Sherco ST Cabestany Réplica

Destaca la «Cabes» por su imagen esplendorosa y exclusiva pero, sobre todo, por su espléndida combinación de mecánica 305, con muchos recursos, y parte ciclo, que permite una conducción fácil.

Santi A./ Fotos: De Diego -
Sherco ST Cabestany Réplica
Sherco ST Cabestany Réplica

Quien tomó la iniciativa de lanzar series limitadas de motos de campo debería recibir una distinción especial porque la idea funciona. Comercialmente a las marcas que las venden les va bien y, generalmente, agotan pronto la producción planificada. ¿Motivos? Además de que lo exclusivo seduce, el equipamiento extra que incorporan estas ediciones suele ofrecerse con un precio más «ventajoso» que si se montasen esas piezas por separado, compradas como recambio.

La intención cuenta y el cliente siente que la marca tiene la voluntad de ofrecerle un «chollo» por lo que se auto convence de que resulta una opción que merece la pena. Así pasa en esta Cabestany Réplica que, sobre la base del modelo ST con motor 305, incorpora un codo del escape en titanio y otro CDI reprogramado con nuevas «constantes vitales». La arquitectura ciclo adopta equipo de frenado Braketec-AJP, reemplazando al anterior material Formula, amortiguador Ollé y neumáticos Michelin X-Light (más ligeros). Hay dos elementos que lleva la «Cabes» que llaman la atención, ambos medidas de seguridad exigidas en competición por el reglamento FIM. Por un lado el protector plástico de la corona –evita que se puedan meter los dedos accidentalmente- y, por otro, el cortacorrientes en versión «hombre al agua» con un capuchón imantado a la base, fijada al manillar, unido a un cordón que llevamos anudado a la muñeca. Al caernos y separarnos de la moto, la pieza se desprende al tirar de ella y el motor se para.

Aunque Sherco ha sido una marca asociada a una estética sobria, con sus trialeras ha ido cambiando su pensar para optar por asociar deportividad con presencia impactante. Decoración exclusiva en la «Cabes» en la que el rojo toma protagonismo frente al modelo de serie, combinado con las numerosas piezas en negro mate y el llamativo amarillo del bastidor.

Hablando del chasis, éste juega un papel principal en el comportamiento de la ST, reactiva pero fácil de conducir, con iniciativa pero precavida. Es como un niño pequeño, que siempre quiere probar cosas prohibidas, pero educado que pide permiso. Transmite mucha seguridad en sus movimientos y fija bien las trazadas, siendo por ello una opción de gran alcance para el trial actual en el que ya no manda tanto la agilidad para realizar movimientos rápidos. Eso no significa que en el «non stop» la manejabilidad no importe ni el bajo peso pero sí que prima más el aplomo y la nobleza. La «réplica» pesa medio kilo menos -69,7 kg, verificados- que el modelo estándar, diferencia que sólo los pilotos más finos y de mayor nivel percibirán en la conducción. Pero sí que se nota el diferente reparto de masa que tiene esta ST que tiende a equilibrar los dos ejes, por lo que hay un movimiento más unísono entre las dos ruedas. En la Sherco el cuerpo queda posicionado algo atrás pero aun así se siente «aplomada», con ganas de hacer cosas. Nada cambia en nuestra idea sobre la posición de conducción de la ST con los estribos algo elevados e inclinados adelante –se puede regular su posición-. La sentimos dominable porque porque el tronco, los brazos y las piernas forman buena triangulación, aunque, como hemos comentado en otras ocasiones, los más grandes pueden añorar algo más de espacio.

En las zonas, la valentía del piloto se ve complementada con el carácter racional de la «Cabes» con la que siempre encontramos una respuesta acorde al mayor o al menor nivel de pilotaje. Los que practicáis trial de alto nivel podéis querer más iniciativa por parte de la moto algo que se puede conseguir trabajando en la suspensión. De serie tiene una reacción aplomada, no muy rápida al extenderse ni tampoco excesivamente pesante al comprimir. No es «alocada» pero esa pizca de locura se puede echar en falta ante escalones complicados o zonas de ritmo cambiante en la que hay que ir colocando la moto sobre la marcha. La frenada ha ganado precisión con la vuelta al material AJP de tacto más directo, sólido y estable que el Formula.

Completa esta trialera un soberbio motor de esplendorosa respuesta, pleno de recursos. La mecánica 305 -293 c.c. reales- tiene carácter pero sin salirse del tiesto. No es de esos motores en los que el poderío se demuestra a base de mostrar malas maneras o de lanzar arreones a la demanda de gas. Con un «trescientos» entre las piernas no falta de nada pero tampoco es éste de esos motores que digas «me he pasado y me supera». Combinando contundencia en la respuesta junto a poder de control tenemos en esta ST una opción de talante global, en la que el carburador Keihin aporta ese toque chisposo de gas, más directo y vivo, que nos deja actuar con decisión. Además, la tracción global es buena completando la destacada efectividad de la moto. El embrague parece haber corregido con la bomba AJP su tendencia a arrastrar algo, sigue siendo estable en sus reacciones y también aporta su grano a tener controlada las reacciones del motor. El que quiera más descontrol, porque su pilotaje lo pida o su carácter lo demande, debería pensar en otras opciones del meercado. Ya nos pasó en la primera prueba de la ST 305 y, ahora, lo reafirmamos con esta «Cabes». Nos referimos al cambio, su escalonamiento y su uso. Las tres primeras marchas abren un abanico de uso amplio para aprovechar el motor. Primera tiene presencia en el pilotaje, más de lo que pensáis para ser un propulsor «trescientos» pues es el salvavidas que nos saca de apuros, a ritmo pausado, aprovechando, además, la progresividad del motor. La marcha universal es segunda pero sabiendo controlar el ritmo y jugando cuando toca con el embrague. Aunque es tercera la marcha que sorprende porque aguanta mucho y sirve para lanzarnos con velocidad pero también para rodar en la zona y pasar obstáculos con inercia tras acelerar con decisión. Cuarta y quinta se quedan para las interzonas o el trial excursión.

Espléndida nos parece la Sherco por su equilibrio general idónea para la aventura como para la competición, nacida con la idea de poner las cosas lo fáciles que se pueden en el trial.

Quiero más. Si ése es tu pensar, una edición limitada como esta «Cabes» entra entre tus posibles trialeras. Un toque extra de dinamismo en el motor y en la parte ciclo gracias a sutiles cambios en algunos componentes pero que aportan una conducción más efectiva. No hace milagros pero lo intenta.

Te recomendamos

El Circuit de Barcelona-Catalunya habilitará una tribuna para los aficionados de la m...

Una revista especial con más de 450 modelos de motos de todas las cilindradas y categ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...

Spidi pone en el mercado un guante de piel de entretiempo. Ideal por su diseño para c...

Accesorio universal para tu moto, muy fácil de instalar y realmente funcional. Válido...