El mantenimiento de las suspensiones de las motos es fundamental

Este elemento no solo aporta comodidad a la conducción, sino que además son claves para la seguridad.

Suspensiones delanteras de una moto. Fuente: iStock/vtwinpixel
Suspensiones delanteras de una moto. Fuente: iStock/vtwinpixel

Aunque suene de perogrullo, las suspensiones de las motos son piezas esenciales en el buen funcionamiento del vehículo, ya que son las encargadas de absorber cualquier bache o defecto que haya en la carretera o en un camino de tierra.

Por lo tanto, de ellas se podría decir que no solo ayudan a que el conductor tenga una mayor comodidad, dado que evitan continuos botes por culpa de las imperfecciones del terreno, sino que además son claves para la seguridad y la estabilidad de la motocicleta. De hecho, sin ellas, la moto podría llegar a ser ingobernable, llevando al conductor a un más que posible accidente.

Mantenimiento y cuidado de las suspensiones de la moto

Dada su importancia, el mantenimiento y cuidado de las suspensiones de la moto resulta cuanto menos esencial, ya que eso supondrá una mejor “salud” para la propia mecánica. En cuanto a las acciones que conviene llevar a cabo, hay que destacar las siguientes:

  • En primer lugar, no hay que olvidarse de que están ahí, es decir, hay que revisar su estado con cierta periodicidad.
  • Las suspensiones delanteras más habituales son las horquillas. Así pues, un retén deteriorado podría generar la pérdida de aceite por las barras, no solo afectando a la propia suspensión sino que incluso podría afectar a los frenos al entrar en contacto con éstos.
  • Además, cuando llevan mucho tiempo en funcionamiento, hay retenes y juntas que pueden empezar a fallar. De ahí que una revisión a tiempo sea esencial para evitar cualquier mal posterior.
Horquilla de diferentes motos. Fuente: iStock/Apriori1
Horquilla de diferentes motos. Fuente: iStock/Apriori1
  • En este sentido, es muy importante mantener la limpieza de la horquilla en particular y de la moto en general, ya que la suciedad y elementos como la grasa son perjudiciales para los componentes.
  • Cambiar el aceite de la horquilla es recomendable para que esta no pierda su agilidad y su capacidad para absorber los vaivenes que provocan los baches y otros defectos del terreno.
  • En la parte trasera suele haber monoamortiguadores que utilizan gas para su funcionamiento. En este caso es probablemente más complicado observar algún fallo. Esto provoca que sea labor de los profesionales de un taller mecánico. No obstante, se puede revisar cómo están los anclajes con la parte posterior de la motocicleta y si en algún punto rezuma algún líquido sospechoso
  • Finalmente, cabe señalar que hay que seguir el calendario que cada fabricante hace para las revisiones, ya que las suspensiones no siempre muestran los fallos a simple vista. Lo más habitual suele ser una revisión cada dos años, aunque depende del tipo de motocicleta, del uso que se le dé y del estilo de conducción. No obstante, ese es un periodo adecuado para revisar si la suspensión está en buen o mal estado.

Por otro lado, cabe señalar que las suspensiones se pueden regular para que la moto se adapte a las necesidades del conductor. El propio motorista puede llevar a cabo esta tarea aunque no es demasiado sencilla. En ese caso, lo mejor es dejar la labor a los mecánicos profesionales.

Archivado en:

La suspensión (II): Amortiguador trasero y geometría. Consejos de mecánica de Manolo López.

Relacionado

La suspensión (II): Amortiguador trasero y geometría

La suspensión (I): Precarga y regulación de la horquilla. Consejos de mecánica de Manolo López.

Relacionado

La suspensión (I): Precarga y regulación de la horquilla

Sistema de suspensión de horquilla telescópica. Fuente: iStock/vtwinpixel

Relacionado

La horquilla telescópica de la moto, la suspensión favorita del mercado

Los mejores vídeos