Pecco Bagnaia y el traje de Valentino Rossi

El italiano de Ducati emuló a su mentor para lograr una victoria impresionante en Jerez.

Pecco Bagnaia contiene a Fabio Quartararo para ganar en Jerez
Pecco Bagnaia contiene a Fabio Quartararo para ganar en Jerez

Había que remontarse a la temporada 1995 para ver un GP en Jerez sin Valentino Rossi en pista. Desde que se quedó a 46 milésimas (curioso número) de lograr su primer podio en la que era solo su cuarta carrera en el Mundial de 125cc, la relación entre el mito italiano y el icónico trazado andaluz fue de las más exitosas que se recuerda en el motociclismo.

Allí logró tanto el primero como el último de los 199 podios en categoría reina que adornan su palmarés: más de 20 años pasaron entre el tercer puesto que logró en el GP de España de 500cc del año 2000 tras Kenny Roberts Jr y Carlos Checa, y la misma posición lograda en el GP de Andalucía del pandémico año 2020 por detrás de Fabio Quartararo y Maverick Viñales.

Dos años después, Rossi no estaba ni en el podio, ni en la parrilla, ni en el circuito. Muy presente seguía su espíritu: el amarillo seguía luciendo en las gradas, su VR46 continúa en los boxes gracias a sus tres equipos y casi una decena de sus pupilos extienden su legado en su momento y lugar predilectos: la pista cuando se apaga el semáforo.

Hace tiempo ya que el más aventajado de ellos es Pecco Bagnaia, que el año pasado adelantó por la derecha a Franco Morbidelli y se está agigantando en los corazones de rossitas, ducatistas e italianos en general a base de ganar carreras especiales, esas que de alguna forma escenifican el traspaso de poderes: lo hizo el año pasado en Misano, simbolizando el relevo en suelo italiano, y lo repitió en Valencia tras haber dado rueda a Rossi el sábado, recogiendo el testigo en el día del adiós del nueve veces campeón del mundo.

Pecco Bagnaia con Valentino Rossi a rueda en la Q2 de Valencia 2021
Pecco Bagnaia con Valentino Rossi a rueda en la Q2 de Valencia 2021

Aquello fue el colofón a un final de año excelso, con cuatro victorias y cinco podios en las seis últimas carreras (en la otra se cayó yendo líder); que auguraba un 2022 fantástico. No ha sido así: los problemas de bisoñez de la Ducati Desmosedici GP22 y algún que otro contratiempo puntual dejaban un pobre inicio de curso para Bagnaia: tras cinco carreras ocupaba el 10º lugar en la general con apenas 31 puntos y ni un solo podio.

La sexta carrera era Jerez, el primero de los escenarios históricos del presente curso. El auténtico templo de MotoGP, donde Rossi ganó tantas veces como mundiales posee (una en 125cc, una en 250cc, una en 500cc y seis en MotoGP), al que Pecco Bagnaia llegaba con la necesidad ya tornada en urgencia… y a la sombra de Fabio Quartararo.

Todo parecía servido para la fiesta del galo, sustituto de Rossi sobre la Yamaha oficial y que amenazaba con seguir cincelando su gran historia en el trazado andaluz: allí conquistó el CEV 2013, hizo su primera pole mundialista en Moto3 2015, también su primera pole en MotoGP 2019 y, sobre todo, sus dos primeras victorias en la clase reina en 2020.

Pecco Bagnaia se escapa de Fabio Quartararo en Jerez
Pecco Bagnaia se escapa de Fabio Quartararo en Jerez

Tras un 2021 donde solo le detuvo el síndrome compartimental cuando volaba rumbo al triunfo, llegaba en este 2022 catapultado por su triunfo en Portimao y, reforzado por sus buenos entrenamientos libres, salía a Q2 buscando su quinta pole consecutiva en Jerez… y la hubiera conseguido de no haberse topado con el tiempazo de Bagnaia, que le dejó a casi medio segundo. Aun así, todos señalaban al galo como el favorito para la carrera.

Aun sabiendo que Bagnaia sería un duro rival, cuando el francés se escapó junto a él nadie podía imaginar no solo que no podría ganarle, sino que ni siquiera sería capaz de llegar a probar un adelantamiento: se pasó absolutamente toda la carrera mirando el colín de la Ducati, absolutamente impotente para ganar pese a tener un ritmo endiablado.

Con lo que no contaban ni Quartararo ni (prácticamente) nadie de los allí presentes era con que Pecco Bagnaia se pusiese el traje de Valentino Rossi. Como tantas veces hizo su maestro, el 63 mantuvo a raya a su rival toda la carrera, poniéndole una zanahoria que nunca pudo alcanzar para demostrar que, también igual que ‘Il Dottore’, sabe ganar carreras de todos los colores.

Y, por supuesto, que ha reaccionado a tiempo de pelear por ganar el título de MotoGP 2022 y devolver a Italia a lo más alto del motociclismo mundial, algo que no consiguen desde 2009. Con Valentino Rossi, claro.

Archivado en:

Pecco Bagnaia gana en Jerez

Relacionado

Bagnaia regresa a la victoria y Márquez recupera su magia en Jerez

Pecco Bagnaia ganador en Jerez

Relacionado

Pecco Bagnaia: “Necesitaba un estilo diferente y ahora puedo ir más rápido”

Nuestros destacados