El espíritu motero y sus valores

Todo motero que se precie responde a unas normas no escritas que suelen cumplir los amantes de las motos

El espíritu motero se siente. Fuente: iStock/pixdeluxe
El espíritu motero se siente. Fuente: iStock/pixdeluxe

Montar en moto es uno de los mayores placeres jamás inventados. Y eso cualquier motorista no solo lo sabe, sino que lo ha experimentado sobre el asfalto. Así que no es de extrañar la afinidad que tienen en la carretera todos aquellos que transitan sobre las dos ruedas. Es como si solo ellos supieran realmente el privilegio que supone rodar en una de estas máquinas sagradas, sentir la libertad, la adrenalina, el viento, la velocidad… es decir, estar imbuidos por un auténtico espíritu motero.

Los valores del espíritu motero

Esta especie de hermandad que une a los motoristas de todo el mundo es algo de lo que están orgullosos, ya que se mueven por una serie de códigos no escritos en los que impera el respeto por los demás, especialmente por los “hermanos moteros”.

Y es que, no importa en qué lugar del planeta se encuentren, puesto que el sentimiento es universal. Esto ha provocado que en muchos artículos o foros se hayan intentando compilar los “mandamientos moteros”, es decir, una serie de reglas “sagradas” que todo buen motero debe cumplir.

Mandamientos moteros

Sin ánimo de sentar cátedra, a continuación apuntamos algunas de las ideas o normas que suelen aparecer en la mayor parte de estos decálogos:

  • Respeto por los demás conductores y, ante todo, por los otros moteros, sus familias y sus motocicletas. Esto incluye saludarse cuando sea menester, no menospreciar las monturas de otros compañeros aunque sean de menor cilindrada o modelos poco atractivos…
  • Prestar auxilio a cualquier motero que lo necesite en cualquier momento (ya se sabe que el casco en el suelo es señal de que necesita ayuda). Ya sea por un accidente o por una avería, los moteros se cuidan entre sí.
  • Siempre habrá que rodar bien protegidos. En todo momento habrá que llevar cascos homologados y las mejores prendas que cada uno se pueda permitir. La seguridad es muy importante.
  • La moto debe estar en perfectas condiciones, totalmente revisada. Los moteros aman sus máquinas y no es de recibo que estas se encuentren en malas condiciones. De este modo, los neumáticos deberán estar en buen estado para evitar cualquier tipo de accidente por culpa de la dejadez en las labores de mantenimiento.
  • Cuando se pueda, hay que rodar en grupo y más para acudir a cualquiera de las concentraciones moteras que se dan por todo el territorio nacional o por otros países.
  • Respeto por las señales de tráfico y por las normas de circulación. Solo de esa manera se salvaguarda la vida y, por lo tanto, el verdadero espíritu motero.
Concentración de moteros. Fuente: iStock/Debbie Eckert
Concentración de moteros. Fuente: iStock/Debbie Eckert

Dónde encontrar el espíritu motero en España

Si alguien es novato sobre las dos ruedas y nota que ha adquirido ya el espíritu motero, lo mejor que puede hacer es acudir a alguna de las concentraciones que hay en España y dejarse llevar. Allí vivirá lo que supone estar con otros moteros que viven la moto de verdad.

Concentraciones como Pingüinos, La Leyenda continúa, Arguis, Motauros, San Valentín, Lago de Sanabria, Dos Leones, Guadalbeer, Villa de Rota, Riaño, Sanxenxo o la de Faro en Portugal han sido y siguen siendo (cuando se puede, dada la situación), lugares de referencia para los amantes de las dos ruedas.

Archivado en:

Ruta en moto por Lisboa.

Relacionado

Ruta en moto por Lisboa

Bruce Anstey en los entrenamientos del Classic TT Lightweight 2019 (Fotos: IOMTT).

Relacionado

Bruce Anstey, cuando el espíritu de superación confluye entre dos límites

#Bearacer: Siente el espíritu Aprilia

Relacionado

#Bearacer: Siente el espíritu Aprilia

Los mejores vídeos