Jack Miller: Es una de las experiencias más increíbles que puedas imaginar

Recogemos algunas de las impresiones del australiano después de subirse a la MotoGP en el Circuito Ricardo Tormo de Cheste
Ildefonso García Fotos: Gold&Goose -
Jack Miller: Es una de las experiencias más increíbles que puedas imaginar
Jack Miller: Es una de las experiencias más increíbles que puedas imaginar

Miller pertenece a la escuela de pilotos australianos, como Doohan y Stoner, que no tiene pelos en la lengua. Sus comentarios a veces pueden levantar ampollas, pero rara vez dejan indiferente. Aquí te mostramos algunas de sus reflexiones después de estrenarse con la MotoGP.
«La velocidad al principio te puede, te encuentras como en estado de shock. Pero tras dos o tres veces después de haber estado rodando en la pista acabas acostumbrándote, aunque por muy chulo que seas, los frenos de carbono te van a hacer alucinar. La sensación es simplemente increíble, parece que la moto se va a partir en dos debajo de ti. Conducir la MotoGP ha sido simplemente espectacular, ha sido el mejor día de mi vida».

Nervioso

«Estaba realmente nervioso porque sabía que me iba a subir a la MotoGP. La noche anterior no pegué ojo. Era como el día de Reyes. Solo quería que ya fuesen las 12 del mediodía para que todo esto comenzase. Empecé a rodar y cuando me quise dar cuenta había dado más vueltas que un ventilador. La idea no era conseguir una vuelta rápida ni mucho menos, pero me sentí bien con la moto, no iba tan vendido como cuando la moto hace contigo lo que quiere. Mis sensaciones fueron positivas desde el primer momento. No tuve oportunidad de probar el neumático delantero más duro lo que habría estado muy bien porque en las frenadas tuve mis problemas con la goma blanda. Estaba apretando quizás la maneta más de la cuenta así que no sé, es posible que con los neumáticos más duros la estabilidad en este punto mejore un poco. Me habría gustado probarlo por la tarde pero la temperatura estaba bajando y era demasiado arriesgado. Estoy contento por cómo ha ido todo, por la progresión que hemos tenido. Cada vez que me subía en la moto iba mejor y tenía sensaciones más positivas».

«En el apartado de los neumáticos esperaba que la cosa fuese peor. Había oído muchos rumores y no todos positivos, pero la verdad es que los neumáticos funcionaron muy bien. Con los neumáticos ya gastados fui capaz de rodar a 0,4 segundos de mi mejor tiempo, así que estoy más que satisfecho».

«La potencia es simplemente brutal. No es fácil describir el salto de 60 a 230 CV. Sea como fuere, los frenos son increíbles. Nunca he pilotado una 600 y hasta ahora lo más potente que había llevado era la Moto3. Es un poco más difícil cambiar de dirección, todo pasa un poco más lentamente pero pilotar esta moto es algo realmente especial. Al principio comencé a rodar muy suavemente como hacía con la Moto3 pero es algo que no puedes hacer. Tienes que frenar como en V, girar con la parte trasera y salir disparado».

Cansado

«Acabé fundido pero mejor de lo que esperaba. Simplemente necesito más tiempo con la moto, esto me ayudará a tener más fuerza en las frenadas. En algunas curvas intentaba aguantar la respiración porque parecía como si se me fuese a salir el corazón. Está claro que tendré que cambiar completamente mi rutina de entrenamiento. Estoy comenzando un nuevo programa con otro entrenador, para ello tuve que esperar a que terminase el Mundial de Moto3. No creo que lo en lo que tenga que centrarme es en tener más músculos, sino en que simplemente sean más fuertes y eficaces. Me dejaron la moto sin control de tracción y sin anticaballito, porque de lo que se trataba era de aprender a llevar la Honda de MotoGP. He trabajado muy bien con Cristian Gabbarini, es un gran tipo y parece que nos hemos entendido desde el primer momento. No me ha presionado en lo más mínimo y trabajar con él ha sido fantástico».

«Salí del pit line y entre la curva uno y dos pensé, ¡jo… sí que ha llegado rápido! Todo llega muy deprisa, es difícil de describirlo. No es normal lo que esta moto acelera, como tenía el anticaballito desconectado me pasaba todo el tiempo apretando a tope el freno trasero intentando mantener la rueda delantera en el suelo. Luego metes la cuarta y hace otro caballito y en quinta a 300 km/h lo mismo… ¡Una locura! Era muy fácil deslizar. Me lo estaba pasando muy bien en la curva 13. Entiendo que hayan desconectado el control de tracción, esto me ayudará a mejorar la sensibilidad de mi muñeca y la conexión con el acelerador. Se trata de un periodo de aprendizaje, no hay prisa. Antes de la primera carrera vamos a tener muchos entrenamientos. Soy muy afortunado, pues Honda no me está presionando en absoluto. Lo que me piden es que aprenda, así que les doy las gracias por dejarme un poco de tiempo. La oportunidad que se me presenta es excepcional así que daré el 100 por cien».

