Prueba Sur-Ron LBX: ¿moto o bici eléctrica?

La Sur-Ron LBX es una propuesta de enduro a pila. Una auténtica E-Moto diabólica con la que combinar la agilidad de la bici con la rapidez de un propulsor eléctrico.

Sur Ron LBX
Sur Ron LBX

La constante evolución de la movilidad, nada nuevo por otro lado, lleva a que aparezcan nuevas propuestas de motos con las que poder disfrutar de nuestra pasión de montan en campo.

Las propuestas de motos eléctricas va creciendo de forma constante pero, resulta cierto, que en el off road lo hace de forma tímida, salvo en el apartado de las motos infantiles.

Desde China llega esta moto, que no es bici porque no tiene pedales -por eso no lo llamamos ciclomotor-, pero sí que toma de las mountain bikes el diseño de la parte ciclo.

Sur Ron LBX (4)
Sur-Ron LBX.

Mestizaje

Complementarios, no incompatibles, dos mundos combinados en los que hay un factor común: la diversión y el entretenimiento sobre dos ruedas mientras rodamos por el campo. Esta Sur-Ron LBX es la versión moto de las E-Bikes pero ya os digo, aquí sin dar pedales, y es moto porque se maneja con el puño del gas -en las bicis el motor eléctrico es una asistencia, no el corazón principal del movimiento-.

Que se vea y se comprendan los inventos de los ingenieros pero que, insisto, para llevarse bien, no como el agua y el aceite. Aquí sí saben mezclarse.

La denominación del modelo LBX (Light Bee X) define bien esta moto, una «abeja ágil y ligera» destinado al entorno X, el de la letra que define el off road, como cruce de caminos que hace la letra equis. Cierto que es una «abeja» por la respuesta instantánea y rápida del motor eléctrico.

Sur Ron LBX (8)
Sur-Ron LBX.

Se trata de un propulsor que rinde una potencia máxima de 6 kW con un pico de par de 39 Nm. Lo alimenta una batería Panasonic de ión-litio de 60V x 32 Ah que equivale a 1.920 Wh. Dispone de 18.650 celdas y aporta una potencia nominal continua de 2,05 kW.

La batería se carga en menos de 3 horas y ofrece una autonomía de unos 85 kilómetros.

Se puede recargar con la batería en la moto o bien sacarla -se extrae rápido y fácil- para llevarla a casa, por ejemplo, o donde tengamos un enchufe útil. Incluye para ello un cargador de 97,2 voltios y 21 amperios que carga por completo la batería en menos de 3 horas desde un enchufe convencional.

La autonomía máxima es de unos 85 km., aproximadamente, aumentada frente a las primeras versiones de la LBX que aguantaban 60 km. El rango de uso depende de la conducción y del modo de funcionamiento que usemos de los dos posibles, Eco -velocidad máxima de 40 km/h- y Sport -máxima de 85 km/h-.

Evidentemente influyen muchos factores en la autonomía, desde el peso del piloto a la forma de dar «gas», el terreno… La marca declara un consumo medio de energía de 27 Wh/km. Como ocurre en el motor de combustión, nada nuevo en este sentido. Eso sí, en la LBX la frenada es regenerativa por lo que al frenar acumula algo de carga extra la batería con la que aumentar el rango de uso.

Sur Ron LBX (10)
Sur-Ron LBX.

La parte ciclo se asienta sobre un chasis doble cuna de aleación de aluminio, de imagen llamativa, al igual que el basculante, de aluminio, en forma «boomerang». Dispone de sistema de bieletas patentado (Puntal Intersect TR) con amortiguador regulable DNM. Delante hay una horquilla invertida DNM con ajuste en precarga.

Para la frenada, tanto en el eje delantero como en el trasero, utiliza un freno de disco hidráulico de cuatro pistones y 203 mm de diámetro. Y la transmisión del motor a la corona llega por un sistema de doble plato: por correa de la polea del motor a un plato transmisor que conecta por eje con el piñón de ataque; y éste lo hace con la corona por cadena.

