Un pequeño paso para Maverick Viñales, un gran paso para MotoGP

La victoria del español en Sepang es importante para él, pero más para el campeonato.
Un pequeño paso para Maverick Viñales, un gran paso para MotoGP
Maverick Viñales logró su segundo triunfo del año en Malasia (Fotos: Gold & Goose).

La victoria de Maverick Viñales en Sepang fue de esas que valen mucho más de 25 puntos, alcanzando un valor imposible de cuantificar porque van mucho más allá de los números: por lo que implicó para el ganador y, sobre todo, por lo que implicó para el campeonato.

Para el ganador, porque todavía estaba fresquísima en la memoria colectiva la imagen de Marc Márquez sobre su moto y, tras él, Viñales deslizándose de espaldas por el tobogán que lleva de Lukey Heights a la curva 10 de Phillip Island. Había liderado toda la carrera y se había ido de vacío, pero sobre todo había salido de Australia con la sensación de que si había ido toda la carrera al frente era, sencillamente, porque Márquez no había querido pasarle antes.

Por eso en Malasia tenía clarísima la estrategia. Seguramente, durante los siete días previos, había dibujado en su cabeza cientos de escenarios que le hubiesen hecho ganar en Phillip Island, y casi todos pasaban por una misma idea: soltar a Márquez al principio, no regalarle el rebufo.

En Sepang, el piloto del Monster Yamaha se sabía con más ritmo que nadie, pero en Phillip Island también. En la isla australiana, Márquez lo contrarrestó pegándose a él en todo momento para que el rebufo de la M1 de su compatriota ayudase al motor de su RC213V a recuperar las décimas que perdía en la zona revirada, donde Yamaha por fin ha reverdecido los viejos laureles de la moto del paso por curva por excelencia.

Publicidad

De ahí que le haya bastado dar un paso adelante, que sencillamente consistió en anticipar el ataque todo lo posible: se deshizo de Jack Miller tan pronto como pudo y trituró el crono vuelta a vuelta recordando al mejor Jorge Lorenzo para mantener a raya a Márquez, que por segunda vez en todo el año se vio impotente para seguir a un piloto.

También por segunda vez ese piloto fue Maverick Viñales, que en Assen ya hizo lo mismo: escaparse en solitario hacia una victoria incontestable, de la misma forma en la que ha conseguido seis de sus siete victorias en la categoría reina con la única excepción de Losail 2017.

Un pequeño paso para Maverick Viñales, un gran paso para MotoGP

Marc Márquez intenta atrapar a Maverick Viñales en Sepang.

Para Viñales fue un pequeño paso adelante, el último que le faltaba para consolidar el que ya es claramente su mejor momento en Yamaha a excepción de sus primeras carreras con la firma de Iwata. Antes de Australia llevaba seis carreras seguidas en el top 5, mostrando una regularidad en la zona delantera nunca vista en la M1, donde solamente una vez había logrado tres top 5 seguidos, y fue allá por 2017.

Pero si para Viñales solo fue el último pequeño paso para volver a ganar, para MotoGP ha sido un gran paso. Sin ser, ni mucho menos, la carrera más emocionante del año, sirvió para recordar a todos los aficionados que Márquez no solamente es falible, sino que se le puede ganar sin tener que llevarle a la extenuación de la última curva: se le puede soltar a base de ritmo, ser claramente más rápido que él a 40 minutos.

Publicidad

Para MotoGP es muy importante saber que no todo va a ser un monólogo del 93, que no siempre va a poder hacer y deshacer las carreras a su antojo; que una vez que la Honda es capaz de competir casi de tú a tú con la Ducati en términos de aceleración y velocidad punta; al menos Yamaha ha vuelto a marcar la diferencia a la hora de girar.

Y sí, es cierto que la irrupción de Fabio Quartararo había plantado la semilla de la esperanza de cara al futuro, pero igual de cierto es que el francés todavía no ha sido capaz de ganar a Márquez en el mano a mano, y mucho menos escaparse de él en carrera.

Así pues, mientras Quartararo termina su año de aprendizaje en MotoGP –aunque por momentos haga olvidar que es un rookie-, era necesario recordar que hay una figura capaz de batir a Márquez en el presente. Era injusto depositar toda esa responsabilidad en un debutante de veinte años; igual que es justo trasladar dicha responsabilidad a Viñales, cuyo fichaje por parte de Yamaha obedecía precisamente a ese objetivo.

La sombra de la figura del anti-Márquez es alargada, pero es necesaria. Cuando empiece 2020, Marc Márquez será favorito indiscutible para conquistar su quinto título consecutivo; pero además de la esperanza de Quartararo, habrá en parrilla otro piloto como Viñales, que también es más joven que él y que, aunque nunca haya alcanzado la consistencia y la regularidad esperada, ya le ha ganado claramente en varias ocasiones. Y eso es un gran paso para MotoGP.

Publicidad
Historias
MOTOGP TV by DAZN
Te recomendamos

Entre la depresión del Tajo y las llanuras de La Mancha se alza una pequeña barrera m...

La promoción es válida para toda la gama de Ducati y Ducati Scrambler 2019 antes del ...

A la hora de escoger vuestro equipamiento off road es importante tener en cuenta las ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...