¿Y si Mick Doohan no hubiera tenido dos lesiones tan graves?

En la década de los 90, el australiano fue el gran dominador del Campeonato del Mundo de 500cc

Mick Doohan. Fuente: Gold & Goose
Mick Doohan. Fuente: Gold & Goose

Hablar del Campeonato del Mundo de Motociclismo en la última década del siglo XX es hacerlo de Michael Sydney Doohan, el australiano que fue capaz de ganar cinco mundiales de 500cc de forma consecutiva y, por qué no decirlo, aplastante.

Y es que entre 1994 y 1998 cualquiera que se pusiera delante del televisor o acudiera a alguno de los circuitos sabía que había muchísimas opciones de que Mick Doohan se alzara con el triunfo, mostrando una superioridad incontestable que solo pudo detener su mala suerte con las caídas y las lesiones. Tuvo pocas, pero las dos más importantes fueron de gravedad. Una evitó que comenzara su reinado dos años antes y otra le retiró cuando no había nadie en el paddock que pudiera hacerle frente.

Mick Doohan antes de la primera lesión

El australiano nacido en junio de 1965 en Gold Coast llegó al equipo de Honda en 1989, con apenas 24 años. Allí se encontró con dos compañeros que se estaban convirtiendo en leyenda, como eran Wayne Gardner y Eddie Lawson. Así que tenía un enorme reto por delante. Esa primera temporada le sirvió para foguearse, llegando a terminar noveno en el campeonato.

Poco a poco ganó consistencia y en 1990 logró su primera victoria en Hungría y terminó en tercera posición en la clasificación final. Su nombre comenzaba a sonar fuerte para el mundial de 1991. No decepcionó el australiano, que consiguió tres grandes premios y quedó segundo, muy cerca de Wayne Rainey

Así que todos pensaban que 1992 sería su año… y no se equivocaron en un principio ya que ganó cinco de las primeras siete carreras del campeonato, siendo segundo en las otras dos. Aquello tenía pinta de dominio abrumador. Sin embargo, tuvo un terrible accidente en Assen que estuvo a punto de costarle la amputación de una pierna. Doohan luchó denodadamente para recuperarse y aún así volvió antes de finalizar el mundial para intentar mantener lo que quedaba de su ventaja. Sin embargo, no fue posible y el título fue a parar de nuevo al garaje de Rainey. 

Mick Doohan en acción. Fuente: Gold & Goose
Mick Doohan en acción. Fuente: Gold & Goose

Después de la lesión

El año 1993 le costó recuperarse y volver a encontrar las sensaciones perdidas sobre la moto y “solo” consiguió una victoria y un cuarto puesto. Pero esto sería la antesala de un dominio abrumador los siguientes cinco mundiales, en los que el australiano no dio opciones a sus rivales. Ya fuera por su habilidad innata, por su capacidad para poner a punto las motos o por el hambre de victoria, lo cierto es que no parecía que nadie pudiera ni siquiera acercarse.

En ese lustro llegó a ganar 44 GPs de los 71 que se disputaron, lo que se tradujo en cinco campeonatos consecutivos, destacando especialmente el de 1997, con 12 victorias de 15 posibles, más dos segundos puestos y una retirada.

En 1999, año en el que Álex Crivillé logró el título con Honda, Kenny Roberts comenzó fuerte con su Suzuki, aunque nadie dudaba de que Doohan cogería el mando pronto. Pero la fortuna no estuvo de su parte y un accidente en Jerez precipitó su retirada definitiva. Tenía 34 años y esta vez su cuerpo no le iba a permitir volver por sus fueros. 

Por eso siempre cabe preguntarse qué hubiera ocurrido si Mick Doohan no hubiera tenido esas dos lesiones tan graves. Es posible que los años 1992 y 1993 se hubiera llevado los títulos de 500cc, mientras que en 1999 bien podría haber superado a Crivillé, tal y como había venido haciendo. Eso hubieran sido 8 mundiales de forma consecutiva, todo un hito en el motociclismo moderno en el que había más competencia en cuanto a calidad de las motos que en épocas de Agostini. Pero como siempre ocurre en este deporte, todo se queda en el terreno del “y si…” y la historia es la que es.

Mick Doohan en imágenes

Galería relacionada

Mick Doohan en imágenes

Archivado en:

Mick Doohan fue poco amigo de cambios en el apartado técnico.

Relacionado

Mick Doohan, la dictadura del inmovilismo técnico

Mick Doohan habla para la revista Motociclismo

Relacionado

Mick Doohan habla para la revista Motociclismo

Entrevista a Mick Doohan: "La 500 del 89 era una bestia, ahora las Honda son más dóciles"

Relacionado

Entrevista a Mick Doohan: "La 500 del 89 era una bestia, ahora las Honda son más dóciles"

Los mejores vídeos