Escuela Monlau Repsol, creadores de sueños

Monlau y Repsol, dos nombres sinónimos de competición, han unido sus fuerzas para seguir cumpliendo los sueños de ingenieros, mecánicos y pilotos.

Texto: José Maroto. Fotos: Joan Carles Orengo/Monlau -
Escuela Monlau Repsol, creadores de sueños
Escuela Monlau Repsol, creadores de sueños

Basta dar una vuelta por los boxes del Mundial de MotoGP para comprobar que no solo nuestros pilotos son mayoría en el paddock, también trabajando en los equipos hay muchos técnicos y mecánicos que en su día pasaron por las aulas de Monlau Competición. Todo comenzó cuando en 1982 Pío Ventura y Carlos Camí abrieron su primer centro de formación en la calle Monlau del barcelonés barrio de la Sagrera. A finales de los años 80 comenzaron a destacar en el sector de la automoción creando vínculos con varias fábricas de coches. Pero fue en 1997 cuando Monlau entró de lleno en las dos ruedas creando un equipo en el Mundial con Dani Amatriaín como director y Emilio Alzamora como piloto. Un año después, al ver la demanda de técnicos que existía en el Mundial, Ventura y Amatriaín decidieron comenzar con sus cursos para mecánicos de motocicletas de competición. Con el tiempo se han convertido en la referencia a nivel de formación especializada en España y también fuera de nuestras fronteras, y para el curso 2012-2013 un total de 1.800 alumnos han confiado en Monlau para su formación. «Yo viví el inicio de Monlau siendo piloto. Di el salto a 250 con una moto oficial y entonces conocí a Pio Ventura y mi mánager Dani Amatriaín era quien estaba al frente durante los inicios del proyecto», recuerda Alzamora. «Yo me hice cargo de la escuela cuando me retiré como piloto profesional a finales de 2003. Además de mecánica de motos también hay una parte dedicada a los coches que comenzó entonces, y en 2010 arrancamos el Máster de Ingeniería». Un paso más con el que Monlau llegó a cubrir todos los niveles de formación en el campo de la competición. Aunque no fue algo sencillo. «Cuando se empezó esta historia había una laguna importante en este área de formación. En el paddock había muchos italianos, japoneses e ingleses, pero españoles… Sí que había técnicos de gran reputación, pero a los que no les gustaba enseñar sus secretos a los chavales», continúa Emilio. «Nosotros cambiamos la película y conseguimos que algunos de estos reputados técnicos dieran clases en Monlau y transmitieran sus conocimientos a nuestros alumnos».

Sin duda que esta es una de las señas de identidad de Monlau Competición. Como muestra valga nombrar a Xavi Soldevila (creador de las FTR de Moto3) o Xavi Palacín (jefe de mecánicos de Álex Rins en el Mundial), quienes dan clases en el Máster de Ingeniería. «Lo que diferencia a Monlau es que la escuela empezó como un equipo de competición. Este es un mundo que evoluciona constantemente y nosotros tenemos nuestros equipos en la Pre GP y el CEV donde los alumnos pueden hacer sus prácticas cuando están en el segundo curso. Es más, el número de alumnos es bastante grande y para que todos puedan hacer sus prácticas tenemos convenio con muchas estructuras a nivel nacional. En el paddock del Mundial de MotoGP, en el de Superbikes, el Mundial de Motocross o también en la industria auxiliar, hay muchos ex alumnos de Monlau», continúa el campeón del mundo de 125 de 1999. «En su momento Dani, y yo desde que asumí la dirección, siempre hemos aportado nuestra experiencia en el mundo de la competición. Haber vivido todo como piloto y después dirigiendo equipos hace que todo el “know how” se pueda trasladar a los temarios de los cursos que se van renovando cada año. Antes las motos eran de “dos tiempos” y ahora la tendencia es “cuatro tiempos”. Estar metidos en el Mundial y en primera línea del CEV, es lo que nos hace diferentes». En los temarios no solo se estudia sobre las competiciones de velocidad, también las disciplinas de off road son importantes. Y por supuesto, el inglés es una parte muy importante en el método de formación de Monlau. «Sobre todo inglés técnico. Es el idioma que más se utiliza en los circuitos, por lo tanto es fundamental», concluye Emilio. El CEV Repsol es el mejor laboratorio de pruebas para los alumnos de Monlau, que cada fin de semana pueden aplicar los conocimientos adquiridos en clase sobre las motos del equipo…«Nuestra razón de ser y de estar en el CEV es poder dar a nuestros alumnos la posibilidad de formarse con equipos del máximo nivel», dice Alzamora. «Pero aprovechando esta estructura también hemos tratado de ayudar a pilotos con talento. De la época inicial con Dani salieron Jorge Lorenzo, Toni Elías, Álex Debón… Que en algún momento de sus carreras deportivas estuvieron vinculados a Monlau. Cuando yo empecé en 2004 descubrí a Marc Márquez y en aquella época también estaban Aleix y Pol Espargaró… Luego han pasado por Monlau, Efrén Vázquez, Álex Márquez, Álex Rins, Pecco Bagnaia, Roberto Baldasarri… y muchos más a los que hemos intentado ayudar a llegar a lo más alto en alguna parte de sus carreras profesionales. Ahora tenemos a María Herrera, Marcos Ramírez… Monlau es un proyecto en el que la pasión y la ilusión son un factor importantísimo. Y eso es lo que buscamos transmitir, que de la pasión y la ilusión has de hacer tu profesión y, que es algo real que se puede conseguir».

