Triumph Tiger Explorer 2016: la maxitrail inglesa

La Triumph Tiger Explorer se renueva, sus dos versiones producen hasta siete variantes que ofrecen comodidad y seguridad en cualquier tipo de terreno.
Marcos Blanco. Fotos: Triumph -
Triumph Tiger Explorer 2016: la maxitrail inglesa
Triumph Tiger Explorer 2016: la maxitrail inglesa

Tras cuatro años en el mercado, y en uno de los segmentos más exigentes, la maxitrail Triumph Tiger Explorer se actualiza con una importante carga tecnológica, y que contemplan desde diferentes modos de conducción que ajustan motor y bastidor a un ABS optimizado para uso en curva. Con el objetivo de que su uso sea el más placentero y solvente por deteriorado que se encuentre el terreno por donde pase.

La Triumph Tiger Explorer ahora ofrece la posibilidad de escoger hasta cuatro modos de conducción preestablecidos (Road, Sport, Rain y Off Road) que modifican la respuesta del motor, más el ajuste de las suspensiones, así como la función del control de tracción y el ABS. Además de un quinto modo (Rider) totalmente personalizable, aunque en los principales también se pueden ajustar a las preferencias particulares del piloto.

La Triumph Tiger Explorer se sigue diferenciando en dos gamas, ahora denominadas Triumph Tiger Explorer XR y Triumph Tiger Explorer XC –como ya se hace en la Triumph Tiger 800- pero que a su vez originan hasta siete versiones diferentes según el nivel de equipamiento. Cuatro para las Triumph Tiger Explorer XR y tres en el caso de la más campera Triumph Tiger Explorer XC, provista de llantas de radios en lugar de aleación.

La estética de la Triumph Tiger Explorer sigue fiel a las líneas originales pero ahora con cierta inspiración en su hermana menor Triumph Tiger 800, y que le dan una mayor ligereza a  su diseño. La ergonomía ha mejorado al acercar 20 mm el manillar a la posición del piloto y estrenar un asiento más firme, pero que con el paso de las horas me ha parecido muy cómodo. Aunque no plantea el menor problema al llevarla de pie, cuando el terreno así lo aconseja, y con la ayuda de poder apoyar los muslos contra el depósito y así poder descargar los brazos si el este recorrido más delicado se prolonga. Además, como en la Triumph Tiger 800, se contempla una versión Low de asiento hasta 52 mm más bajo, así como recortada su altura general para que sus medidas, que tampoco resultan desmesurada para mis 1,76 metros de altura, no sean impedimento en ningún caso por este motivo.

 

También la protección aerodinámica de la Triumph Tiger Explorer ha sido objeto de mejora y dispone ¡y en exclusiva entre las maxitrail! de pantalla de reglaje eléctrico en altura. Aparte, dos son las posibles pantallas dependiendo de su altura.

La Triumph Tiger Explorer es todo un peso pesado pero eso no le resta facultades para su principal planteamiento, y que es el de viajar con ella al fin del mundo, por largo y complicado que pueda suponer tal destino, como muy bien indica su acertado adjetivo de Explorer. Y que me ha parecido un completo disfrute por la comodidad aportada y la solvencia que ofrecen, tanto el potente tricilíndrico como la parte de ciclo. Renovados ambos aspectos, y donde ahora el motor cumple con la norma Euro IV, mejorando sus prestaciones hasta los 139 CV a 9.300 rpm y 123 Nm a 6.200 rpm. Con una respuesta ligeramente más llena a la versión previa. Además, declara una mayor eficiencia con una emisión de CO2 menor con 122 gr/km; así como un consumo de combustible un 5% menor. Durante la prueba comprobamos un gasto de 7 litros con una conducción totalmente despreocupada, anunciando su renovado cuadro de mandos los 6,9 litros de consumo medio a los 100 km. El tricilíndrico sigue ofreciendo contundencia en la entrega pero sin sobresaltos, y que facilitan su uso. Con un empuje más acusado a partir de 5.500 rpm y con el característico ruido del tricilíndrico que sigue enamorando. Por cierto, su silenciador tiene un tamaño un 28% menor y ahora cubica un volumen de 4,5 litros.

Para la parte ciclo se han reducido las geometrías de dirección, ahora con un lanzamiento de 23,1º y 99,2 mm de avance. Que favorecen su dinamismo a pesar de los hasta 258 kg de peso declarados en vacío para la versión Triumph Tiger Explorer XCa que pudimos probar. Así como reforzado los frenos, ahora con pinzas monobloque Brembo de anclaje radial y el ABS optimizado para uso en curva, desarrollado por Continental y en primicia para Triumph. Que trabaja gracias a la información que le llega a la centralita IMU (Inertial Measurement Unit) de varios parámetros del estado de la moto en marcha. En lugar de sólo contar el giro de las ruedas como se hacía antes. Las suspensiones son semiactivas TSAS (Triumph Semi-Active Suspension) -excepto en la versión de acceso Triumph Tiger Explorer XR- y desarrolladas por WP Suspension, y ofrecen hasta 9 posibilidades de reglaje a partir de los tres niveles principales de Confort, Normal y Sport. Con un comportamiento muy efectivo no sólo en asfalto sino fuera de él, y sin la interferencia de la precarga como se aprecia en otros modelos provistos de esta compleja tecnología.

Esa es la intención de la Triumph Tiger Explorer, fiel al más puro concepto trail, y que es el facilitar y hacer posible su uso tanto por carreteras de todo tipo como en los caminos más deteriorados. Como pudimos comprobar durante su presentación internacional en el Algarve por los antagónicos recorridos previstos por la organización.

Su precio parte de los 15.800 € para la Triumph Tiger Explorer XR, 17.400 € en el caso de las Triumph Tiger Explorer XRx y XRx Low, 18.300 € para las Triumph Tiger Explorer XCx y XCx Low, y hasta los 20.100 € para la versión Triumph Tiger Explorer XCa. Para la opción británica entre las sofisticadas maxitrail.

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...