Un mes con el SYM HD 300

La llegada del SYM HD 300 añade un nuevo atractivo al segmento de los scooters de rueda alta. Su buen comportamiento general y su competitivo precio lo convierten en un modelo muy interesante.

JUAN PEDRO DE LA TORRE. FOTOS: JUAN SANZ. COLABORA MARCOS BLANCO

Un mes con el SYM HD 300
Un mes con el SYM HD 300

El SYM HD 300 es una de las novedades del mercado, que permite a la marca taiwanesa posicionarse en todos los segmentos. Los scooters de rueda alta (16") van ganando terreno poco a poco, y se convierten en una interesante opción para recorridos interurbanos gracias a la mayor estabilidad y seguridad que ofrecen las "ruedas grandes". Pero no basta con tener ruedas de mayor diámetro para resultar suficientemente atractivo. El mercado reclama más, y el HD 300 lo tiene.

Aunque se trata de un modelo nuevo, es fruto de la combinación de algunos elementos ya empleados con éxito en otros modelos SYM. El motor es un viejo conocido, el mismo propulsor monocilíndrico de 278 cc que también equipa el Cruysim 300, y el bastidor, un sólido chasis multitubular de acero dotado de puente que le confiere gran rigidez, ya lo emplea el Joymax 300. Y si por dentro es conocido, por fuera resulta completamente nuevo, porque la carrocería tiene un diseño moderno y elegante, pero también dinámico, que encaja perfectamente en el segmento en el que tiene que competir, frente a los conocidos Honda SH300i y los Piaggio Beverly 300 y 350. Es decir, que la competencia va a ser dura.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

Sin embargo, el SYM HD 300 sale bien librado de la prueba, porque cumple sobradamente con todo lo que se espera de un modelo de este tipo. En la ciudad se maneja con soltura porque su contenido peso y dimensiones, y su potencia más que suficiente le permiten desenvolverse con agilidad, y su notable capacidad de carga es un extra más, porque puedes ir al trabajo, a clase, al gimnasio, de compras... con la seguridad de poder cargar bajo el asiento con todo lo que necesites.

El SYM HD 300 entra con fuerza en su segmento, es una opción equilibrada y sin vacíos que juega la baza del precio y un completo equipamiento

Aunque su equipamiento es espartano, no tiene ni una simple pantalla, no resulta incómodo rodando a ritmo rápido (120-140 km/h de marcador) en tramos interurbanos. El asiento es cómodo, y la posición agradable. El refuerzo del puente del chasis impide que se pueda aprovechar la plataforma, y deja la puntera del calzado algo descubierta tras el escudo, pero la posición no resulta incómoda. Lo único, si llueve y no usas manta, te salpicarás los zapatos. El pasajero cuenta con un asiento amplio y cómodo, aunque dependiendo de la talla del acompañante, puede llegar a resultar algo ancho.

Creo que merece destacar la amplitud y buen diseño de los retrovisores, que ofrecen una excelente visión y permiten hacer las maniobras de cambio de carril con total confianza y seguridad.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

La rueda alta se nota en marcha, porque resulta muy estable en las zonas bacheadas y muy manejable enlazando curvas y tramos revirados. El motor empuja de forma constante, no tiene vacíos, y ofrece potencia de sobra cuando se hace necesario adelantar. Incluso en autovía te ves capaz de ocupar el carril izquierdo con total seguridad y limpieza.

Los costes de mantenimiento son contenidos, y su PVP es realmente competitivo. No llega a ser el más barato del segmento, pero valorando su precio y lo que ofrece, su atractivo resulta irresistible, junto a una creciente calidad de SYM, que ha mejorado sus productos notablemente.

