Clásicas Cross: Motor-Bike JT Elías, 1990

En 1990, dos pilotos españoles de motocross, los hermanos Jordi y Toni Elías, tuvieron una idea pionera: combinar la parte ciclo de una bicicleta de trialsín con un motor de moto, para abrir un campo de posibilidades completamente nuevo.
J.C. Orengo -
Clásicas Cross: Motor-Bike JT Elías, 1990
Clásicas Cross: Motor-Bike JT Elías, 1990

Aunque hemos calificado de «pionera» la idea que tuvieron los hermanos Elías hace ahora casi 30 años, lo cierto es que el concepto de conjuntar el chasis de una bicicleta con un motor de explosión es algo que pertenece a la «noche de los tiempos», puesto que este fue exactamente el origen del nacimiento de la motocicleta a finales del siglo XIX. Lógicamente, aquellos primeros productos artesanales -que no queremos ni imaginar cómo debían funcionar- evolucionaron muy rápidamente, alejándose del enclenque concepto de la bicicleta con motor original para acabar convirtiéndose en las motocicletas que conocemos hoy en día.

Clásicas Cross: Motor-Bike JT Elías, 1990

Pero como la historia es cíclica, muchos años más tarde, a alguien se le ocurrió que aquel superado concepto podía tener una nueva utilidad, ahora más lúdica y deportiva que funcional. Y es aquí cuando sí que podemos utilizar la palabra «pionera» aplicada a esta Motor-Bike JT Elías, puesto que muchos años más tarde, y ya ciñéndonos a la época actual, son varias las marcas que nos ofrecen diferentes propuestas en este sentido. Tanto con motor de gasolina como eléctrico, apoyadas por la tecnología, experiencia y materiales de nuestros días, que poco tienen que ver con los que tuvieron que capear nuestros protagonistas en 1990.

Trialsín

Y es que no tan solo la tecnología ha evolucionado, sino que también lo han hecho las propias especialidades deportivas. En aquella época, el ciclismo off road, al menos deportivamente hablando, estaba circunscrito al trialsín, una especialidad inventada por el legendario piloto y técnico Pere Pí, el único de la historia que atesora Campeonatos de España de trial, motocross y velocidad y que se demostró como la mejor escuela de pilotos de trial, cuyo mejor exponente fue nuestro aclamado Jordi Tarrés. Era pues lógico que si los Elías tuvieron la idea de acoplar un motor de moto a una bicicleta, esta sería para hacer trial.

Clásicas Cross: Motor-Bike JT Elías, 1990

A nivel de ingeniería, el invento no podía ser más sencillo y minimalista, en parte provocado por la tecnología de las bicicletas de la época, en la que aún no habían hecho su aparición a nivel popular ni las suspensiones ni los frenos de disco o tambor. Así pues, a una parte ciclo de lo más básico, se le acopló un motor automático Franco Morini, cuyo funcionamiento, sin ningún tipo de embrague manual con el que modular la entrega de potencia cuando se acoplaba la transmisión, complicaba bastante el tema del control.

El piloto se veía obligado a dar gas con los frenos apretados y soltarlos poco a poco para que la «bicimoto» se pusiera en movimiento de una forma lo menos brusca posible. La difusión del invento fue escasa, aunque se mantuvo bastantes años en el mercado con diferentes tipos de chasis, y lógicamente son muy pocas las unidades que se conservan, una de ellas esta, perteneciente a la colección de los hermanos Lozano, que será expuesta en el futuro Museo de la Moto Española.

Clásicas Cross: Motor-Bike JT Elías, 1990

Única

A pesar de su similitud con el de una bicicleta, el chasis de este hibrido estaba desarrollado específicamente para este modelo. De ahí la doble cuna abierta que soporta el motor automático Franco Morini de 49 c.c., con una potencia declarada de 1,5 CV. La ausencia de cambio y de embrague manual obligaba a utilizar una corona trasera enorme para limitar la velocidad punta a 30 km/h. Las llantas eran de «palos» de 14”, equipadas con neumáticos de trial, y las suspensiones era inexistentes. Los frenos, típicos de las bicicletas de la época, difícilmente podían con las prestaciones del motor. El depósito de gasolina estaba integrado en la viga central del bastidor.

Clásicas Cross: Motor-Bike JT Elías, 1990

Dato

Aunque fue concebida para el trial, la Motor-Bike acabó siendo utilizada también en circuitos de cross para aprovechar las prestaciones de su motor.

También te puede interesar

Ducati, MTV y Merlin se mezclan en la historia de la Yak 410, un modelo que podía haber dado la vuelta a trayectoria involucionista de la industria española, pero que nunca llegó a nacer.

A mitad de temporada 1982, el líder provisional del Campeonato de España de Motocross de 500 c.c., Randy Muñoz, daba la sorpresa cambiando de Beta a Yamaha para alzarse finalmente con el título. Campeonato que, a la postre, sería el último de su carrera al fallecer un año más tarde.

Te recomendamos

En FUEL ya hemos recibido decenas de preparaciones y el concurso cerrará el periodo d...

MOTOCICLISMO te ofrece la oportunidad de probar la nueva Yamaha NIKEN en tres ciudade...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...