Mi moto no arranca, ¿a qué se debe?

Las causas de que no arranque pueden ser de muy diversa índole: desde un despiste a una avería complicada

¡Mi moto no arranca! Fuente: iStock/aspenrock
¡Mi moto no arranca! Fuente: iStock/aspenrock

Mi moto no arranca… esas palabras probablemente han sido pronunciadas por la mayor parte de los moteros del mundo, ya que, en algún momento de su vida habrán experimentado la frustrante sensación de que la máquina no funciona y, lo peor de todo, no saben a qué se debe.

Y es que cuando la moto no consigue ponerse en marcha, es el momento de buscar la razón de que eso ocurra, ya que se puede deber a un asunto nimio o a un problema realmente gordo. Las primeras pistas se encuentran en el modo que la moto tiene de “no arrancar”, es decir, en si al pulsar el botón de arranque al menos intenta ponerse en marcha o si, por el contrario, sigue en el estado inerte inicial. Sin duda, eso será lo primero que pregunte el mecánico en el momento de llamarle para solicitar su ayuda.

Cuidado con ahogarla

En caso de que al menos haga el intento, hay que tener mucho cuidado con no dar gas una y otra vez sin obtener resultado, ya que eso podría llevar a que se ahogara, lo que desembocaría en un problema mayor, puesto que se tardaría más tiempo en recuperar.

Hay que tener en cuenta que si se da gas, se acumulará gasolina en el motor, aumentando la compresión y dificultando la tarea. Por lo tanto, cuando pueda ocurrir eso, lo mejor será esperar y probar pasados unos minutos. Si el problema persiste, la razón será otra.

Aunque esto en realidad solo ocurre con motos de carburación, de las que queda muy pocas en la actualidad, pues la mayoría son de inyección, cuyo principio técnico impide la posibilidad de ahora el motor y además suele incluir un testigo de avería para señalar un problema en el sistema.

Problemas menores

Entre las causas menos graves que puede provocar que la moto no arranque, se hallan las siguientes:

  • Que no haya apenas gasolina. Puede sonar obvio, pero no siempre nos damos cuenta de que apenas nos queda combustible en el depósito.
  • Que el botón destinado a cortar la corriente que hay en algunos modelos se encuentre pulsado y el conductor no se haya percatado de ello.
  • Que los bornes de la batería no estén bien conectados porque se hayan retirado con anterioridad.
Conductor a punto de arrancar la moto / Fuente: iStock.com/bedya
Conductor a punto de arrancar la moto / Fuente: iStock.com/bedya

Problemas mayores

Las siguientes causas son las que deben preocupar al dueño de la moto, ya que en la mayoría de ellas se requerirá la intervención de un mecánico.

  • La batería se ha descargado. En este caso o se tiene un cargador portátil o se utilizan las pinzas con otra moto (no con un coche) o se trata de arrancar la máquina empujando y metiendo la marcha cuesta abajo.
  • El motor de arranque está estropeado o alguna de sus piezas en mal estado. En este caso habrá que limpiarlo y, si no se tienen conocimientos, lo mejor es que lo haga un especialista.
  • Fallos en las piezas relacionadas con la gasolina. Puede existir una avería desde la bomba de gasolina, que impedirá que el carburante llegue a la inyección, hasta en esta, pasando por algún manguito que esté roto o atascado.
  • Alguna de las bujías está fallando y por eso el motor no consigue arrancar.
  • Si el filtro del aire está demasiado sucio o directamente atascado, el aire no llega al motor y no se produce la combustión que hace posible el arranque.

Si al pulsar el botón de arranque el motor ni siquiera gira o hace el amago de arrancar, significa que el problema está en el propio sistema de arranque. Puede ser la batería, algo fácil de comprobar con un polímetro o un cargador de baterías con función de diagnosis, aunque un truco casero es fijarse en la intensidad de la luz del faro o el sonido de la bocina, cuando ésta suena poco fuerte.

En caso de que la batería esté bien, el problema puede ser otro, empezando por despistes habituales como dejarse la pata lateral desplegada, el cortacorrientes puesto o el interruptor de la maneta de embrague. También puede ser el relé de arranque, el motor de arranque, algún fusible, el sistema de codificación de la llave y un sinfín de problemas más. Si no os suena ninguno de estos elementos, es mejor que no perdáis el tiempo y os arriesguéis a estropear más el vehículo, así que preocuparos mejor en llevar la moto a un taller.

Archivado en:

Conductor a punto de arrancar la moto / Fuente: iStock.com/bedya

Relacionado

Cómo arrancar la moto sin batería

Cómo limpiar el carburador de tu moto

Relacionado

Cómo limpiar el carburador de tu moto

El consultorio técnico de Manolo López en la revista MOTOCICLISMO número 2.605.

Relacionado

“Qué es y cómo funciona la inyección electrónica”, consejos de mecánica de Manolo López