Al detalle

La cerradura tiene cierre blindado para protegerla de los intentos de forzarla. El desbloqueo es sencillo. La apertura de la tapa del depósito de combustible y del asiento se realiza con un sencillo movimiento de llave, con lo que todo resulta fácil y accesible.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

Puede parecer un detalle menor, pero la excelente visión que ofrecen los espejos retrovisores es un importante componente de seguridad, porque permite realizar cambios de carril con total confianza y sin riesgo. Su ajuste es sencillo y una vez fijado no requiere emplear herramientas, sólo un ligero giro del espejo para afinar su posición.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

Bajo la cerradura de la llave, en el lado derecho del escudo, hay una práctica guantera que se abre con un pulsador. Carece de bloqueo. Es un espacio suficientemente amplio como para guardar el móvil (tiene una conexión USB), un mando a distancia, llaves o algo de cambio, si se tiene que pasar un peaje.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

El acceso al depósito de gasolina se encuentra sobre la plataforma. La apertura se hace desde la cerradura de la llave de contacto, y tras levantar la trampilla el tapón carece de cerradura. El aforador tiene una tapa retráctil que resulta un poco incómoda a la hora de llenar el depósito, y no resulta extraño que salpique el combustible cuando está bastante lleno.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

El espacio que hay bajo el asiento es grandísimo. Sin duda, es el más amplio de su categoría, y es de agradecer. Cabe perfectamente un casco integral y queda espacio para algún otro objeto. Y cuando vamos en marcha, hay sitio de sobra para una mochila grande, y todavía puedes guarda más cosas.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

Los reposapiés del pasajero son de un acertado diseño. Se integran perfectamente en la carrocería hasta el punto de dar la sensación de que no tiene, pero están ahí. Tienen el tamaño adecuado y el pasajero puede fijar los pies con comodidad y seguridad.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

La óptica delantera ofrece luz de calidad, con buena visión por la noche, con un doble faro vertical. Destaca la luz diurna, dispuesta sobre los intermitentes, que están integrados en el frontal de la carrocería, con dos hileras de leds de un afinado diseño muy elegante.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

Cuenta con pata de cabra y caballete, una doble opción que siempre resulta interesante. Gracias a su ligereza es muy sencillo colocar el caballete, y sólo basta con cargar el peso sobre la palanca para fijarlo. Para los más perezosos, la pata de cabra se despliega fácilmente y asienta bien la moto.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

Mandos

La instrumentación es analógica, con el velocímetro ocupando el centro del cuadro, mientras que el cuentarrevoluciones y el nivel de combustible aparecen como satélites. Hay una pequeña ventana digital que ofrece el resto de información de interés: temperatura, reloj, odómetro... Las piñas con básicas, y los mandos son fáciles de accionar.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

Opciones

Si quieres aumentar la ya de por sí generosa capacidad de carga del HD 300, SYM dispone de un baúl Shad SH33, equipado con respaldo para el pasajero y parrilla y base para fijarlo en el soporte posterior. Su PVP sin IVA es de 145,57 euros.

La protección aerodinámica del HD 300 es nula, pero también existe la posibilidad de instalar un generoso parabrisas que protege del viento y la lluvia. Va fijado sobre los anclajes del manillar y es transparente, ofreciendo sensación de ligereza al conjunto. Su PVP sin IVA es de 90 euros.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

Para estar completamente conectado y poder emplear el teléfono, existe la opción de instalar un soporte de smartphone. Además, aprovechando la toma USB de la guantera se puede disfrutar del teléfono en perfecto estado de carga para aprovechar toda su funcionalidad. Su PVP sin IVA es de 40,49 euros.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

Para incrementar la protección frente a los amigos de lo ajeno, completando el sistema de blindaje de la cerradura, SYM pone a disposición de los usuarios un antirrobo de manillar, de fácil anclaje. Su PVP sin IVA es de 75 euros.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

Costes

Financiación: SYM financia la compra, con una entrada de 1.675,95 euros, y 48 cuotas de 65 euros (comisión de apertura del 3%: 84,69 euros).

Revisiones: No requiere una atención excesivamente constante. Hay que realizar una primera revisión a los 1.000 km, y revisiones periódicas cada 5.000 km.

Consumos: El consumo puede parecer algo elevado. Nos ha dado una media de 4,4 l/100 km, pero incluye mucho recorrido interurbano a velocidad elevada. Su autonomía llega a los 210 km.