Para Monlau, contar con el respaldo de una compañía como Repsol, con la que llevan colaborando estrechamente desde 2003, es sin duda una garantía para seguir innovando con sus cursos de formación. «Poder contar con la confianza de Repsol es muy importante y nos permite dar oportunidades a chicos que se quieren formar en esto y sin una beca sería imposible. Con su apoyo podemos ofrecer becas para nuestros alumnos de mecánica e ingeniería y esto en nuestros proyectos deportivos de base es algo muy bueno para mantener siempre un nivel óptimo. Este apoyo permite que en el Campeonato de España haya de seis a ocho alumnos que están en segundo haciendo sus prácticas. También tener más recursos para el proyecto 24 Horas de final de curso», continúa Alzamora, quien además destaca el apoyo de otras compañías y patrocinadores técnicos. Junto con Repsol se ha diseñado un programa de becas con el que más de una veintena de alumnos cubrirán la mitad del coste de sus matrículas. Estos serán los tres que consigan las calificaciones más altas en cada curso de mecánica y los cuatro con mejores expedientes en el Máster de Ingeniería. Y los dos proyectos más innovadores al finalizar el curso, recibirán un premio económico de 5.000 euros. Lo que ofrece la Monlau Repsol Technical School: «Es dar la posibilidad a apasionados del motor o mecánicos de tener una formación única, con una metodología necesaria para estar en el mundo de la competición y, sobre todo, con una posibilidad real de salida laboral», dice Alzamora. «Este creo que es el mayor éxito de Monlau y la razón por la que llevamos en esto tantos años. Muchos de nuestros alumnos han llegado a ser profesionales que se ganan la vida trabajando en lo que les gusta». Si la mecánica es tu pasión o estas estudiando ingeniería y te gustaría orientar tus estudios a la competición, no tienes más que informarte en www.monlau-competicion.com o en www.repsol.es

Repsol lleva más de 40 años apoyando el motociclismo. De sus equipos han salido grandes pilotos, el último Marc Márquez, quien en su primer año en MotoGP está causando sensación. Además de apostar por el CEV Repsol para apoyar todavía más el deporte base en España, su alianza con Monlau es un paso más allá. «Este nuevo acuerdo entre Repsol y Monlau Competición es un proyecto muy ilusionante que nos permite estar más cerca de los jóvenes y de nuestra responsabilidad en su formación. Ese tercer eje del patrocinio que es el social, la preocupación y el compromiso con la sociedad», comenta Milagros Vior, Subdirectora de Patrocinio y Relaciones Públicas de Repsol. «Se trata de una colaboración más que de un patrocinio al uso. Vincularnos a una acción tan importante para nosotros como es la formación de esos jóvenes y la preparación del día de mañana para los empleos que quieren desempeñar».
Para la empresa energética la formación es muy importante, en 2012 Repsol destinó 19 millones de euros en sus programas de formación y en la preparación para los trabajos que quieran desempeñar el día de mañana. Además, los alumnos del Monlau contarán con todavía más recursos de los que disponían. Poder conocer de primera mano cómo se trabaja en el Centro de Tecnología Repsol, donde se desarrollan los carburantes y lubricantes de competición que utilizan las Honda RC213V de Pedrosa y Márquez, será otro de los extras que tendrán los alumnos.

Además de poder realizar prácticas en el equipo de Monlau en el CEV Repsol, el momento más especial del año para los alumnos son las 24 Horas del Circuit de Catalunya, un proyecto con el que trabajan desde febrero hasta julio. Bajo el asesoramiento de sus profesores preparan dos motos de 1.000 cc con el reglamento FIM de Resistencia para esta especial carrera. Antes de la prueba final se realizan un par de test en Montmeló y siempre son los alumnos quienes dirigen cada paso del proyecto, desde la preparación de las motos, formación de las estructuras, gestión de los equipos y organigramas. Y por supuesto, el trabajo durante 24 horas. Otra ventaja de Monlau es la calidad de los ponentes en las conferencias que se organizan para los alumnos durante el curso. Técnicos de primer nivel y personajes relacionados con la competición dan charlas habitualmente. Pero también muchos pilotos hacen de profesores contando sus experiencias a los alumnos de Monlau, entre ellos, Marc Márquez, Toni Elías, Marc Coma… Hasta el propio Alzamora.

MOTOGP TV by DAZN
Te recomendamos

La chaqueta Spidi Firebird ofrece elegancia en plan vintage y la necesaria comodidad ...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...

Entre su amplio catálogo de accesorio, Givi tiene un buen números de kits y soportes ...

Tres opciones de chaquetas de verano para no bajar la guardia en seguridad y confort ...

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...