¿Qué es el ápice de la curva?

En esta zona es donde la moto suele tener un mayor ángulo de inclinación al pasar por la curva

Moto circulando por ápice de la curva. Foto: iStock/sano
Moto circulando por ápice de la curva. Foto: iStock/sano

Trazar bien una curva quizás sea la maniobra más complicada cuando se conduce una moto, especialmente si se hace en un circuito, ya que hay que estar muy atentos tanto a la frenada, como al momento de dar gas después de haber realizado un correcto paso por curva.

Para eso es importante controlar cada uno de esos pasos poniendo especial atención al momento en que la moto está inclinada y se acerca al ápice de la curva.

Pero ¿qué es el ápice de la curva?

Lo más sencillo para definir el ápice o apex de la curva sería decir que se trata del punto central de esta, es decir, el momento en que la moto deberá estar más inclinada y a partir del cual habrá que retomar la verticalidad.

Sin embargo, no se trata de dibujar la curva en la cabeza antes de “negociarla” y calcular cual es el punto exacto, pues aunque se aproxime, cada piloto y cada máquina puede variarlo. Con esto queremos decir que no es una ciencia exacta, aunque sí se puede afirmar que suele coincidir con el punto más cercano al interior.

¿Para qué sirve saber cuál es el ápice?

Responder a esta cuestión es mucho más sencillo, ya que en el ápice es donde más inclinada ha de estar la moto, de manera que se consiga una trazada limpia y veloz. A partir de él, la moto perderá esa inclinación y será el momento de volver a dar gas.

Eso sí, no hay que olvidar que durante todo ese proceso la mirada del piloto debe dirigirse hacia el frente, es decir, hacia el lugar por el que se va a salir. Cuando la moto esté en el ápice, el conductor nunca debe observar el interior de la curva, ya que ha de estar preparado para lo que viene a continuación. El cálculo de cómo pasar por el apex ya se ha realizado antes, durante la frenada, con lo que no tendrá ningún sentido seguir fijando la mirada en la curva.

La mirada siempre debe estar fija en el frente, no en el interior de la curva. Fuente: iStock/Kesu01
La mirada siempre debe estar fija en el frente, no en el interior de la curva. Fuente: iStock/Kesu01

La importancia de la trazada

No obstante, cuando se habla de ápice, es irremediable no referirse a cómo realizar la trazada en la curva. En este caso hay que apuntar antes de nada que dicha trazada será diferente en un circuito que en una carretera convencional, como se puede suponer. Y es que en esta última nunca (bajo ningún concepto) se puede invadir el carril contrario, ya que supondría tomar riesgos sin justificación alguna. Así pues, cuando se vaya a calcular la trazada habrá que tomar como referencia la línea divisoria de la calzada, aunque esta sea discontinua.

Partes de la trazada

En breves palabras, se podría dividir la trazada en tres partes: Frenada. Cuando la moto se aproxima a la curva, hay que observar el radio de esta y situarla en el lugar más lógico para que la inclinación no resulte complicada. Para ello habrá que frenar en el momento exacto, ni antes, ni después. Si no se consigue, no quiere decir que la moto se vaya a caer, sino que se perderá ritmo y costará más salir de la curva. Paso por curva. Una vez que se ha frenado en el punto más externo de la calzada o del carril, se inclina la moto hacia el interior y se realiza el paso por curva, bajando lo máximo en el ápice. A partir de ahí, sin dejar de mirar al frente, hay que enderezar y acelerar poco a poco, justo cuando se sienta que el neumático tiene un mayor agarre.

Archivado en:

Conducción Segura: Curvas enlazadas

Relacionado

Conducción Segura: Curvas enlazadas

Conducción Segura: Curvas cerradas y "horquillas"

Relacionado

Conducción Segura: Curvas cerradas y "horquillas"

¿Vamos de curvas?

Relacionado

¿Vamos de curvas?

Los mejores vídeos