La prueba

Carretera

Su sobrada potencia (27 CV) le permite desenvolverse con soltura por la carretera, donde muestra las virtudes de su parte ciclo. Cumple sobradamente con chasis y suspensión, es firme y estable, y resiste bien los baches. Frenando al extremo es fácil que se active el ABS atrás. Acelera con determinación, y hay que estar atento a ello en zonas húmedas o con suciedad, donde es fácil que patine acelerando desde cero. Los adelantamientos son seguros porque el motor estira y es progresivo, sin baches, y su buena velocidad punta permite que mantenga una aceleración constante. Como es ágil y no pesa excesivamente, en carretera de curvas saca a relucir su carácter deportivo, que es una de sus virtudes.

Está más cerca de un scooter deportivo que de un GT, aunque no es ni una cosa ni otra, pero cumple con todos.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

Autopista

Este es el terreno donde menos a gusto se mueve el SYM HD 300, y no será por falta de rendimiento de su motor, que tiene empuje de sobra para rodar a velocidad suficiente y con un crucero constante, que evita que se quede expuesto al tráfico. Llaneando llega fácilmente a los 140 km/h de velocímetro, aprovechando al máximo su potencia, y sólo en las pendientes fuertes es donde acusa pérdida de empuje, pero aguanta bien entre 110 y 120 km/h de marcador. Adelanta con limpieza y facilidad. Carece de protección aerodinámica, aunque tiene buena capacidad de carga, asientos cómodos y una buena ergonomía que no cansa. Pensando en los desplazamientos interurbanos, es una buena opción, pero si hay que mantener cruceros a velocidad elevada se muestra un poco gastón.

No es un GT, pero el HD 300 tiene potencia y confort de sobra para moverse por autopista y vías rápidas.

Ciudad

El SYM HD 300 puede ser el arma definitiva para la ciudad y sus vías rápidas. Es suficientemente estrecho y ligero para manejarse bien en el tráfico, sorteando atascos y demás inconvenientes de la conducción en la ciudad. Su buena capacidad de carga permite viajar cómodo, dejando nuestra mochila o el bulto con el que carguemos perfectamente guardado bajo el asiento. Los retrovisores, amplios y de fácil ajuste, ofrecen una excelente visión, y el manillar tiene el tamaño y la posición adecuada para no interferir con las protuberancias de otros vehículos. En trayectos urbanos y sin exprimirlo en exceso muestra un consumo más moderado que en los recorridos a cruceros elevados por carretera y autopista.

Dentro de la ciudad el HD 300 muestra todas sus cualidades: potente y ligero, pero sin excesos. Es el equilibrio perfecto.

Veredicto

El SYM HD 300 se presenta como una interesante opción en el segmento de los scooters intermedios. Tiene carácter deportivo, es algo espartano pero resulta muy cómodo y práctico, con un excelente rendimiento en recorridos interurbanos y por carretera, y unas dimensiones ajustadas para moverse por la ciudad con la misma soltura que un 125. En larga distancia el consumo puede resultar algo alto, pero también es verdad que le puedes exigir un ritmo muy elevado, con potencia de sobra para adelantar sin riesgo. Es cómodo, tanto por ergonomía como por ajuste de las suspensiones, y con una excelente capacidad de carga, y no hay que olvidar su precio, muy competitivo. En definitiva, pídele lo que quieras que te dejará completamente satisfecho.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

Retrovisores: La visión que ofrecen los espejos retrovisores es excelente, son amplios y dan gran seguridad en cualquier maniobra.

Estable: El comportamiento general es muy bueno, es suficientemente rígido y muy estable, con una buena parte ciclo.

Asiento: Es amplio y cómodo, permite viajar con elevado nivel de confort, incluso si vas acompañado. Y se llega con seguridad al suelo.

Carga: Bajo el asiento hay un espacio muy amplio. Cabe un casco integral, una mochila y algún objeto más, y también tiene una guantera.

Potente: Sus 27 CV empujan con determinación y permiten que responda en cualquier situación. Sale con fuerza y llanea con facilidad.

Un mes con el SYM HD 300

Un mes con el SYM HD 300

Ficha técnica SYM HD 300

Nuestros destacados