Tercer día

«El segundo día llovió, así que me dediqué a probar el sofá de mi “motorhome”. Al día siguiente mejoré mucho, cada vez me sentía más cómodo encima de la moto. Empezaba a usar el neumático trasero para girar, lo que es más fácil y más divertido. Ir a fondo por la curva 13 con la moto retorcida como un plátano es algo indescriptible. Me he estado divirtiendo mucho, es como un sueño. Estoy haciéndolo mejor de lo que esperaba lo que es un aliciente añadido. Mis tiempos tampoco están lejos de los de los tíos que han pilotado la carreras-cliente 2014 toda la temporada. Todavía no hemos tocado el control de tracción y el anticaballito. Pedí que me pusieran más anticaballito pero Honda dijo que no, que tenía que seguir aprendiendo y que todavía faltaba mucho hasta que se me permitiesen utilizar estas ayudas a la conducción. Estoy intentando lograr que la moto salga mejor de las curvas, además de usando el centro de gravedad para que no se levante tanto cuando acelero. Tampoco tiene tanta potencia, pues cuando Márquez iba a 330 km/h yo no pasé de 310. Todo el día usé el neumático más duro, lo que supone otro paso adelante. Me costó bastante rodar con la goma blanda pero con la dura frenaba mucho mejor.

Otro aspecto en el que tengo que mejorar es seguir frenando con la moto inclinada. Todo es como de otro mundo, necesito encontrar el límite de la moto y faltaba todavía. En un par de ocasiones pude seguir a Márquez en algunas curvas y me di cuenta la cantidad de presión que pone en el neumático delantero en los virajes, lo que demuestra que estas gomas son capaces de aguantar casi lo que le eches. Mi objetivo es ir aprendiendo poco a poco. Hoy me he quedado a 0,3 segundos de Laverty y Baz que vienen del Mundial de SBK, por lo que están acostumbrados a pilotar motos de 1000cc y 160 kg. No podía dejar de sonreír pues pienso que hemos hecho un buen trabajo. No he tirado la moto al suelo, así que toco madera. Estos dos días han sido realmente productivos. La mayor parte del tiempo he rodado solo, salvo un par de curvas con Marc. Luego también media vuelta con Maverick. Él y la Suzuki lo están haciendo bien. Mis tiempos están saliendo sin tener una rueda delante, lo que me parece positivo.

El apartado físico no ha sido un problema, me han salido algunas pequeñas ampollas en la mano, pero las tengo bastante fuertes porque practico el motocross. Tanto el cuello como los brazos están funcionando como se esperaba de ellos. Obviamente una MotoGP no tiene nada que ver con una Moto3. Estoy tocando con el codo en algunas curvas, algo que no esperaba, por ejemplo en la 3. Tengo ganas de ver esas fotos. A mitad de la curva abres gas y la moto se pone de lado y vas así, al mismo tiempo que frenas, hasta el viraje 4. Es una de las experiencias más increíbles que puedas imaginar, como practicar el sexo con los pantalones puestos».

Después de entrenar en Valencia y Malasia, Jack Miller fue operado en Barcelona por el Dr. Mir: «Me siento más ligero pues me han quitado de la clavícula siete tornillos y dos placas. Da gusto volver a tener todo bien al 100 por cien. Tras un pequeño reposo seguiré preparándome para la temporada 2015. Confío estar perfectamente para los test de Sepang del 4 de febrero, faltan casi dos meses así que creo que hay tiempo de sobra. El primer entrenamiento en Malasia con la MotoGP fue muy bien, pese al calor y la humedad.

Las rectas se hacen mucho más pequeñas que con la Moto3, se acaban en un par de segundos, parece que fueses volando. La moto nueva la probé en Sepang y, sin duda, supone un paso adelante. Aunque todavía no estamos usando todas las ayudas electrónicas que tanta importancia tienen, sobre todo en las curvas. El neumático trasero patinaba mucho. Lo primero es acostumbrarme a la potencia, luego ya trabajaremos con elementos como el control de tracción y el anticaballito. Vengo del dirt track, por lo que he estado disfrutando de los derrapajes. En Sepang la curva 3 era muy especial, pues deslizaba un montón y tenía que dirigir la moto con el cuerpo».

Historias
MOTOGP TV by DAZN
Te recomendamos

A la hora de escoger vuestro equipamiento off road es importante tener en cuenta las ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...