¿Cómo es una moto a reacción?

Este tipo de motos, de testimonial profusión, se distinguen por llevar un motor a reacción de helicóptero

La moto a reacción se caracteriza por una gran velocidad. Fuente: iStock/zulufriend
La moto a reacción se caracteriza por una gran velocidad. Fuente: iStock/zulufriend

El simple término de moto a reacción puede llevar a pensar en todo tipo de artilugios si no se tienen algo de bagaje o conocimientos en el mundo del motociclismo. Y no es de extrañar, puesto que este tipo de máquinas no son muy comunes.

No en vano, se denominan de ese modo porque, como puede suponerse, equipan un motor a reacción, algo muy extraño de ver en las carreteras. Sin embargo, las motos a reacción existen -no estamos hablando del Halcón Callejero ni de las motos que tienen este nombre y aparecen en juegos y videojuegos relacionados con el mundo de Warhammer-, y llevan batiendo récords desde hace más de 20 años.

Marine Turbine Technologies

Marine Turbine Technologies es el nombre que la empresa americna que fabrica motos de turbinas. Más conocida como MTT, esta compañía estadounidense ha sido capaz de fusionar la mecánica de una turbina, generalmente pertenecientes a helicópteros, con la de una motocicleta, dando como resultado algunas de las motos más potentes y rápidas del mundo.

Eso sí, todo ello atendiendo a la legalidad, ya que las motos de MTT están homologadas (en algunos países) y pueden rodar junto a otras más convencionales… al menos en lo que a su motor se refiere.

Año 2000, llegó el momento

En el año 2000 fue el momento en que MTT se introdujo en el mundo de las motos por primera vez. En esta fecha tan icónica, el fabricante quiso mostrar su capacidad para la citada fusión y lanzó al mercado la MTT Y2K, la cual contaba con una turbina Rolls-Royce-Allison Model 250-C18, alimentada con gas.

Aquello fue todo un éxito de marketing, ya que rápidamente los ojos se posaron sobre una moto que trabajaba a 52.000 revoluciones por minuto y que generaba 320 caballos de fuerza. Y claro está, los amantes de la velocidad -alcanzaba los 365 km/h- y de la potencia quisieron de inmediato tenerla en sus garajes.

La velocidad y la potencia son habituales en las motos a reaccion. Fuente: iStock/imamember
La velocidad y la potencia son habituales en las motos a reaccion. Fuente: iStock/imamember

Nuevos modelos

Aquello impulsó a MTT a seguir fabricando motos a reacción, aunque lo haría con cuentagotas en los siguientes años. A fin de cuentas, no se trata de motos que estén al alcance de cualquier usuario, tanto en precio (que suele ser elevado) como en capacidad para conducirlas.

Y llegó la MTT 420RR, en la que ya sí incluyó la turbina de un helicóptero, de manera que se trataba de una moto más potente que la Y2K.

Un “pepino”

Básicamente lo que MTT lanzó al mercado fue lo que comúnmente se conoce como un “pepino”, es decir, una moto con una potencia y una velocidad descomunales. No en vano, contaba con 420 CV y se apuntaba que podía llegar a los 440 km/h.

De hecho, llegó a enfrentarse en una prueba de aceleración al Bugatti Veyron, el coche más rápido del momento y cuando este alcanzaba los 180 km/h, la moto ya estaba rodando a 320 km/h, lo que da una buena muestra de su capacidad. Claro que cuando leíamos que su combustible era una mezcla de keroseno y diesel, tampoco resultaba especialmente raro que se lograran tales registros.

Pecco Bagnaia apura la primera frenada ante Jack Miller, Johann Zarco y Jorge Martín en un top 4 de Ducati.

Relacionado

Los récords agridulces de Ducati

Records: El culto 
a la velocidad

Relacionado

Records: El culto 
a la velocidad

Los récords pendientes de Jonathan Rea

Relacionado

Los récords pendientes de Jonathan Rea

Los mejores vídeos