¿Por qué es mítico el Circuito de Calafat?

El segundo circuito inaugurado en España cuenta con una tradición y numerosos seguidores de su trazado

El Circuito de Calafat es perfecto para entrenar. Fuente: iStock/sweetmoments
El Circuito de Calafat es perfecto para entrenar. Fuente: iStock/sweetmoments

Cualquier aficionado al motor que se precie debe conocer al Circuito de Calafat, uno de los más míticos de nuestro país, ya que sobre su asfalto han rodado y se han fogueado algunos de los mejores pilotos españoles.

Además, es uno de los lugares preferidos por los moteros para poner a prueba su capacidad sobre las dos ruedas y su destreza para conducir a grandes velocidades en un trazado que destaca por ser muy técnico.

La historia del Circuito de Calafat

Antes de explicar cómo se pueden hacer tandas en su asfalto, conviene echar un vistazo a la historia del segundo circuito construido para albergar carreras después del Jarama. Todo comenzó en el año 1974, cuando muy cerca de la Urbanización Calafat, situada en el municipio de L’Ametlla de Mar, se inauguró un trazado ideado por los ingenieros Jordi Xiol y Vicente Gilera.

Por aquel entonces, el trazado tenía 2.500 metros, que después se ampliarían con la renovación del circuito en el año 1987 a 3.250. Aunque ahora está homologado por la Federación Catalana de Motociclismo y es uno de los favoritos de los motoristas de toda España, cabe señalar que Calafat no ha sido un circuito que haya tenido una trayectoria sencilla. Durante su primera década, estuvo casi la mitad del tiempo paralizado hasta que se demostró que los vehículos que tocaban su asfalto no perturbaban a los vecinos de la urbanización adyacente.

Modernización y pilotos míticos

Después de estos inicios complicados, el circuito pasó a ser propiedad del propio municipio, y con la ayuda del gobierno autonómico se llevó a cabo una reestructuración que lo modernizó y con la que se creó el trazado que actualmente se utiliza.

Es más, a lo largo de los años, por su asfalto han pasado pilotos con la calidad de Ángel Nieto, Aspar, Sito Pons, Joan Garriga, Carlos Cardús y Àlex Crivillé, sin olvidar a dos ases del volante copmo Carlos Sainz y Pedro Martínez de la Rosa. Y no es de extrañar porque cualquier motero que se haya aventurado a hacer rodadas sobre el asfalto tarraconense sabrá que se requiere un alto nivel para hacerlo a fondo, especialmente el final de la recta principal o los virajes que se enlazan y que son perfectos para entrenar la técnica.

También fue el escenario de numerosas pruebas y comparativas de la revista MOTOCICLISMO.

En Calafat se disfrutan las tandas. Fuente: iStock/sweetmoments
En Calafat se disfrutan las tandas. Fuente: iStock/sweetmoments

¿Cómo es el Circuito de Calafat?

El trazado catalán tiene 9 curvas a derechas y 7 a izquierdas, con una recta principal de 600 metros. La anchura de la pista es de 10 metros. Todo ello hacen del Circuito de Calafat un sitio ideal para disfrutar sobre la moto.

Por ello, cualquiera que quiera hacer rodadas solo deberá cumplir los siguientes requisitos: hacerlo con una moto que tenga un mínimo de 125cc (no podrán entrar scooters ni motos con ruedas de tacos) y tener más de 18 años (los pilotos de 14 a 18 años habrán de hacerlo con un adulto familiar o con su tutor legal). Por supuesto, habrá que llevar un casco debidamente homologado, un mono de piel, guantes de cuero y botas.

Rodadas en moto en Portimao, en julio

Relacionado

Rodadas en moto en Portimao, en julio

Los circuitos urbanos, aquella columna vertebral de la velocidad española.

Relacionado

Los circuitos urbanos, aquella columna vertebral de la velocidad española

Ramón Zapater fallece a los 85 años cuando competía en Calafat

Relacionado

Ramón Zapater fallece a los 85 años cuando competía en Calafat

Los mejores vídeos