¿Pero en qué pensaban estos diseñadores? En la Euro4, amigos

Carlos Domínguez | Foto: Suzuki -
¿Pero en qué pensaban estos diseñadores? En la Euro4, amigos
¿Pero en qué pensaban estos diseñadores? En la Euro4, amigos

La presentación de ayer de la Suzuki GSX-R1000 y 1000R 2017 fue un rotundo éxito y una de las noticias más visitadas del día. A pesar de la revolución que esta K17 representa en la generación GSX-R, lo más comentado ha sido ese – vamos a ser sinceros – horroroso silenciador que porta en su lateral. Habéis sido decenas de lectores  los que no habéis podido evitar clavar los ojos en un objeto que corrompe la línea de una GSX-R1000 de aspecto formidable.

Menor ha sido la crítica hacia el resto de marcas que han adaptado y modificado sus máquinas de cara a la próxima temporada. Y os preguntaréis, ¿qué se han tomado en los departamentos de diseño de las marcas? La respuesta es… nada, resulta que la pregunta debe reformularse y debería decir: ¿Con qué tienen que lidiar los departamentos de diseño para hacer semejante bicho de escape? La respuesta es sencilla: la Euro4.

Euro4, ¿por qué es tan importante?

Os habréis fijado que prácticamente en todos los artículos de las motos presentadas se ha mencionado la adaptación de dicha motocicleta a la norma Euro4.

Estas “Euro” empezaron ya en los años 90 con la primera “Euro1” introducida en 1999. Se tratan de normativas que pretenden reducir los gases y partículas contaminantes que los motores de los vehículos expulsan al aire. Y si la que entra en vigor en todos los modelos nuevos a partir de 2017 es la “cuarta” de esta legislación, ¿por qué no hizo tanto ruido la Euro3?

Uno de los puntos más importantes es que en esta ocasión, además de reducir los gases contaminantes, cada modelo tendrá que pasar un test llamado SHED, haciendo referencia a “Sealed Housing for Evaporative Determination”. En otras palabras, cada moto que pretenda ser vendida dentro de los estados de la Unión Europea será introducida en una caja sellada en la que comprobarán cuánta “basura” emite realmente dicho modelo. Y no sólo eso, sino que la moto en sí misma vendrá con un sistema que alertará a mecánicos y usuarios si la emisión de gases supera por alguna razón lo permitido.

Así, la forma más común de respetar esos límites es montando un catalizador que funciona a modo de esponja. Pero como podéis imaginar, incluir ese tipo de filtros en el sistema de escape puede afectar al propio rendimiento e incluso provocar problemas de combustión.

Suzuki, como os contaba ayer Augusto, ha optado por esta solución porque resulta mucho más sencillo y económico quitarse de en medio el silenciador (y con él esa “esponja”) que los colectores, por ejemplo.

Así que sí, la industria auxiliar hará el agosto vendiendo tubos de escape… pero lo tendrán igualmente difícil para cumplir con la normativa que los haga legales para carretera. De hecho, agárrense porque en 2020 se viene la Euro5.

 Euro 1Euro 2Euro 3Euro 4Euro 5
Año 1999 2005 2007 2016 2020
Monóxido de Carbono 13.0g/km 5.5g/km 2.0g/km 1.14g/km 1.00g/km
Hidrocarburos 3.0g/km 1.0g/km 0.3g/km 0.17g/km 0.10g/km
Óxidos de nitrógeno 0.3g/km 0.3g/km 0.15g/km 0.09g/km 0.06g/km
SHED test no no no

Galería relacionada

Suzuki GSX-R1000 2017

Te recomendamos

Con dos modalidades para elegir: 23,5 y 13 kilómetros....

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...

Spidi pone en el mercado un guante de piel de entretiempo. Ideal por su diseño para c...

Accesorio universal para tu moto, muy fácil de instalar y realmente funcional. Válido...