¿Cómo tomar curvas en moto cuando se es principiante?

La postura del cuerpo es primordial para hacerlo con total seguridad

Motoristas se disponen a tomar unas curvas. Fuente: iStock / Miguel Perfectti
Motoristas se disponen a tomar unas curvas. Fuente: iStock / Miguel Perfectti

Ya se sabe que no es lo mismo conducir una moto que pilotarla a la perfección para ir lo más cómodo y seguro en la carretera. Una confianza que, sobre todo, resulta clave cuando se trate de un principiante que acabe de sacarse el carnet de moto y estrene vehículo de dos ruedas; ya que es esencial para hacer ciertos movimientos o maniobras. Es el caso de tomar una curva sin peligro alguno.

Por ello, nada como seguir estos consejos que valen tanto para los que tengan menos experiencia como para los que ya lleven años a lomos de una motocicleta. 

Una imagen de unas curvas. Fuente: iStock/ Anton Litvintsev
Una imagen de unas curvas. Fuente: iStock/ Anton Litvintsev
 

Velocidad adecuada

Primer punto importante, y más si hace nada que uno conduce una moto, nada de tomar una curva a una velocidad que sea excesiva. No hace falta ni explicar qué puede pasar si se gira mucho el acelerador unido a la poca experiencia del conductor. Lo más prudente y aconsejable es ser responsable y tomar esa curva a una velocidad adecuada y que no exceda de los límites máximos permitidos en esa carretera. Ya habrá tiempo de acelerar un poco (no demasiado tampoco), cuando se esté solo en una recta larga. 

Postura correcta del cuerpo

Tan importante es coger una curva a la velocidad precisa como saber cómo se debe colocar el cuerpo en esa inclinación lateral. Una maniobra que no solo evitará lesiones involuntarias, también una conducción peligrosa que acabe con el piloto en el suelo. La clave está, en ese momento de la curva, en pegar el cuerpo (rodillas, punteras y codos) lo máximo posible a la moto para controlar mejor las reacciones de la moto. Una postura que debe ser natural y nada forzada.

En este punto conviene también tener la precaución de no inclinarse demasiado hacia los lados; esto no es una competición de pilotos profesionales en un circuito de carreras. En cuanto a la ubicación de la moto, lo mejor, en la entrada, es dirigirla hacia la parte externa del carril y así tener más ángulo para hacer el giro de forma más cómoda. Ya dentro de la misma se puede abrir gas con suavidad para dosificar la aceleración y mantener la velocidad constante en todo momento.

No perder la atención

Al principio es posible que cueste concentrarse en tantos puntos (velocidad, espacio, postura del cuerpo...) y no despistarse una milésima de segundo. Con el tiempo se cogerá práctica para cumplir con estas recomendaciones sin dejar de mirar de frente a la carretera. Y es que la mirada es esencial cuando se trata de tomar una curva con una motocicleta. Por eso, nada de fijarse en el suelo o en la rueda delantera; la cabeza siempre recta y con los ojos puestos en el punto más lejano de ese tramo. 

Además, de esta forma se evitará que ese despiste haga que la moto invada el carril contrario si la curva no se ha cogido del todo bien. 

Archivado en:

La adherencia de los neumáticos en las curvas es clave. Fuente: Gold & Goose

Relacionado

¿Por qué no se caen las motos en las curvas?

Cómo enlazar curvas

Relacionado

Cómo enlazar curvas

Fallos habituales en curvas

Relacionado

Fallos habituales en curvas

Los mejores vídeos