Boicot al Tourist Trophy: cambio de era en el Mundial

Desde sus orígenes, el Tourist Trophy simbolizó lo máximo para cualquier piloto, pero ni siquiera un desafío semejante merecía tanto dolor. En 1973 se inició un boicot masivo a la carrera.

Juan Pedro de la Torre

Tony Jefferies, un habitual del Tourist Trophy durante el boicot.
Tony Jefferies, un habitual del Tourist Trophy durante el boicot.

Durante décadas, el simple hecho de disputar el Tourist Trophy era ya un mérito en la carrera de cualquier piloto. Lograr la victoria allí distinguía a los más grandes. El Tourist Trophy en sí mismo tenía tanta entidad como un campeonato. Nunca se disputó allí el Gran Premio de Europa, y solo cuando se puso en marcha en 1938 el Campeonato de Europa, primitivo antecesor del Mundial, los organizadores del TT aceptaron integrarlo como una prueba más del campeonato, siendo la carrera inaugural del Europeo en las dos ediciones realizadas.

Cuando el Mundial cobró vida en 1949, el Tourist Trophy, con toda su simbología, se convirtió en la carrera inaugural del Campeonato del Mundo. Pero ya desde esa prueba inicial como parte del calendario de los Grandes Premios, el TT estuvo marcado por el estigma del dolor. El Junior TT, la carrera de 350, se cobró la vida de Ben Drinkwater, que pasará a la historia como la primera víctima mortal del Mundial.

El malogrado Drinkwater no fue la primera víctima del TT ni mucho menos. La peligrosidad del trazado, largo, complejo, expuesto a cambios meteorológicos a lo largo de sus 60 kilómetros, llevaba implícita un enorme riesgo. Cualquiera de las pistas en las que se competía en aquellos años, incluso Monza, el único trazado permanente por esas fechas, resultaban muy peligrosas, pero el TT por su longitud y complejidad lo era en mayor medida.

Boicot al Tourist Trophy: cambio de era en el Mundial

Leslie Graham, el primer campeón del mundo de 500, fue el primer campeón que murió en el TT.

La primera temporada en la que el Mundial no tuvo que lamentar un accidente mortal fue en 1965, aunque eso no quiere decir que el motociclismo no fuera golpeado por la tragedia. Ese año, fuera de los Grandes Premios, fallecieron Ramón Torras (Comarruga) y Florian Camathias (Brands Hatch), por citar a dos pilotos de renombre. De todos los escenarios existentes, el TT era el que arrastraba la cifra de siniestralidad más alta.Entre 1949 y 1965 habían fallecido 26 pilotos de Gran Premio en la isla de Man, sin contabilizar las carreras complementarias. En el resto de los grandes premios disputados hasta esa fecha murieron 27 pilotos, solo uno más que en el TT.

Además, la voracidad del TT no distinguía entre pilotos expertos e inexpertos. Varios campeones del mundo y pilotos de primer nivel se dejaron la vida en el Mountain Course, como Leslie Graham y Tom Phillis.

Kent Andersson

El primer piloto que tomó conciencia del TT y su peligrosidad fue Kent Andersson, que alzó su voz contra la carrera y se negó a competir en la isla de Man. Nunca lo hizo. Algunos pilotos escandinavos como Saarinen y Länsivuori lo secundaron. De haber competido en 1969, Andersson tal vez podría haber ganado el título de 250, ya que perdió el campeonato por sólo cinco puntos netos frente a Kel Carruthers, que sí compitió en el TT y ganó la carrera, con Santiago Herrero tercero.

La terrible edición de 1970 marcó el límite para muchos. Ese año fallecerían nada menos que seis pilotos en el TT, tres en entrenamientos, Les Iles (125), Michael Collins (500) y Dennis Blower (sidecares), y tres en carrera, Santiago Herrero (250), John Wetherall y Brian Steenson, ambos en 500. Aquello resultó demoledor. En España, donde ya se renegaba de la isla tras la lesión de Ángel Nieto en 1968, la federación tomó la firme determinación de prohibir competir a los pilotos españoles, una prohibición que todavía hoy sigue vigente.