Las medidas de la LBX son de 1.860 mm de largo con una distancia entre ejes de 1.230 mm y el peso, sin batería es de 47 kg, menos de 60 con la batería. La distancia mínima al suelo es de 270 mm. Incluye cuadro de instrumentos y una toma USB. Por cierto se puede comprar en seis colores: amarillo, verde, naranja, azul, negro y plata.

Sur Ron LBX (3)
Sur-Ron LBX.

Rayo LBX

Algo innegable con la Sur-Ron es que tiene gancho y seduce, con su estética de espíritu rompedor y desenfadado. Un juguete muy apetecible para pasar buenos momentos que además, para ser un producto chino, tiene una calidad de producción destacada, pocas veces vista. Incita a montar, al atrevimiento, a la búsqueda de nuevas opciones de montar.

Su manejo es como el de una bici pero con el extra del propulsor eléctrico. Aceleración fulgurante, metros iniciales expeditivos y buen empuje posterior. Aunque, como en casi todas las motos eléctricas, la entrada fulgurante de potencia se traduce en pérdidas de tracción, que sobre hierba, barro o agua, como nos pasó, es notable. Además hay que acostumbrarse al gas, tanto a su tacto -apenas hay rozamiento y sin darte cuenta aceleras a tope- como a la respuesta del motor.

Sur Ron LBX (9)
Sur-Ron LBX.

La suspensión acompaña al conjunto en ese objetivo de momentos «fun» lo mismo que los frenos. Lo que no me gusta es que al frenar se corta la corriente del motor y dejas de tener empuje, algo extraño para conducir una moto, más en campo, pues lo de bloquear, derrapar y dar gas no es factible a la vez -se pude puentear los cables y el cuento cambia-.

En ciertos ambientes, su capacidad serpenteante permite ir más rápido que otras motos.

En su hábitat ideal de zonas de sendas y veredas, donde haya que jugara mucho con la movilidad y zigzaguear, lo pasaremos genial. Consiguiendo incluso ir más rápidos que con otras motos por esa capacidad serpenteante, especialmente en bajadas. Si montas en bici, sabrás llevarla bien, y si no estarás extraño. Porque es pequeña, lógicamente sensible a los cambios de pesos que hagamos con el cuerpo y llamada a guiarla mucho con el cuerpo.

Importada por Lexmoto Ibérica, su precio por debajo de los cinco mil euros permite planteárselo, especialmente si eres amante de los juguetitos y de la diversidad. Homologada y matriculable también se puede usar a diario en la urbe con esa misma sensación de rodar en formato de máxima diversión.

Los atrevidos que aman explorar nuevas ideas, seguro que se sentirán identificados con esta moto. Yo os puedo asegurar que empecé la prueba con escepticismo, en plan, ¿qué es esto?, y acabé sin ganas de bajarme. Y si la vida es un universo de sensaciones, pues bienvenida. Punto de conexión: la diversión.

Sur Ron LBX (2)
Sur-Ron LBX.
Lo mejor:
  •  

    Agilidad y diversión

  •  

    Sensación de aceleración

  •  

    Uso dinámico

Mejorable:
  •  

    Pérdidas de tracción

  •  

    Al accionar los frenos se corta el empuje del motor

  •  

    Autonomía justa (85 kilómetros)

Conclusión

Lo diferente tiene su público y, cada vez más, hay más amantes de hacer cosas distintas. Muchos sienten atracción por la movilidad eléctrica y esta moto es una propuesta moderna para el off road. Con los condicionantes 
del tiempo de recarga y de las autonomía de la pila 
(85 km. declarados).

Sur-Ron LBX.

Galería relacionada

Fotos Sur-Ron LBX

Fotos: Juan Sanz. Colaboran: Óscar Quirós, Iván Bernabeu y circuito de Motocross Madrid Park en Valdemorillo.

Relacionado

Husqvarna EE 5 y KTM SX-E 5 2020, prueba comparativa y fotos

 E-XPLORER World Cup

Relacionado

E-Xplorer: Nace la nueva Copa del Mundo FIM con motos todo terreno eléctricas

Bultaco Brinco R: prueba la sensación de unir moto y bici

Relacionado

Bultaco Brinco R: prueba la sensación de unir moto y bici

Nuestros destacados