La mala suerte de Álex Rins y un problema de fondo en Suzuki en MotoGP

La ausencia del piloto español revela una cuestión mucho más profunda en la marca japonesa.

La mala suerte de Álex Rins y un problema de fondo en Suzuki en MotoGP
La mala suerte de Álex Rins y un problema de fondo en Suzuki en MotoGP

Estar en la primera Q2 del año, irte largo en una curva rápida, entrar en la escapatoria a gran velocidad y acabar tirándote al suelo para evitar el impacto con las protecciones y que eso resulte en una fractura y dislocación con daño muscular en tu hombro derecho es una sucesión de acontecimientos que requiere un alto componente de mala suerte.

Siendo algo con lo que se cuenta en un deporte como el motociclismo, cuando Álex Rins no conseguía detener a tiempo su Suzuki GSX-RR en la curva once del Circuito de Jerez – Ángel Nieto nadie podía predecir que ese incidente le mandaría al hospital de Jerez, ni mucho menos que le acabaría dejando fuera del resto del Gran Premio de España.

Así es el motociclismo. Un deporte tan bonito como cruel e injusto en muchas ocasiones, capaz de tirar al traste en milésimas de segundo toda la preparación física y planificación deportiva de meses. En su tercer año en la categoría reina, Álex Rins contaba con ir más allá de lo conseguido el pasado 2019 –cuando logró sus dos primeras victorias- para intentar meterse en la lucha por el título mundial.

Sin embargo, en una temporada tan corta y comprimida como la de este 2020, un contratiempo de estas características con el Gran Premio de Andalucía en menos de una semana complica enormemente las aspiraciones del piloto del Team Suzuki Ecstar. El cero del Gran Premio de España puede ser salvable, pero seguramente la lesión le lastre más allá de este mismo fin de semana.

Este contratiempo pone de manifiesto el problema de fondo que tiene Suzuki en MotoGP. Un problema del que se lleva años hablando (más o menos desde que volvieron a luchar por podios y victorias) y cuya solución lleva merodeando por los despachos de Hamamatsu prácticamente el mismo tiempo: la falta de un equipo satélite. Parece que 2022 podría ser el año, pero ese río ha sonado más veces y de momento nadie ha visto agua.

Pilotos, mecánicos e ingenieros del Team Suzuki Ecstar lo llevan tiempo pidiendo en aras de duplicar la recopilación de datos, pero la importancia de tener un equipo satélite va más allá: en un contexto actual de MotoGP en el que las otras tres grandes marcas tienen ‘alojados’ a terceros y cuartos pilotos oficiales en estructuras aledañas, presentarse en la lista de inscritos con solo dos pilotos y aspirar al título parece casi contradictorio.

De entrada, la carga de presión se vuelve pesadísima sobre los hombros de Joan Mir, que saldrá a carrera en Jerez sabiendo que el destino de su marca en la clasificación de constructores depende exclusivamente de él. Un cero del balear haría comenzar a la firma japonesa totalmente con el paso cambiado.

En MotoGP, como en tantos otros aspectos de la vida, hay cuestiones donde el azar juega un papel determinante. Sucesos cuyas consecuencias no se pueden prever, pero en muchas ocasiones sí se puede controlar la dimensión de su alcance. Que la temporada de Álex Rins en la clasificación de pilotos se vea comprometida por una caída es fruto de su propia mala suerte. Que la de Suzuki en la general de constructores penda de un solo hilo es fruto de un problema mayor de fondo.

Álex Rins no correrá en Jerez por lesión

Relacionado

Álex Rins no correrá en Jerez por lesión

MotoGP

Relacionado

El sistema solar de MotoGP 2020

Los mejores vídeos