Renunciar al TT suponía conceder una oportunidad a tus rivales, que podían cobrar ventaja, pero como en aquellos días la clasificación del campeonato se establecía siguiendo un sistema de puntos netos y solo se contabilizaba un determinado número de resultados, por lo general era una pérdida asumible.

Boicot al Tourist Trophy: cambio de era en el Mundial

Giacomo Agostini logró nada menos que diez victorias en el Tourist Trophy.

Andersson y la federación española no eran los únicos que clamaban contra el TT. También hubo voces internas, muy británicas, opuestas a la carrera. En 1971 la estrella emergente del motociclismo británico, Barry Sheene, dijo que el Tourist Trophy era una carrera muy peligrosa y se negó a correr. Sin embargo, las presiones recibidas desde la federación británica (ACU) y el hecho de que ni Nieto ni Andersson ni Gilberto Parlotti, en ese momento líder del Mundial de 125 con Morbidelli, fueran a correr el TT, le animó a tomar la salida y así poder compensar la ventaja que estos habían adquirido en Salzburgring y Hockenheim. Al final, Sheene corrió en 125 y en la carrera de Production 250. Se retiró en la carrera de 250, y cayó en la de 125. Fue una caída sin consecuencias en Quarter Bridge, pero no regresó al TT nunca más.

1972: Parlotti

El punto de inflexión de la carrera llega en 1972. Ese año el título de 125 estaba llamado a ser una lucha a cinco bandas entre Ángel Nieto (Derbi), Kent Andersson (Yamaha), Gilberto Parlotti (Morbidelli), Chas Mortimer (Yamaha) y Börje Jansson (Maico).

Parlotti había cobrado ventaja tras sus victorias en las primeras carreras, Nürburgring y Clermont-Ferrand, donde Nieto no logró terminar. Sin embargo, Nieto reaccionó, ganando en Salzburgring e Imola, mientras que Jansson y Mortimer mantenían su presión sobre el piloto de Morbidelli. Sabiendo que Nieto y Andersson no iban a correr en la isla de Man, Parlotti decidió hacerlo, a pesar de que muchos se lo desaconsejaran, entre ellos su amigo Giacomo Agostini, que por aquel entonces contaba ya con ocho victorias en el Tourist Trophy.

'No corro en el Tourist Trophy por miedo. Así, simplemente, por miedo'. Ángel Nieto, 1972

El diario ABC entrevistó a Ángel Nieto antes del comienzo del Mundial, y el “doce más uno", sin el menor rubor, explicó por qué no quería correr el TT: “No iré a correr el Tourist Trophy por miedo. Así, simplemente, por miedo. El circuito es realmente aterrador, peligrosísimo. Una simple caída en su trazado puede ser decisiva", decía Nieto.

Boicot al Tourist Trophy: cambio de era en el Mundial

Chas Mortimer (125) y Gilberto Parlotti en 1972. El italiano falleció en la isla de Man.

A Agostini le resultó imposible persuadir a Parlotti para que no corriera, así que en las semanas previas a la carrera puso todo su empeño en enseñar a su amigo los secretos de la isla, porque nunca antes había corrido allí. La carrera de 125 se disputó el 9 de junio, justo antes de la prueba de 500, el Senior TT. El día anterior, Agostini había ganado el Junior TT (350).

La mañana del 9 de junio amaneció húmeda y sombría. Los pilotos de 125 debían dar tres vueltas al Mountain Course (182,163 km). Mortimer lideró la carrera desde la primera vuelta. Parlotti rodaba segundo en la última vuelta cuando inició su ascenso hacia la parte más alta del recorrido, por el contorno de la falda del Snaefell Summit. Al llegar a Verandah, en la milla 30, sufrió una caída y se golpeó contra un poste de hormigón, falleciendo en el acto. Era la víctima 99 de la historia de la isla de Man.

