¿Qué tener en cuenta al comprar un remolque para llevar motos?

Recomendaciones sobre qué tipo de remolques adquirir, cómo colocar la moto y cómo conducir el vehículo que tira del remolque.

¿Qué tener en cuenta al comprar un remolque para llevar motos?
¿Qué tener en cuenta al comprar un remolque para llevar motos?

Cuando es necesario desplazarse a otro lugar y no es posible hacerlo con la moto, pero aún así se desea llevar para disfrutar de ella por la zona que se visita, lo más habitual es llevarla (o llevarlas) en un remolque. En el momento de utilizarlo, no es de extrañar que surjan algunas dudas, las cuales trataremos de responder y solucionar a continuación.

¿Qué tener en cuenta al comprar un remolque para llevar motos?
 

¿Cómo debe ser el remolque para transportar la moto?

En el momento de elegir un remolque para transportar la moto hay algunos aspectos que deben sopesarse para adquirir el que mejor se adapte a los intereses de cada uno.

  • Obviamente un punto esencial es saber cuántas motos se van a llevar, ya que eso delimitará unos modelos u otros. En caso de que se lleve más de una, habrá que tener presentes las normativas existentes y cómo influyen en el modo de conducir.
  • El peso de la motocicleta es otro elemento que no se debe pasar por alto, pues no todos los remolques están preparados.
  • Modo de utilización. Dependerá de si se va a utilizar asiduamente o si va a tener un uso anecdótico, así como los terrenos por los que va a transitar.
  • La facilidad para cargar la o las motos es otro aspecto a tener en cuenta.
  • ¿Solo para motos? Finalmente, hay remolques que están diseñados únicamente para el transporte de motocicletas, pero los hay que permiten otro tipo de cargas. Esto también lo ha de decidir el comprador.
  • (NdR). También se pueden tener en cuenta otros aspectos del diseño del propio remolque, como si es abierto o cerrado. Los abiertos son más ligeros y prácticos pero dejan a la vista (para los amigos de lo ajeno...) la carga que llevamos y también expuesta a la intemperie. Uno cerrado es más pesado pero resguarda la moto de los curiosos, además de protegerla de las inclemencias del tiempo y permitir levar otros objetos como el equipamiento de la moto o herramientas. Los cerrados pueden parecer apartosos, pero su volúmen a la hora de maniobrar es una ayuda ya que permite visualizarlo mejor por los espejos retrovisores del coche.
  • (NdR) También debemos valorar si nos interesa un remolque de un eje o de dos. Los primeros son más ligeros y sencillos de manejar, pero también más inestables a alta velocidad. Los de dos ejes son más pesados y caros, además de exigir más pericia por parte del conductor en ciertas maniobras, sobre todo al dar marcha atrás, aunque por el contrario también son más estables a alta velocidad y permiten una carga más pesada.

¿Cómo se sujeta la moto al remolque?

Una vez que se tiene el remolque, llega el momento de sujetar la moto para que no se caiga durante el viaje. Como regla general se pueden dar los siguientes consejos.

  • Como se puede imaginar, la moto debe estar apagada y las llaves quitadas. Además, es aconsejable bloquear la maneta de freno. (NdR: existen accesorios específicos para tal función, aunque también se puede usar una cincha o una goma elástica).
  • Si solo se lleva una, se tiene que colocar en el centro del remolque para que no se descompense el peso (NdR: y en caso de llevar dos hay que tratar de repartir el peso equitativamente, de forma que no haya más carga en un lado que en otro, lo cual podría generar inestabilidad y un posible accidente).
  • La moto debe quedar perfectamente colocada donde marque el fabricante del remolque. Y ha de estar en posición vertical.
  • Hay que sujetar la máquina con cinchas y apretarlas con carracas hasta que se encuentre totalmente inmovilizada. (NdR: las cinchas no tienen que ser obligatoriamente de carraca pero sí son las más recomendbales por su mayor seguridad. En caso de ser cinchas sin carraca, una vez tensionadas, es aconsejable hacer uno o varios nudos para asegurar su función. Existen útiles que ejercen como bloqueo de la suspensión para evitar el posible vaivén de las mismas).
  • NdR: en remolques con suelo plano, sin raíles específicos para la moto, es importante asegurar bien la rueda trasera para que ésta no deslice en plena marcha y pueda destabilizar la moto. Recomendación válida también para remolques con raíles, pues no sería la primera vez que al afrontar un bache abrupto en la carrertera la moto rebota y se sale del raíl.

¿Cómo se conduce un remolque para la moto?

Llegados a este punto, con la moto colocada sobre el remolque y totalmente asegurada, es el momento de coger el volante del coche o de la furgoneta y ponerse a conducir. En este momento del viaje también se pueden dar instrucciones o recomendaciones para no sufrir ningún tipo de percance.

  • Si el conductor nunca ha llevado un remolque, lo mejor será que se acerque a una zona poco transitada para “entrenar” antes de meterse en la circulación junto a otros vehículos.
  • Habrá que anticipar el momento de la frenada y hacerlo de forma progresiva y suave, sin frenazos. La explicación no es otra que se lleva un mayor peso y, por lo tanto, se necesita más espacio para detenerlo. (NdR: los frenazos bruscos pueden hacer que el remolque "empuje" al coche y destabilizarlo al tomar una curva).
  • Si el clima no ayuda o hay mucho viento, la dificultad será mayor, con lo que la conducción tendrá que ser más “cautelosa”.
  • Cuando se conduce un vehículo con remolque, llevar a cabo adelantamientos no es lo más recomendable. Y si se hace, hay que recordar que la longitud es mucho mayor.
  • NdR: la mayor longitud también hay que tenerla en cuanta a la hora de abordar curvas y giros, debiendo abrirnos más y siguiendo una trazada más amplia y redonda, para evitar que el remolque se salga por el interior de la vía o golpee con algún objeto.
  • NdR: las maniobras hacia atrás son las más complicadas a la hora de llevar un remolque y las que se deben practicar más en una zona adecuada (o tomar clases en una autoescuela). El concepto básico es que, para iniciar el giro, hay que girar el volante del coche en el sentido contrario al que queremos dirigir el remolque. Esto es: si damos marcha atrás y queremos que el remolque empiece a girar hacia la derecha, giraremos el volante hacia la izquierda en un primer instante, para luego mantenerlo hacia la izquierda o colocarlo recto en función de si queremos girar más o menos; y finalmente girarlo a la derecha para enderezar el conjunto coche/remolque.

Archivado en:

Viaje en moto al norte de la India: el territorio de Ladakh.

Relacionado

Viaje en moto al norte de la India: el territorio de Ladakh

Viaje en moto al norte de la India: cerca de la frontera.

Relacionado

Viaje en moto al norte de la India: cerca de la frontera

Ruta Borgoña Le Doubs (14)

Relacionado

Viaje en moto por Le Doubs, donde el motero es bienvenido

Los mejores vídeos