Esta fue la primera moto de la historia

A finales del siglo XIX, algunos ingenieros trataron de instalar motores a las bicicletas... y así surgió la primera moto

Prueba de la Daimler Reitwagen, la primera moto
Prueba de la Daimler Reitwagen, la primera moto

A lo largo de la historia, el ser humano ha ideado grandes inventos, muchos de los cuales eran evoluciones de hallazgos pasados. Y ese fue el caso de la motocicleta. Cuando se comenzaron a utilizar bicicletas y se popularizaron como un medio de transporte alternativo a los animales, alguien debió pensar que si se les ponía un motor, el usuario no solo se cansaría menos, sino que podría ir más rápido durante más tiempo. Y de esos pensamientos surgió la primera moto de la historia.

La primera moto de la historia

Para encontrar el origen de uno de los mejores inventos de todos los tiempos –la moto, para los más despistados–, hay que viajar hasta el siglo XIX. Fue entonces cuando la bicicleta comenzó a ser vista con muy buenos ojos y cuando, en plena revolución industrial y con los motores de vapor rugiendo por doquier, al estadounidense Sylvester Howard Roper se le ocurrió instalar un propulsor de estas características en una bicicleta. Hay mucha gente que considera esa la primera moto de la historia, aunque en este caso no fuera movida por un motor de combustión.

El futuro fabricante de automóviles

Sin embargo, otros consideran que la primera moto de la historia no nació en 1867, sino dieciocho años más tarde. Fue obra del alemán Gottlieb Daimler (con la ayuda de Wilhelm Maybach), que pergeñó el Reitwagen, que venía a significar algo así como “vehículo que se puede montar”. Básicamente consistía en una especie de bicicleta que tenía instalado un motor monocilíndrico de 264 cc con una potencia de 0,5 CV a 600 rpm. Esta primera moto alcanzó una velocidad de 12 km/h y precisamente fue el hijo de Daimler quien la probó. Ni que decir tiene que no resultó una experiencia demasiado arriesgada, ya que a la poca velocidad que conseguía había que sumarle que contaba con sendos ruedines a los lados que la mantenían estable. Solo recorrió 12 kilómetros y terminó quemándose en un incendio unos años más tarde.

Después de este invento, Daimler abandonó esa moto primitiva y se dedicó a la temprana fabricación de automóviles, llegando a formar junto a Karl Benz una de las marcas más famosas de todos los tiempos: Mercedes-Benz.

¿Y qué vino después?

Tras la moto con motor de combustión ideada por Daimler, la siguiente moto que hay que reseñar fue la que patentaron diez años más tarde también en Alemania y cuyo nombre fue Hildebrand & Wolfmüller. Destaca porque fue la primera que se fabricó para ser vendida al público. Ya tenía conceptos más propios de la moto, como carecer de pedales y desprenderse de los ruedines. Esta máquina disponía de un motor con dos cilindros de 1.489 cc que era capaz de alcanzar los 2,5 CV de potencia, así como alcanzar una velocidad máxima de unos 45 km/h.

El resto es historia y sigue escribiéndose en nuestros días. Muchos hablan de que el futuro es eléctrico, mientras que otros se resisten a pensar en ese camino. Sea como fuere, quizás dentro de cien años se escribe sobre los nuevos conceptos que seguirán apareciendo en la industria.

Prueba de la Daimler Reitwagen, la primera moto

Relacionado

Prueba Daimler Reitwagen

Moto de Royal Enfield. Fuente: iSTock/Yarygin.

Relacionado

La trayectoria de la marca más antigua: Royal Enfield

La Vespa más antigua del mundo sale a subasta

Relacionado

La Vespa más antigua del mundo sale a subasta

Nuestros destacados