Trucos y productos para limpiar la moto

¿A alguien le gusta ir en una moto sucia? Está claro que no, pero además de estética la limpieza ayuda a que nuestra moto viva más y mejor.
Josep Armengol. Fotos: Juan Sanz | Marcas -
Trucos y productos para limpiar la moto
Trucos y productos para limpiar la moto

A nadie le gusta ir en una moto sucia, como a nadie le gusta llevar la ropa sucia. Bueno, algún caso sé de quien limpia más la moto que su ropa o a sí mismo, pero ése es otro tema… Hace unas semanas coincidió que durante varios días pasé por carreteras secundarias en las horas de más «insecticidio», y para colmo la cosa se combinó con alguna tormenta de verano. De repente, mi flamante (vale, ya no está nuevo pero ¡sí flamante!) T-Max ofrecía un aspecto lamentable, y como teníamos pendiente este año hacer algún artículo sobre limpieza, enredé a nuestro fotógrafo Juan para dar testimonio de la metamorfosis, como puedes ver en la serie de fotos que acompañan este artículo.

Además daremos un repaso a los principales trucos que pueden ayudarte cuando te toque limpiar tu moto, y cómo no a aquello que debes recordar hacer, y por supuesto también no hacer, a la hora de «arremangarte». Limpiar la moto a menudo ayuda además a recordar otros aspectos del mantenimiento: mucha gente es incapaz de recordar cuándo fue la última vez que miraron las presiones de las ruedas, o el nivel de aceite… Basta que aprovechen el ritual de lavar la moto, cada dos o tres semanas, para realizar esas otras operaciones, y así su moto estará mejor mantenida y andarán más seguros, además de más «guapos».

Publicidad

Productos para limpiar la moto

  • Producto de limpieza para motos: existen específicos para motos, que combinan la agresividad de un buen desengrasante con el cuidado necesario con los plásticos brillantes. Es la mejor opción sin duda. Una alternativa, si no lo encuentras, pueden ser productos para coche, de los específicos para llantas, pues suelen ser buenos limpiadores pero no demasiado agresivos para evitar perjudicar el acabado de las ruedas, muy parecidos a los de las partes mecánicas de las motos.
  • Para las zonas más sucias (la llanta trasera en moto con cadena por ejemplo) un desengrasante doméstico como el popular WD-40 es muy útil. De hecho este último puede usarse en toda la moto con relativa tranquilidad: en nuestra experiencia no ha resultado agresivo con ningún plástico (dejando matizado un carenado brillante por ejemplo) ni ha provocado perjuicio a largo plazo (plásticos inusualmente quebradizos). Cuidado porque podría no ser el caso con cualquier desengrasante concentrado del mismo estilo…
Publicidad
  • Será bueno, una vez acabado el lavado con agua para eliminar el producto que hayamos usado previamente, tener un bote de limpia metales sin residuo (el llamado «contact cleaner»). Es lo ideal para usar en los discos de freno, pues elimina suciedad y cualquier traza de grasa. El disolvente puede atacar partes plásticas así que no conviene usarlo en piezas de carenado, sobre todo si son lacadas (brillantes).
  • Protección final: para la mayoría de partes mecánicas y aquellas de plásticos mates o neutros, pulverizar una (fina) capa de lubricante de silicona (en spray) suele dar excelentes resultados. Las gomas de rejuvenecen, el metal queda protegido, las articulaciones y partes en contacto se lubrican… Ten cuidado sólo en no aplicarlo a discos de freno (la pinza sí, pero ojo con las pastillas) y ten presente que «resbalará» (cuidado si lo echas en puños, estriberas o asiento… ¡no se te ocurra en neumáticos!).
  • Cera protectora: para el carenado (plásticos brillantes) lo ideal es aplicar después del lavado algún tipo de cera para mejorar el brillo y mantener las superficies libres de polvo más tiempo. Lo mismo, pero con productos específicos para metal, se aplica a los acabados metálicos brillantes (cromados en motos custom por ejemplo).
Publicidad

