británica debería ser su hermana pequeña, más deportiva en todos los sentidos. Aún así, si algo tiene esta moto es su capacidad para sorprender por lo fácil y sencillo que es de manejar. Piensas en una trail de este tamaño y crees que tienes que ser un superhombre para evitar que se te caiga al suelo a las primeras de cambio, que no la vas a dominar y que los kilos y el volumen te van a sobrepasar. Olvídate de ello, ese asiento tan bajo, esa perfecta posición, y sobre todo ese motor y ese chasis que te permite mantenerte en equilibrio casi parado, dar la vuelta en un palmo de terreno sin poner los pies en el suelo, y en general controlar la situación desde un punto de vista diferente de los que te ven desde el exterior, te darán confianza el primer minuto. Si a todos les gusta desde el primer momento, es porque no puede ser más noble.

Acabando por donde empezábamos, el objetivo de la Tiger Explorer estaba al empezar su diseño perfectamente claro, la GS de BMW, pero el resultado no es comparable al 100%, no sé, es posible que no haya forma de lograrlo, como el resto tampoco lo ha podido hacer. Aquí nos encontramos una moto con un motor que supera al bávaro, pero también con un conjunto varias decenas de kilos más pesado. Si nos referimos al turismo por carretera, esta Triumph es difícil de superar, igual que en lo que respecta a su comodidad, pero no es tan divertida ni tan fácil de mover. ¡No todo es posible!

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La promoción es válida para toda la gama de Ducati y Ducati Scrambler 2019 antes del ...

A la hora de escoger vuestro equipamiento off road es importante tener en cuenta las ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...