Secretos para comprar una moto de segunda mano

Consejos para elegir bien una moto usada. Mientras que la venta de motos a estrenar desciende cada vez más, el mercado de las motos de segunda mano se incrementa. ¿Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de comprar una moto usada?
Motociclismo.es -
Secretos para comprar una moto de segunda mano

A la vez que cae el mercado de las dos ruedas, la moto de ocasión no hace más que subir. Cierto es que la crisis aprieta, pero la inmensa oferta de motos de segunda mano hace que no ahogue. Te lo ponemos fácil para comprar una moto usada, ahí van nuestros consejos.

  • Revisa bien el estado del basculante y, si es posible, sube la moto en un caballete y gira la rueda para ver si hay holguras, éstas son habituales en motos de campo, sobre todo en motos de cross por los saltos.
  • Retrovisores, contrapesos y manetas son las partes de la moto más expuestas en las caídas. Aunque han podido ser reemplazadas, no está de más comprobar su estado.
  • Estribos y avisadores son testigos de las inclinadas. El que estén raspados dice que el dueño de la moto ha tumbado bastante (o se ha caído).
  • El estado de los neumáticos nos ofrece una información interesante sobre el uso de la moto. Si los flancos están más gastados que la banda central, es un claro ejemplo de que la moto se ha usado en circuito.
  • Fíjate bien en que plásticos y tapas encajen bien entre sí, un punto especialmente crítico en los scooter. Si ha habido caída, normalmente se descuadran.
  • Coomprobar los kilómetros del odómetro (total), aunque este dato puede estar manipulado, tanto en marcadores digitales como en analógicos.
  • Los «bajos» son un buen indicativo del cuidado que ha tenido el dueño a la hora de bajar bordillos. Agáchate y revisa escapes -si pasan por ahí- y el estado de la quilla, si tiene.
  • Pasa el dedo por los discos de freno para comprobar que la superficie esté plana y sin surcos. Verificar el estado de las llantas y ver si tienen algún golpe o «llantazo». También que la horquilla no tire aceite por los retenes.

Además hay que tramitar el cambio de nombre de la moto. A la hora de hacerlo hay dos opciones: una -la cara- es ponerte en contacto con una gestoría para que se encarguen de todo el papeleo; la otra -la barata-, es hacerlo por tu cuenta. Es un trámite fácil que te llevará una mañana. Esto es paso a paso lo que tienes que hacer:

  • Lo primero es firmar un contrato de compra-venta donde se reflejen los datos del vehículo (marca, modelo, matrícula, nº de bastidor y precio) y también los del comprador y el vendedor con la firma de ambos. En los estancos venden contratos de compra-venta «tipo», aunque al no ser un documento ofi cial basta con una hoja en la que aparezcan los datos antes mencionados, también se pueden añadir cláusulas siempre con el consentimiento de ambas partes.
  • Con el contrato ya firmado hay que ir a una oficina de Hacienda a pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que es un 4% del valor de tasación del vehículo, que se obtiene en función de varios parámetros.
  • Lo siguiente es ir a la Jefatura Provincial de Tráfico que te corresponda. Allí hay que hacer la Solicitud de Transferencia (impreso oficial) y pagar la tasa, que está en torno a los 50 euros. Esta Solicitud debe estar firmada por ambas partes, en caso de que el vendedor no pueda acudir en persona se necesita una fotocopia compulsada de su DNI y un permiso para que se haga el trámite en su nombre.
  • Además, se requiere la siguiente documentación: DNI original del comprador, Permiso de circulación original del vehículo, último recibo del Impuesto de Circulación (el denominado «numerito») original y fotocopia y Tarjeta de Inspección Técnica en vigor.
  • La legislación actual obliga a las dos partes: el vendedor debe notificar a Tráfico, antes de 10 días, la venta entregandotodos los papeles. El comprador deberá pedira Tráfico, antes de 30 días que la pongan a su nombre con su correspondiente montón de papeles.

Otras recomendaciones que te hacemos son:

  • Si a la moto a comprar le queda poco para pasar la ITV, revisa que todo funcione bien, o descuenta del precio la posible reparación.
  • La entrega del dinero y de la moto debe ser simultánea. El pago anterior puede suponer que nunca veas la moto; el posterior, que nunca vuelvas a ver la moto.
  • Verifica antes en Tráfico que la moto está libre de multas y embargos.
  • Aunque el vendedor sea un particular, éste debe responder de los vicios ocultos, es decir, de las averías que no fuesen visibles al adquirir la moto.

Te recomendamos también algunas de las mejores motos para comprar de segunda mano en nuestro blog de segunda mano.

Te recomendamos

La actual oferta de modelos polivalentes en el mercado hace que puedas encontrar una ...

SPIDI amplía su gama de chaquetas de cuero con esta Super-R. Combina características ...

Si tienes una moto con algunos años, es bien fácil que a la hora que quitar una tuerc...

Probar con criterio una de las actuales superbike necesita de un circuito, un piloto ...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.