¿Qué debe tener una buena espaldera para moto?

Este elemento de seguridad es clave para amortiguar el daño cuando el motorista cae al suelo.

Motorista, con espaldera, sufre un accidente de moto. Fuente: iStock / sweetmoments.
Motorista, con espaldera, sufre un accidente de moto. Fuente: iStock / sweetmoments.

La espaldera no se trata de un simple accesorio para un motorista. Este elemento cumple una importante función a la hora de proteger la zona de la espalda de una persona que va conduciendo en moto. Y es que si este tiene un golpe contra el suelo (u otro elemento de la carretera), este accesorio puede amortiguar en parte esa caída, además de minimizar las consecuencias de la misma. Es, por tanto, un sistema imprescindible sobre todo cuando se hace una ruta larga a lomos de una moto (aunque también es muy recomendable para cualquier tipo de desplazamiento). 

Como otro tipo de elementos de seguridad que deben ser tenidos en cuenta cuando se va en moto, la espaldera también debe reunir una serie de condicionantes para ser óptima en este sentido. Así, debe contar con un certificado de la Comunidad Europea donde se indique que ha sido sometida (y ha pasado) una serie de pruebas en relación a su resistencia y uso.

Un documento que además especifica su tipo de homologación: de nivel 1 que transmite menos de 18 Kn (unos 1.800 kilogramos) al motorista durante el impacto y se dirige más a motoristas urbanos que circulan con una velocidad media/baja; o de nivel 2 con menos de 9 Kn (900 kilogramos) en caso de impacto y que es más adecuado para motos de carretera o las que compitan en circuitos a gran velocidad. Esto guarda relación con la fuerza que se traslada al cuerpo en caso de impacto y que se mide en kilonewtons. 

¿Cómo elegir una buena espaldera?

La protección de la columna vertebral es el principal objetivo que uno debe tener en mente cuando decide comprarse una espaldera. Un elemento de protección que suele rondar los 200 euros de media y que en los modelos más completos añade también un refuerzo para la zona del pecho, así como para los hombros y codos. 

Así pues, en lo que uno debe fijarse es en esa protección tanto lumbar como dorsal, además de comprobar que el modelo en cuestión prima todo lo relativo a la ergonomía y el perfecto ajuste al cuerpo del conductor. De lo contrario, si el motorista nota que tiene menos libertad de movimientos no serviría para mucho. En este sentido, otros de los factores a tener en cuenta son los relativos al peso de la misma y si dispone de un sistema de aireación para que no sea muy incómoda en los días de temperaturas más altas. Esto último se consigue con un diseño con un tejido blando y perforado. 

Con esto claro, ya queda a elección de cada uno comprarse una espaldera independiente o bien otro tipo de modelos que son compatibles con chaquetas de motorista y van unidas a estas por medio de un forro interior.

Motorista con chaqueta, donde suele ir incorporada la espaldera. Fuente: iStock / Strelciuc Dumitru
Motorista con chaqueta, donde suele ir incorporada la espaldera. Fuente: iStock / Strelciuc Dumitru.

La importancia de la talla

Toca el turno de probarse la espaldera. Y es que elegir la talla correcta es clave en este sentido, sobre todo si se trata de una espaldera que no va incorporada de serie a ninguna otra prenda. Por eso, lo mejor es ponérsela un par de veces con la chaqueta que uno vaya a llevar de manera habitual en la carretera y comprobar que no sobresale ni por arriba ni por abajo. Hay que mirar que quede perfecta a la altura tanto de la nuca como de la cintura. 

Para que quede bien ajustada, la mayoría de los modelos cuentan con la ayuda de dos tirantes que se pueden regular en cuanto a su longitud para que quede acoplada, además de un cierre en la zona de la cintura como si fuera una doble faja.

Archivado en:

Espaldera Manis de Dainese

Relacionado

Espaldera Manis de Dainese

Nueva espaldera Gilet Wave 3 de Dainese

Relacionado

Nueva espaldera Gilet Wave 3 de Dainese

Espaldera Scott Soft CR

Relacionado

Espaldera Scott Soft CR

Los mejores vídeos