La emotiva carta de Janine Brully, pareja de William Dunlop

Jan ha dedicado unas preciosas palabras a William y toda la familia road racer 2 semanas después del tráfico accidente.
Carlos Domínguez -
La emotiva carta de Janine Brully, pareja de William Dunlop
La emocionante carta de Janine Brully, pareja de William Dunlop

Unos días después de habernos despedido de William Dunlop, fallecido durante los entrenamientos de la Skerries 100, su pareja, Janine Brolly, ha compartido con todos nosotros una emocionante carta de agradecimiento a la comunidad road racer y un precioso recuerdo de la personalidad del mayor de los Dunlop. Bajo estas líneas encontrarás la traducción íntegra de dicha carta:

El viernes en que Ella y yo nos despedimos de William, ya subido a la camioneta para pasar el fin de semana, tenía la mayor de las sonrisas en la cara. Tenía, de verdad, muchísimas ganas de salir un par de días a competir. Sin presión, sin preocupaciones, simplemente ir a pasárselo bien. Ese es el preciado recuerdo que guardo de William saliendo de casa.

Sentimos que habíamos resistido lo peor de la tormenta este año. Nuestra suerte estaba cambiando y estábamos haciendo planes para los próximos y excitantes meses que se avecinan mientras nos preparábamos para la vida como una familia de cuatro. La ansiedad que normalmente hace presencia cuando se va para correr en moto no lo hizo ese fin de semana, de hecho, cuando supe que había pasado algo, la idea de que podía tratarse de William ni si quiera pasó por mi cabeza. No fui consciente de las palabras que siguieron en los siguientes minutos, y para ser sincera, tampoco estoy segura de que lo sea ahora. Éramos tan felices; no era así como se suponía que acabar.

Salir a correr con su vieja furgoneta, que casi por accidente era su orgullo y disfrute, sin importar cuantas veces nos dejara tirados, era su vida, una vida que amaba. Creo que siempre supe que competir sería siempre parte de nuestras vidas, nunca hubiera sido capaz de dejar de lado esa atracción. Era intrínseco a quien era, a quien siempre será. Aunque en los últimos años sí me di cuenta de que algo había cambiado dentro de él. El día que nació Ella, me quedé mirándole mientras la ponían en sus brazos, enamorándose de inmediato. Ese será siempre mi recuerdo más preciado. Creo que ni si quiera él podía creerse ese amor.

La atención en planificar el año con tesón, carrera tras carrera, había pasado ahora a la cuenta atrás que en que se convertía el tiempo desde que salía hasta que volvía a casa. Desde mi punto de vista, los últimos meses había pasado a depender enteramente de él, preocupada de nuestro bebé. William nunca me defraudaría, sacó fuerzas y cuidó fantásticamente de nosotros. Sabía que siempre pondría a su familia primero, y al mismo tiempo, William sabía cuánto le adorábamos. Nuestra familia era nuestro universo al completo, nuestra pequeña burbuja. Todavía me cuesta dejarlo ir. Por eso, desde el momento en que lo supe, me quise esconder. Hablar de ello sólo lo haría realidad, y simplemente no estoy todavía preparada para ello.

Sólo quería haceros saber que he leído todos los mensajes de apoyo y condolencias, estoy tan, tan agradecida. Todas las cartas que habéis mandado, todos los recuerdos y fotos que habéis compartido han sido un tremendo consuelo, sabed cuánto lo valoro. Hablando de los que estabais más cerca de él, su círculo de amigos y patrocinadores que se quedaron a su lado cuando las cosas eran más difíciles, sois pocos pero auténticos y teneros a su lado era muy importante. Hace que me dé cuenta de lo afortunados que somos de teneros en nuestras vidas. No creo que William supiera lo especial y único que era, siendo alguien que prefería no hablar mucho, era capaz de dejar marca. Fue esa indescriptible cualidad la que hizo que me enamorara de él. Se ha mencionado alguna vez lo incómodo que se sentía con cualquier alabanza, pero creo que Will hubiera estado orgulloso de saber cuánto significa y, en alguna parte, está sonriendo.

Agradezco muchísimo el gesto a todos los que pasasteis por casa de Louise y fuisteis al funeral. Ver ese cariño hacia su madre y abuela es increíble. Como pareja, creamos un nuevo círculo familiar y mezclado, han estado cuidando de Ella y de mí, organizando todo y dejando que me centrara en mi principal prioridad - mis bebés. Mi madre, abuela y hermana no se han separado de mi lado y no sé qué hubiera hecho sin ellas. Los Road Racers tienen corazones de león, pero yo estoy rodeada de las mujeres más fuertes que podrías conocer. Espero hacerlas sentir orgullosas de mí.

William corría porque era su pasión, urdido dentro de su ADN, pero podía vivir su vida de forma profesional gracias a quienes le apoyaban. Gracias por ese apoyo inquebrantable. Para acabar, quienes habéis sido tan generosos con Ella y conmigo, bueno, daros las gracias no es en absoluto suficiente, sabed cuánto lo aprecio. Habéis mostrado una compasión increíble. Algún día podré compartir estos magníficos recuerdos con nuestros hijos, además de los recuerdos privados y mundanos que dieron forma a nuestra vida en familia. Siempre sabrán lo importante que fue Papá y cuánto los quería. Era un atleta increíble, pero brilló más en el papel de padre. Os prometo que lo sabrán.

Le echo más de menos de lo que las palabras pueden describir, pero estoy muy agradecida por tener conmigo y para siempre una parte de él.

Daría lo que fuera por un día más.

Gracias de todo corazón, Jan

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...