Clásicas Enduro: OSSA Enduro Phantom 125/175, 1975

En un panorama nacional del enduro completamente copado por las 250 c.c., OSSA intentaba abrir mercados en Europa con las cilindradas pequeñas.
J.C. Orengo. -
Clásicas Enduro: OSSA Enduro Phantom 125/175, 1975
Clásicas Enduro: OSSA Enduro Phantom 125/175, 1975

España, es obvio decirlo, es un país que para bien o para mal, muchas veces ha seguido -y sigue- su propio camino en muchos aspectos, y uno de los mejores ejemplos de esta realidad lo encontramos en la situación del mercado motociclista en la década de los ’70.

Con unas normativas de permisos de conducir, por lo que se refería a las pequeñas cilindradas, muy diferentes de las de la mayoría del resto de países europeos, los fabricantes españoles sufrían el problema de verse obligados a realizar versiones distintas de sus productos si deseaban exportar sus motocicletas de pequeña cilindrada fuera de nuestras fronteras. El límite de los 74 c.c. impuesto a los menores de 18 años en lugar de los 125 c.c. habituales en Europa nos limitaba a los usuarios en prestaciones y a los fabricantes nacionales en competitividad.

Clásicas Enduro: OSSA Enduro Phantom 125/175, 1975

Lo mismo sucedía en el plano deportivo, concretamente en la especialidad del todo terreno, puesto que mientras en Europa las cilindradas en liza eran nada menos que ocho, desde los 50 hasta los 500 c.c., con su lógica consecuencia en la oferta del mercado, en nuestro país esta se limitaba a los 250 c.c., dejando aparte los modelos de 74 c.c. destinados a una utilización más lúdica y de uso cotidiano que puramente deportivo.

Sin embargo, en 1975, OSSA daba un paso adelante respecto a sus marcas rivales lanzando un modelo específico de enduro de 125 c.c. -a la que se unió algo más tarde una variante de 175 c.c.-, dirigido fundamentalmente al mercado exterior, aunque algunas unidades sobrantes fueron puestas a la venta en España con una receptividad mínima del mercado, dadas las limitaciones de carné y de la falta de «cultura» con respecto a estas cilindradas.

Clásicas Enduro: OSSA Enduro Phantom 125/175, 1975

Motor de cross

La marca del trébol disponía de una buena base motriz de 125 c.c. en su gama Phantom de cross, que dada la orientación claramente deportiva del nuevo modelo encajaba con el nuevo cometido. Fue bautizado de forma muy coherente con el nombre de Enduro-Phantom.

Dotado de una menor relación de compresión para suavizar la entrega de potencia, entregaba unos buenos 22 CV -27,5 en el caso de la 175 c.c.- a través de un cambio de cinco velocidades con un desarrollo final más largo. El escape, de salida superior y con recorrido lateral, estaba directamente heredado de los modelos Súper Pioneer y Enduro de la marca, en lugar del tubarro de salida inferior de las Phantom de cross.

Clásicas Enduro: OSSA Enduro Phantom 125/175, 1975 Motocicleta en estado original perteneciente a la Colección de Motos de Campo de los Hermanos Lozano.

En la parte ciclo destacaba un nuevo subchasis anclado al bastidor doble cuna, realizado en un tubo de acero de menor sección que el resto, con el fin de aligerar el conjunto y cuyo extremo posterior sobreelevado ejercía las funciones de asidero. Una instalación eléctrica para alimentar las luces obligatorias completaba la «migración» del motocross al enduro, rematada con una atractiva combinación de colores verde metalizado/naranja inédita para la marca.

En detalle

El motor de la Enduro Phantom está derivado directamente de las versiones de motocross de la marca. La suspensión está firmada por Betor en ambos trenes. Los cables de seguridad en las palancas de freno y cambio delatan su enfoque para la competición. El depósito era de menor capacidad (9 litros) que los de sus hermanas de mayor cilindrada, ofreciendo un aspecto general muy compacto. Los guardabarros en poliéster, pese a su bonito diseño, eran muy criticados por su gran fragilidad.

Clásicas Enduro: OSSA Enduro Phantom 125/175, 1975

El dato

Si la Enduro Phantom 125 es un modelo poco conocido en España, menos difusión aún tuvo esta versión de 175 c.c., dirigida a mercados internacionales muy concretos.

También te puede interesar

En 1990, dos pilotos españoles de motocross, los hermanos Jordi y Toni Elías, tuvieron una idea pionera: combinar la parte ciclo de una bicicleta de trialsín con un motor de moto, para abrir un campo de posibilidades completamente nuevo.

Uno de los modelos menos conocidos de Derbi es la 74 Trial Pirineos, una moto totalmente adelantada a su época y una de las primeras motocicletas offroad españolas de serie.

La marca alemana lanzó en 2001 un completo kit que transformaba a la F 650 GS de serie en una moto competitiva para el Dakar.

Te recomendamos

En FUEL ya hemos recibido decenas de preparaciones y el concurso cerrará el periodo d...

MOTOCICLISMO te ofrece la oportunidad de probar la nueva Yamaha NIKEN en tres ciudade...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...