Trucos para limpiar la moto

  1. No uses agua caliente (en lavaderos a presión a veces hay esa opción). Sobre todo en invierno, cuando interesa limpiar los restos de sal, al agua caliente aceleraría la corrosión de partes de hierro o aluminio. Evita también aplicar productos de limpieza sobre un carenado caliente (al sol en verano). La química desengrasante puede hacerse corrosiva en esas condiciones, si no queda más remedio «refresca» previamente la moto con un primer chorro de agua.
  2. Evita aplicar productos de limpieza sobre un carenado caliente (al sol en verano). La química desengrasante puede hacerse corrosiva en esas condiciones, si no queda más remedio «refresca» previamente la moto con un primer chorro de agua.
  3. Cadena: la cadena se puede limpiar, de hecho se DEBE limpiar. Pero jamás con agua a presión directa (se colaría agua difícil de expulsar después y puedes dañar las tóricas que actúan de retenes interiores). Se puede usar jabón desengrasante y un cepillo, o incluso gasoil. En cualquier caso, inmediatamente después deberemos aplicar grasa de cadena. Una cadena limpia durará varias veces más que la misma (con el mismo trato) si no se limpia casi nunca.
  4. Llantas y basculante trasero: la peor parte muchas veces… Lo mejor es darles primero con agua a presión, y luego aplicar un producto limpiador específico (que no atacará el aluminio). Tras unos minutos para que actúe sobre la suciedad o grasa, si queremos un buen resultado tocará cepillarlas antes del lavado final, también a presión. Una capa de silicona pulverizada impedirá que la suciedad vuelva a pegarse.
  5. Pantalla: no uses nunca un trapo sucio o usado porque aquí cualquier arañazo o resto será demasiado visible. El trapo de microfibra es ideal: ten uno limpio, guardado aparte sólo para este uso (o/y la pantalla del casco también).
  6. Cuidado con el carenado. No abuses con el agua a presión sobre adhesivos, y no dejes los plásticos sucios mucho tiempo, sobre todo con sal o insectos, pues puede haber daños irreversibles. Usa algún producto de acabado después del lavado (cera o silicona), protegerá y la moto durará más tiempo limpia.
  7. Los manguitos y otros componentes de goma envejecen mucho peor si no se limpian o tratan de vez en cuando. La suciedad cierra el poro exterior y favorece que se resequen y agrieten. Un spray de silicona o específico para gomas es perfecto.
  8. Metales preciosos: ¡todos lo son en una moto! y todos son propensos a la corrosión, aunque sea superficial (afea aunque no presenta más problemas). Dejar las partes metálicas sucias favorece su corrosión, limpiarlas y protegerlas las hará eternas.
  9. Cuidado con los detergentes: cuanto más potentes son limpiando y desengrasando, más agresivos son con las piezas. Algunos desengrasantes concentrados pueden dejar dañadas piezas de carenado, no sólo estéticamente sino estructuralmente (quebradizas). Evita usarlos, pero con cualquiera aclara siempre con agua de sobras para que no queden restos.
  10. No guardes la moto húmeda. Si llegas de viaje y te ha llovido, lo peor que puedes  hacer es guardarla sin dejarla secar: el agua que queda, con el motor caliente, creará humedad que irá a parar a recovecos en los que generará corrosión. Típicamente, en conectores interiores a los que cuesta mucho luego llegar y que acaban provocando fallos eléctricos. Deja que se seque al aire libre, o sécala, y lubrícala antes de guardarla.
Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Deja volar tu imaginación y diseña la moto de tus sueños en una nueva edición del con...

El Salon Comercial de la Motocicleta se celebra del 6 al 8 de marzo en el pabellón de...

La marca renueva su gama con un casco urbano ideal para motos naked y vintage, muy mo...

Sin asistencia técnica ni ayuda externa, pero con el apoyo de Motul que ha proporcion...