Marc Márquez y las cifras de su salvada desveladas por la telemetría

Las imágenes hablan por sí solas pero los números desvelados por Honda ayudan a entender mejor todavía lo extremo del momento.
Carlos Domínguez -
Marc Márquez y las cifras de su salvada desveladas por la telemetría
Marc Márquez y las cifras de su salvada desveladas por la telemetría

Decía Marc Márquez que la salvada protagonizada durante la carrera del Gran Premio de Valencia se metía, por intensidad e importancia, en lo más alto de su clasificación personal. No era la primera vez que nos dejaba con la boca abierta mientras veíamos cómo derrapaba con la rueda delantera, algo que en motociclismo se traducía hasta hace poco como una caída instantánea. Insalvable. Con Marc hemos aprendido que para empezar a cambiar las cosas, primero hay que dudar de todo lo que se da por hecho. Marc creyó que podía y desde entonces casi lo ha convertido en una habilidad más de la que sacar partido. No es suerte, es entrenamiento.

La serie de imágenes (que por cierto podéis encontrar al completo en el último número de Motociclismo) ha quedado ya como parte de la historia de MotoGP. Pero a la espectacularidad de la fotografía podemos añadir ahora algunos de los datos recogidos por la telemetría de la Honda RC213V de Marc Márquez. Y os adelanto, dan auténtico miedo.

Para empezar, recordemos que Marc había decidido lanzarse a por la carrera superando a un fortísimo Johann Zarco con ganas de victoria. Pasaría por la línea de meta como líder de la prueba pero sabía perfectamente que en la frenada, el galo intentaría colarse por el interior. ¿La única manera de evitarlo? Una frenada tardía… más concretamente, 30 metros más tarde de lo normal. A pesar de clavar los frenos como si no hubiera mañana, entra en el ángulo a una velocidad de 153 km/h, momento en el que precisamente por ir todavía tirando de frenos, bloquea la rueda delantera. Aquí lo normal sería verle caer y rebozarse en la arena valenciana. Pero no, no suelta la moto y utiliza codo y rodilla para inventarse el punto de agarre que acaba de perder y derrapa 50 metros en esa posición. En las fotos parece estar prácticamente en el suelo, y no es de extrañar, los datos revelados por Honda dicen que llegó a un ángulo de 64º, algo menos de la protagonizada en los tests de Brno 2014.

Sí, los neumáticos de hoy no son los de ayer, así como los sistemas de electrónica (controles de tracción, antideslizamiento, plataformas inerciales…) pero cuando es siempre el mismo tipo quien, de forma ya regular, repite una y otra vez la misma acción, sólo queda quitarse el sombrero y reconocer que estamos ante una habilidad hasta ahora nunca vista. ¿Se convertirá en algo habitual en unos años como ocurrió con los codos rozando el asfalto?

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...