Un par de horas después, con todo el dolor de su corazón, Agostini tomó la salida en el Senior TT y ganó por amplio margen. Fue su décima y última victoria en la isla de Man. Ese día juró que no volvería a correr allí. Como “Ago", muchos otros se sumaron a su decisión, aunque alguno no mantendría su palabra.

El boicot

La muerte de Parlotti fue el desencadenante de un boicot masivo al TT, que encabezó Agostini. Su influencia hizo que muchos pilotos, la inmensa mayoría de los que competían en el campeonato, siguieran su ejemplo, entre ellos los campeones británicos Phil Read y Rodney Gould, aunque Read, años después, acuciado por los problemas económicos, regresaría al TT seducido por una jugosa oferta de Honda y los organizadores.

La federación italiana se sumó a la medida adoptada por la española y también prohibió a sus pilotos correr en el TT. De una forma u otra se fueron sumando opositores al Tourist Trophy hasta el punto de quedar reducido a un enclave anglosajón. Salvo los habituales de los sidecares, que siguieron acudiendo con normalidad a la carrera, entre 1973 y 1976 en las categorías individuales sólo corrieron en la isla de Man británicos, irlandeses y pilotos de la Commonwealth, y poco más de una docena de pilotos ajenos, con los exóticos casos de Gyula Marsovszky, Helmut Kassner, Pentti Korhonen y Takazumi Katayama, por destacar a los pilotos más conocidos.

El boicot al TT convirtió la carrera en un asunto meramente local durante el periodo de 1973 a 1976

Durante cuatro temporadas, salvo el triunfo de Jack Findlay en 500 en 1973, el resto de las victorias se las anotaron británicos e irlandeses: Tommy Robb (125), Charlie Williams (250) y Tony Rutter (350) en 1973 ; Charlie Williams (250), Tony Rutter (350) y Phil Carpenter (500) en 1974; Chas Mortimer (250), Charlie Williams (350) y Mick Grant (500) en 1975; y finalmente, Tom Herron (250 y 500) y Chas Mortimer (350) en 1976.

La FIM decidió intervenir. En el Congreso de Otoño de 1975 confirmó que 1976 sería la última edición del TT como escenario del Mundial. A partir de 1977 la carrera pasaría a disputarse en Silverstone, adquiriendo por primera vez la denominación de Gran Premio del Reino Unido.

Boicot al Tourist Trophy: cambio de era en el Mundial

Tony Rutter se labró su carrera deportiva en torno al TT, durante el boicot y en la futura F-TT2.

En su despedida del Mundial, el TT siguió siendo luctuoso. Ese año murieron Les Kenny en la carrera de 250, y Walter Worner, pasajero de sidecar. Con ellos eran 40 los pilotos de Gran Premio que se habían dejado la vida en la carrera desde 1949. Por poner en perspectiva lo desproporcionado que esa cifra resultaba, el segundo circuito con mayor siniestralidad era Spa-Francorchamps, que como el TT siempre había formado parte del calendario del Mundial. En Spa fallecieron ocho pilotos entre 1949 y 1976, y solo uno más posteriormente hasta 1990, última edición de la carrera.

Boicot al Tourist Trophy: cambio de era en el Mundial

Phil Carpenter, uno de los ganadores en las boicoteadas carreras del TT entre 1973 y 1976.

Que el Tourist Trophy saliera del calendario del Mundial no significó su final. La FIM salvó el honor del TT concediendo rango de Campeonato del Mundo a las carreras de la isla de Man, y por si no fuera suficiente los últimos mitos del motociclismo británico, Phil Read y, en especial, Mike Hailwood, resultarían fundamentales para su resurrección.

Próximo episodio:

La tragedia de Monza: el terrible adiós a Saarinen y Pasolini

Santiago Herrero y la OSSA monocasco 250 en una carrera de 1969.

Relacionado

La proeza de Santiago Herrero y la OSSA 250

Kenny Roberts (1) y Johnny Cecotto en las 200 Millas de Imola en 1975.

Relacionado

El Mundial de 750: un quiero y no puedo

Los mejores vídeos