Grandes momentos de la carrera de Kevin Schwantz, el hombre de Suzuki

A pesar de conseguir solo un título, el texano es recordado como uno de los pilotos más espectaculares de todos los tiempos

Kevin Schwantz sobre la Suzuki. Fuente: Fold & Goose
Kevin Schwantz sobre la Suzuki. Fuente: Fold & Goose

El Campeonato del Mundo de Motociclismo ha deparado grandísimos momentos protagonizados por pilotos fantásticos que han sido capaces de llevar sus motos hasta el límite. Entre ellos, hay un grupo que han sido y son especialmente queridos por su carisma y porque han logrado levantar al público de sus asientos con cada adelantamiento o con cada frenada. Pues bien, el estadounidense Kevin Schwantz es uno de esos nombres.

Lo más curioso es que este texano nacido en Houston en el año 1964 solo cosechó un título de 500cc en su trayectoria, un logro sobresaliente pero que se queda pequeño comparado con el palmarés conseguido por otros pilotos contemporáneos, como fueron Eddie Lawson o Wayne Rainey. Entonces, ¿por qué era tan grande la legión de seguidores de Kevin Schwantz? ¿Por qué la FIM retiró su número 34? ¿Por qué aún hoy sigue siendo recordado? Para contestar a estas preguntas lo mejor es echar un vistazo a los grandes momentos de su carrera y explicar que fue un piloto fiel a una marca que no era la puntera en esos momentos: Suzuki.

Trayectoria de Kevin Schwantz

  • En las temporadas 1986 y 1987 corrió ocho grandes premios en el Campeonato del Mundo de 500cc, carreras que le sirvieron para enamorarse de una disciplina que ya no dejaría. Y es que el norteamericano comenzó con el trial, al contrario que sus grandes rivales de la época, que habían dado sus primeros pasos en el Dirt Track.
  • En 1988, en su primera temporada completa consiguió ganar dos grandes premios, logrando el octavo puesto en la clasificación final. Al año siguiente, avanzó hasta el cuarto, aunque en aquella ocasión triunfó en seis GPs. Sin embargo, se tuvo que retirar en otros tantos. 
Kevin Schwantz liderando. Fuente: Fold & Goose
Kevin Schwantz liderando. Fuente: Fold & Goose
  • Este era el gran problema de Schwantz, ya que no contó en ninguna de las temporadas con la mejor moto. Ese honor correspondía a las Honda y las Yamaha, auténticas dominadoras de la época. Así que el texano tenía que arriesgar más y frenar más tarde que nadie. Aquello hacía que el público se emocionase con su conducción, pero también provocaba que hubiera más caídas y más fallos en la moto.
  • Los siguientes años siguió peleando contra los grandes pilotos del momento y en el trienio dominado por su gran enemigo Wayne Rainey cosechó un segundo y tercer y un cuarto puesto, lo que se tradujo en 11 victorias en GP.
  • Así llegó 1993, año en el que tanto Suzuki como el propio Schwantz debían dar el todo por el todo para ser más consistentes y alzarse con un mundial que parecía una utopía. Todo iba viento en popa, ya que en las nueve primeras carreras había ganado cuatro y subido al podio en las restantes cinco. Sin embargo, en la siguiente Mick Doohan lo tiró y sufrió una fractura de muñeca. Eso dio alas a su rival Rainey, que consiguió enjugar la ventaja para dos carreras después sufrir el accidente que le retiraría del motociclismo, dejándolo postrado para siempre en una silla de ruedas. Finalmente Kevin Schwantz ganó un título que hacía años que se merecía.
  • No obstante, después nada volvió a ser lo mismo. Su gran rival se había tenido que retirar y aquello le afectó: “Tuve la suerte de recaer en mi lesión de muñeca. Así pude asimilar que el tipo al que siempre quería batir ya no estaría nunca más allí, y me di cuenta de que él era mi motivación para correr cada domingo. Sentí una tristeza enorme. Ya no podía seguir”, llegó a declarar tiempo después.
  • Así, en 1995, el texano, el hombre fiel a Suzuki, se retiró, dando por finalizada una de las carreras más apasionantes de las últimas décadas. 
Kevin Schwantz en imágenes

Galería relacionada

Kevin Schwantz en imágenes

Archivado en:

Kevin Schwantz y el "Imperio del Mal"

Relacionado

Kevin Schwantz y el "Imperio del Mal"

Kevin Schwantz, el honor de Suzuki y la actitud de Andrea Iannone

Relacionado

Kevin Schwantz, el honor de Suzuki y la actitud de Andrea Iannone

Kevin Schwantz descubre su estrella en el Paseo de la Fama de Jerez

Relacionado

Kevin Schwantz descubre su estrella en el Paseo de la Fama de Jerez

Los mejores vídeos