Publicidad

Moto clásica: Montesa Cappra 125 VF, 1980

En 1980 Montesa lanzaba al mercado una nueva versión de su Cappra 125 denominada VF, un modelo que aportaría pocas novedades y que supondría el final de la saga de motos de cross en esta cilindrada para la marca.
Tin Caudevilla / J.C.O. | Fotos: Joan Carles Orengo -
Moto clásica: Montesa Cappra 125 VF, 1980
Moto clásica: Montesa Cappra 125 VF, 1980

A mediados de la década de los 70 Montesa vivió su etapa dorada dentro de la disciplina del motocross, con el fichaje estrella para el equipo oficial del irrepetible Randy Muñoz. De su mano se consiguieron los ansiados títulos de cross para la firma de Esplugues en las categorías de 250 y 500 c.c., un hecho insólito para Montesa, que de esta forma conseguía por fin arrebatar la hegemonía que hasta entonces ostentaba su máxima rival por excelencia, Bultaco. Pero lo que nadie podría haber vaticinado era que en un futuro inmediato Montesa se vería obligada a abandonar el motocross, tanto a nivel competición como de producción, a raíz de una fuerte crisis del sector y la entrada de nuevas marcas extranjeras en el mercado nacional.

CONTINUIDAD

La montura que ofrecemos refleja perfectamente el difícil momento que vivía Montesa. La presentación de la nueva Cappra 125 VF no aportó ningún tipo de novedad de relevancia, hecho que hizo que muchos aficionados se decepcionaran al no ver un modelo verdaderamente puesto al día, como tenían las marcas de la competencia extranjera, acentuado todavía más por el auge que vivía el Mundial de 125, que exigía a las marcas estar al día para no perder el tren de la élite internacional, que ya jugaba con los incipientes motores de refrigeración líquida y las suspensiones de mayor recorrido.

Esta 125 VF era muy similar al anterior modelo VE y sus diferencias más destacadas eran el color del chasis doble cuna, que de negro pasaba a ser rojo; el escape, que adoptaba la forma de bufanda; y la rueda trasera, que pasaba a ser de 17”, montando un neumático Pirelli Pentacross de 4.50. El depósito mantenía las mismas formas que el de la VE en lugar de montar el tipo «Jumbo» de sus hermanas de mayor cilindrada 250/414 VF.

Mecánicamente la montura continuaba con el anticuado e incombustible motor de aire, con ligeras variaciones en la distribución del cilindro, alimentado por un carburador Bing de 36 mm. Las suspensiones eran de primera calidad y las firmaba Marzocchi en ambos trenes, con una horquilla aire/muelle de 250 mm. de recorrido, mientras que los amortiguadores traseros de gas contaban con 265. Unos recorridos que resultaban cortos para las nuevas tendencias del motocross de esa época. Y en el apartado de los frenos tampoco había novedades, montándose los clásicos tambores Montesa de 130 mm. de expansión interna en ambas ruedas.

A pesar de que Fernando Muñoz en su última temporada en Montesa llegara a desarrollar un prototipo de la 125 VF con chasis similar al de la  VG, este proyecto quedaría archivado y no saldría nunca a la serie, aunque Juanjo Barragán pilotaría la moto en el Nacional de 125 de 1980 -sin grandes resultados-.

Visto de forma retrospectiva, podríamos afirmar que Montesa nunca apostó fuerte por sus monturas de 125 c.c. de cara a tener una moto competitiva a nivel de Mundial, aunque sí las destinó a una fórmula que resultó todo un éxito, como fue el Trofeo Montesa, en el que a los mandos de las Cappra 125 de serie en igualdad de condiciones, se forjaron una gran cantidad de futuras estrellas del motocross nacional.

EL DATO

La contrastada fiabilidad y sencillez mecánica del propulsor era el mayor punto a favor de la VF, facilitando su mantenimiento a los jóvenes pilotos. Las suspensiones, firmadas por Marzocchi, eran quizá lo mejor de esta Cappra 125 VF, aunque su recorrido no estaba a la altura de los de las mejores motos de la categoría en aquella época. La llanta trasera de 17 suponía una novedad con respecto al modelo anterior, mientras que el motor incorporaba tan solo ligeras mejoras, como el escape de tipo bufanda. El depósito estaba fabricado en polietileno, con el característico tinte amarillento inyectado en el mismo material.

Te recomendamos

Si quieres convertir tu Honda Africa Twin en una moto todavía más aventurera Givi te ...

Ikono Motorbike es el nuevo Concesionario Oficial Honda en la Comunidad de Madrid, qu...

Aprovecha la promoción que ha lanzado Yuasa y gana una Honda X-ADV, una CB125R o dife...

Para celebrar su 40 Aniversario, la revista MOTO VERDE lanza una edición especial en ...